Walking on Sunshine

Todos sabemos que la película Mamma Mia! abrió la caja de la mangorra y desde entonces no han dejado de caer musicales, unos más afortunados que otros. De repente todo el mundo los consideraba chachis y molones y es raro el año en el que no tenemos dos en pantalla. El margen de originalidad ya se ha acabado y ahora es solo exprimir lo que se pueda del concepto, aunque parece que ya estamos llegando al final de la etapa, ya que la película de la que quiero hablar hoy toca mínimos muy peligrosos. Se trata de Walking on Sunshine, la cual se estrenó en Holanda antes que en cualquier otro lado y que por ahora parece que no tiene fecha prevista en España. El título, de hacerlo, podría ser ¡Ay que caló! o el preferido de truscoluña no es nación que vale para tantas películas.

Una pija julay viaja a Italia para pasar unos días con la tonta de su hermana que resulta que se va a casar con el pavo que empalaba a la otra un par de años atrás

Una inglesa que por no leer las instrucciones de los tampones es un poco borde ya que se los mete por el orto va a pasar unos días a Italia con su hermana. Allí se entera que esta se ha encoñado de un rabo italiano y se va a casar con el mismo y cuando lo conoce, resulta que es el mismo maromo que le ponía los pezones como piedras de hielo, pero se resigna, se va a la tienda de Lucianito y se compra el pepino más grande que tiene. Mientras preparan la boda queda claro que el tipo se la quiere chingar de nuevo y que el ex de la hermana quiere recuperar el potorro que perdió. Todo esto, entre canciones de los ochenta y con una gorda que cada vez que se tira a la piscina, la vacía.

La cantidad de tiempo que se tarda en determinar que es una película mala oscila entre los diez y los veintinueve segundos. El comienzo ya chirría tanto que asusta y desde ahí, no mejora. Lo único que interesa de la película son las canciones viejas y que todos conocemos aunque algunas de ellas aparecen en momentos definitivamente equivocados. Por lo demás, buscan la forma de poner a la gente en bañador y de que parezcan retardados cantando y bailando. El guión apesta tanto que acaba por darte arcadas de vómito en el cine y las interpretaciones de muchos de ellos oscilan entre malas y pésimas, particularmente Leona Lewis, que pretendió actuar y ha cometido un crimen por el que deberían juzgarla en el tribunal penal de la Haya. El italiano Giulio Berruti lo ponen de chapero, mostrando carne y cuando canta asusta y aterroriza, además de quedar más falso que un cura en la puerta de un colegio de niños. Del resto de actores mejor no hablar. Resumiendo, guión de puta pena, buenas canciones, actuaciones pésimas y en general una sensación de aburrimiento que va creciendo con el tiempo son un cóctel perfecto para una mala película.

No creo que los miembros del Clan de los Orcos puedan soportar esto y mucho menos los sub-intelectuales de GafaPasta. Es perfecta para gente con problemas de insomnio. Todos los puntos que recibe son por las canciones viejas que recuerdan, nada más.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Mieeeedo, ya no me gustan los musicales en película (me encantan en vivo) pero si encima solo les das los puntos por pena…. paso!

Los comentarios están cerrados.