Wonder Wheel

Cualquiera que haya seguido esta bitácora durante un año sabe que si hay algo con una certeza cercana al absoluto es que cuando llegue la siguiente película de Woody Allen, yo la iré a ver porque soy fans desde siempre y si me pusiera a poner el listado de las que están comentadas por aquí, sería como el rosario de la Aurora. Este martes el pre-estreno sorpresa fue la última de este antiquísimo director, titulada Wonder Wheel y que recibirá el mismo título cuando se estrene en España en un par de semanas.

Un julay se encoña de una vieja y le da chimpún hasta que pota lefa

En Coney Island en los años cincuenta, un julay que trabaja de vigilante de playa se encoña de una vieja casada y amargada con un hijo pirómano y cuyo marido esconde a su hija que se casó con un mafioso y que ahora que lo ha dejado la quiere matar y al final resulta que el vigilante también se encoña de esa hembra casada y está que no para de producir lefa para satisfacer a tanta hembra, como si dijéramos.

Para un fans de este anciano como yo, esta película es un trago duro. El guión, escrito también por el señor, es más bien una obra de teatro y lo llevó a la pantalla como una obra de teatro, con los actores tan sobreactuados que dan miedo. La cámara se acerca a sus caras como si fuera un telefilm y gracias a una fotografía que solo se puede catalogar como mierdosa, la mayor parte de las escenas se ven tan falsas como cualquier obra de teatro en la que pretenden que nos creamos que el escenario es real. Los diálogos chirrían y en muchos momentos te dan vergüenza propia, ya que la ajena se te agota en dos escenas. Consiguió que odie a Kate Winslet, que está en el peor papel de su carrera, pasadísima de vueltas y tan pedante que por mi si la borran de todas las escenas en las que aparece y particularmente de todas las escenas en las que aparece con iluminación naranja pretendiendo que había una puesta de sol, le doy a la película dos puntos más. Justin Timberlake tiene el color de piel más falso del universo conocido y por conocer. Su bronceado no es natural, es algo terrorífico que por necesidad ha de ser cancerígeno. Ni él se cree que se encoñó de la vieja deprimente y en muchos momentos, sus diálogos lo hacen aparecer como el tonto del bote. El tercero que me enervaba es Jim Belushi, que se debe creer Marlon Brandon y cagó todas y cada una de sus escenas. Durante los cien minutos de película no dejó de marcharse gente del cine y a los títulos de crédito tras un final patético solo llegamos un treinta por ciento de los que la empezamos a ver. En fin, que espero haberla olvidado el lunes y así acudir con ilusión y fantasía a la próxima de este director.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y por error te metes en un cine a ver esto, te puede provocar daños cerebrales irreparables. Tampoco es un plato para los sub-intelectuales con GafaPasta. La mitad de los puntos que le doy es por respeto al abuelo que la dirige porque si es otro, se los quito.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Hoy me voy a ganar el paraíso, pero yo soy del bando opuesto : NO SOPORTO a Woody Allen.
    Me van a chirriar los oídos durante semanas por las críticas, pero quede claro por donde puedes asegurar que me las voy a pasar todas y cada una de ellas.

  2. Woody no es para todos. Cuando la cuadra, es fabuloso, cuando la caga, terrible. Te lloverían críticas para los restos si dijeras que adoras a Peter Jackson.

Los comentarios están cerrados.