You’re Not You

Somos un grupo muy exclusivo los que nos podemos empapar un dramote de-que-te-cagas un domingo por la mañana prácticamente después de desayunar. Yo casi que lo prefiero porque estar en un cine lleno de gente en el que algunos que no soportan los dramas prefieren arruinar la película al resto no me mola nada. El otro día fui a ver una de estas películas, You’re Not You, la cual, que yo sepa no tiene ni título ni fecha de estreno en España, aunque el primero se puede resolver fácilmente ya que truscoluña no es nación le viene como anillo de los Orcos a ojete de culo peludo.

Una julay está super-jodida y muy mal pagada

Una chama con la vida perfecta, el marido perfecto, la casa perfecta y todo eso ve como se le desmorona la keli de naipes cuando le diagnostican ALS y sabe que tiene un tiempo muy limitado de vida y que poco a poco se convertirá en un objeto similar a un mueble pero que molesta a todo el mundo. En lugar de una enfermera profesional contrata a una julay que parece delincuente y ambas se convierten en amigas y hermanas en ese viaje tan doloroso.

Conviene avisar que aquí se llora por litros, que con un kleenek no llegas al final de la película. Este es un drama terrible que nos va expone de manera brutal a todas las cosas que conllevan vivir con una persona con una enfermedad degenerativa que avanza rápidamente. La historia es simple y directa y el toque especial lo da la enfermera sin estudios, una chica que parece fracasar en todo en la vida, que avanza sin rumbo fijo, que tiene pánico a comprometerse y que de repente resulta que es el complemento ideal para una mujer que ve como su mundo implosiona. La película tiene un montón de escenas fuertes, fortísimas, muy emotivas y otras en las que llegas a sentir rabia por lo que le sucede a los que son diagnosticados con estas enfermedades. Sales del cine pensando si te gustaría pasar por ello o si quizás no sería mejor que te den la pastilla roja, te la tomes y te duermas feliz sin volver a despertarte. La protagonista es Hilary Swank y se hace un buen papelón, aunque también merece la pena resaltar a Emmy Rossum, que le da un montón de carácter a su chica que no sabe lo que quiere y que resulta indispensable para apreciar la historia. El más flojo, como siempre, es Josh Duhamel, un cacho de carne hermoso con ojos pero que no recibió el don de la actuación. El pobre es que no llega, no llega, lo intenta con esfuerzo pero al no tener un solo músculo en la cara, no puede expresar emociones y solo tiene el careto de chico guapo que hace gemir como burras a las más calenturientas de las espectadoras, que se dejan las uñas en el cine de tanto frotarse cierta parte. También me gustó mucho Jason Ritter, que borda el papel del chamo encoñado con una pava que lo ningunea.

En fin, que este es el tipo de película que ni de coña visitan los miembros del Clan de los Orcos o los sub-intelectuales de GafaPasta pero que es una pequeña joya para aquellos que gustan de dramas y de historias contadas con el corazón. Fabulosa.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.