Tomando tierra en Schiphol

LLegamos al final de lo que comenzó en Sobre Brujas y Rotterdam y continuó en Sobrevolando el sur del Randstad y solo algún Dios borrachuzo sabe si algún día harán vacunas para que los aviones regresen a los aires petados de turistas y uno pueda saltar de ciudad europea en ciudad europea como cabra en el monte o los culocochistas en carreteras llenas de baches. Lo de hoy es simple y en otro universo paralelo al nuestro y sin truscolanes, podemitas ni pandemias, esto habrían sido los últimos veinte segundos de un vídeo único y veríamos el aterrizaje, que para mí es la parte más tonta de un vuelo, a toda velocidad. La acción comienza exactamente en donde se quedó el vídeo anterior y ya estamos con las pezuñas del avión bajadas, los alerones todos cambaos bajo las alas para poder sustentarse volando a menos velocidad y con los meneos habituales de estos eventos. Es de noche, así que afuera el mundo se ve un pelín diferente. La música es la versión instrumental de la canción Blue Monday que se puede escuchar en el trailer de la película Wonder Woman 1984 interpretada por Sebastian Böhm, que casualmente hizo también el tema instrumental de otro vídeo que hemos visto esta semana. Hay dos momentos en los que durante unos poquísimos segundos aceleré la velocidad de reproducción para darle más dramatismo al vídeo y para que acabara junto con la canción, pero esos instantes son irrelevantes en la duración total.

Publicada el
Categorizado como Holanda

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Pues no, no había visto este video, vengo de saber de su existencia, ahora mismo, al leer tu entrada resumen de la semana, antes incluso de comentarla, juraría no haberlo visto jamás de los jamases, pero ahora si, misión cumplida… 🙂
    Gracias por el aviso.. 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.