Tom y Jerry – Tom & Jerry

Con los cines recién abiertos, yo me propuse no dejar de ir un solo día hasta verlo todo, que hay que recuperar el tiempo perdido. La única excepción, una película de un grupo musical para niños que me supera. Una curiosidad en la cartelera es la película de hoy, una especie de adaptación al siglo XXI (equis-equis-palito) de los dibujos animados de toda la vida, con personajes reales junto a los dibujos. Como la ponían en versión original o doblada al neerlandés, aproveché para ir a verla un día con treinta y pico grados de temperatura, en su versión original, que en el cine hay aire acondicionado. Se trata de Tom & Jerry y al parecer en España se estrenó en marzo como Tom y Jerry, aunque le pegaba más truscoluña no es nación.

Dos julays están todo el puto día dale que te pego uno detrás de otro como si estuvieran encoñados

Si no sabes quienes son Tom y Jerry, me cuesta encontrar palabras entre todas las que componen el vocabulario de la lengua española para definirte, pero vamos, ignorantón es una de ellas porque este es uno de los clásicos entre clásicos de siempre, con unas historias de dibujos animados que en realidad siempre eran la misma y con las que siempre, siempre, siempre, siempre, siempre, siempre te reías y te divertías. Al parecer alguien pensó que era hora de llevar a estos dos a una película con actores y lo primero que notamos es que ellos no son los protagonistas, pusieron a Chloë Grace Moretz, que por más que me guste, aquí no está a la altura y siempre parece fuera de lugar, acarajotada, como si no pudiese hablar con la fregona que le ponen delante cuando tiene escenas con los dibujos animados. La película pierde mucho con los actores de carne y hueso, que intentaron exagerar hasta el infinito y tres metros más allá para que parezcan personajes de animación pero no lo consiguen. Odié con una intensidad brutal a Michael Peña. Toda la movida de matar o echar del hotel al ratón okupa es porque en el mismo se va a celebrar la boda de una india, o eso que ahora llamamos hindú, que es lo mismo con un pavo gringo. Toda esa historia incluyendo la boda en sí aburre, lo mejor es cuando los dos dibujos animados están a sus anchas y el resto es despreciable y olvidable.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y tu hembra recientemente ha tenido tu descendencia (o quizás sea de alguno de tus amigotes, que las borracheras son muy malas para la paternidad), igual puedes verla con el cachorro porque no requiere ninguna actividad cerebral. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto te supera por lo malo que es. Sosa y decepcionante.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Claro, todavía me acuerdo de cuando antes de la pelicula, en los cines pasaban la publicidad, las noticias, en España el NODO, y luego unos cortos de dibujos animados, a mi me encantaban todos!!!
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.