Venom: Habrá matanza – Venom: Let There Be Carnage

En el 2018 ya estábamos saturadísimos de super-hiper-mega héroes, que hay más que julays humanos y por su abundancia, dejan de ser interesantes. Me acuerdo que en su día hablé de Venom y lo poco que me impresionó. Han pasado tres años y una pandemia y se empeñaron en hacer una segunda parte que no necesitábamos ni queríamos para nada y que por desgracia, no será la última película de esta calaña que me queda por comentar este año. Esta se titula Venom: Let There Be Carnage y en España se estrenó hace mes y medio como Venom: Habrá matanza.

El julay de la primera peli se junta con uno en chirona y acaba bien jodido y mal pagado cuando le pasa al criminal una enfermedad venerea, pero sin chimpún.

Al parecer después de la primera película el pollaboba aquel acabó muy mal y como es periodista o más bien novelero, busca limpiar su imagen haciendo entrevistas a un criminal en chirona y que creo que también salía en la primera peli. El criminal lo muerde, porque eso es lo normal cuando estás en la intimidad en la cárcel y al hacerlo, se le pega lo de la ladilla gigantesca, solo que la de él es de otro color y aún más carroñera que la otra, así que se escapa de la cárcel, busca a la novia a la que se la empetaba para jincársela hasta los pelos de los güevos y se dedica a destruirlo todo y buscar venganza hasta que el otro tipo con ladilla y sus amigos lo perseguirán y lo neutralizarán o algo así, todo eso con una cantidad dantesca e ingente de escenas de efectos especiales, que son los auténticos protagonistas de la película.

Si vas a ver esto asumiendo que no hay guion y que es una sucesión de escenas de acción y combates hechas con efectos especiales al tutiplén y no tienes ni que escuchar lo que dicen y simplemente reírte, entonces igual lo disfrutas pero si pretendes ver una historia seria y un guion bien hecho, esto no lo tiene pero que para nada. Hay un montón de momentos en los que yo juraría que ni siquiera hay actores en la pantalla, que es todo efectos especiales creados por ordenador y haciendo una batalla de pseudo dibujos animados. Ese exceso de drama y de peleas también es un pelín dañino, cansa no tener una trama y aunque intentaron meter algo de humor, se quedaron bastante cortos. Ni Tom Hardy, ni Woody Harrelson ni Michelle Williams salen bien de la película, para los tres fue solo un buen cheque con el que engordar sus cuentas corrientes y avanzar hacia el futuro y olvidar que alguna vez hicieron esto.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto lo han hecho pensando en ti, no tiene pies con bola, solo efectos especiales, tiros, piñas y patadas, junto con coches estampándose. Es lo que te mola y seguro que lo disfrutarás. Cualquier sub-intelectual con GafaPasta hará bien en mantener la distancia con los cines en los que la están dando.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. A mi peque y sus colegas de clase les encantó, de ahí que yo ya sepa que no es para mí a no ser que no me quede otro remedio…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.