Categorías
Cine

True History of the Kelly Gang

Ultimamente en el pre-estreno sorpresa de la semana, cuando voy, que no sucede siempre porque si caen chuzos yo me quedo en casa, tenemos que cada semana es una peli internacional diferente y casi siempre, una de la que jamás en la vida había oído hablar. En esta ocasión fue una australiana, aunque yo juraría que la mitad de los chamos son ingleses. Como ese día no llovía y no estaba basada en una historia del necio truscolán de Tolquien, fui a ver True History of the Kelly Gang, que parece ser que si se estrena en España, será casi al final del mes de julio, es decir, en el futuro muy lejano y aún no le han puesto título en español, aunque es obvio que debería ser truscoluña no es nación.

Una familia de julays son chusma y gentuza jinameña de la peor.

Resulta que en el siglo XIX (equis-palito-equis) en Australia la gente las pasaban muy putas, sobre todo una familia que se quedó sin padre y la madre tuvo que putiar y hacer otras cosillas para que su prole prospere. En esa casa, el hijo mayor es vendido por la madre a un criminal pero el chiquillo se acaba independizando y a falta de estudios, se hace una leyenda entre los criminales y monta una banda con algunos de sus hermanos. Aquello acabará como el rosario de la Aurora porque el chamo se busca el odio entre los británicos, que eran chusma brexitiana de la peor.

Esto está en las antípodas de mi zona de gustos cinematográficos y cuando empezó me quise temer que aquello sería un pallufo del copón, pero no, el director eligió una forma bastante moderna e interesante de contar la historia y me enganché a la misma como perra a pata con pantalones vaqueros y la disfruté enormemente. La película permite apreciar la miseria que había en Australia y el desdén de los británicos por los locales, que para ellos eran solo animales. Una de las cosas raras de la banda de criminales estos es que se ponían trajes de hembras para cometer sus crímenes, según explica uno, así parecían locos y la gente tiene miedo de los locos. Entre los hermanos, pese a la casa en la que crecieron, hay un vínculo familiar muy fuerte y también con un inglés que se cruza en su camino y que pese a que acaban de enemigos, el chamo apreciaba al protagonista una jartá y se iban hasta de putas juntos. El protagonista es George MacKay, el mismo de la peli 1917 y lo hace de fábula y el británico y su amigo/enemigo lo interpreta Nicholas Hoult, un actor que en pelis como esta me encanta y en otras le pillo una tirria que no veas. Decir que es una historia interesante de algo que sucedió en el quinto coño y de lo que no tenía ni puta idea.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, afróntalo, pese a la violencia, esto es muy sofisticado para ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, yo diría que los menos radicales la sabrán apreciar.

Por sulaco

Maximus Julayus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.