Zee van Tijd


Como acaba de terminar el Nederlands Film Festival, estamos en temporada alta de películas neerlandesas que no son la típica comedia romántica en lugar de vacaciones y una de las pelis que han llegado a la pantalla, es el drama que voy a comentar y que cuando veía el trailer, se centraba fundamentalmente en la pareja joven que vemos en el poster. También, aquellos a los que algún Dios bendijo con una neurona activa, notarán que los nombres de los dos pavos, que son los de la derecha del poster, tienen los mismos apellidos, con lo que sí, son padre e hijo en la vida real, aunque en la peli interpretan el mismo papel en dos etapas distintas de su vida. La película se titula Zee Van Tijd y como suele ser habitual, no creo que llegue a España, ni siquiera con el bellísimo título truscoluña no es nación, que suene más comercial que el de mar del tiempo.

Una pareja de julays en un viaje en velero, pierden a su hijo, que desaparece del barco y se enñurgan que no veas, con chimpún.

Comenzamos con un viejo que dirige una obra de teatro o algo así sobre algo marino y en eso que llega una hembra al teatro y se emputa toda y resulta que en su día fue su hembra. Después saltamos al pasado y los vemos, treinta años antes, o quizás más, navegando en un velero en el que vienen del caribe, con su hijo, vemos momentos entrañables entre los tres y en un punto determinado, el niño desaparece de la cubierta del velero y los padres se ponen histéricos y se traumatizan. Después de darlo por muerto, regresan a Holanda e intentan rehacer su vida, pero la madre está como una jaira y ve al hijo en el agua llamándola todo el tiempo y el padre tiene un montón de rabia dentro y no quiere más niños, pero quiere seguir con ella, o algo así. La cosa no acabó bien porque en el futuro, él está haciendo su obra sobre la pérdida de un hijo y usando imágenes que grababa con una cámara de esas super-chocho o así, que tenían hasta película dentro, que mira que es viejuna y la pelleja, resulta que después de él se casó con otro macho que se la empetara, tuvo dos hijas y ahora es viuda o algo así.

Esto es un drama. Tiene momentos muy lindos con el niño en el velero y muy entrañables con la familia al completo, pero eso no quita que aquí lo que prime es el drama, la pérdida de un hijo en un entorno minúsculo en el que vivían los tres y cuando desaparece, los padres se culpan uno al otro y se pegan días con el velero dando vueltas en un sitio confiando en que el chiquillo regrese. Después vemos su vuelta a Holanda, la negativa de la madre a vivir en su antigua casa y las tensiones entre ellos, que ella no quiere vivir y ve el fantasma del hijo continuamente y él está totalmente roto por dentro pero intenta rehacer su vida. Su matrimonio se acaba rompiendo, por culpa de eso y cuando saltamos al presente, los tenemos como ya personas camino de la ancestralidad, ella que rehizo su vida y tuvo dos hijas y él que siguió solo, sin superar nunca la pérdida del hijo y que ahora hace una obra sobre el mismo. Para cuando vemos la obra en la película, es una especie de ópera con el escenario lleno de agua y es PRECIOSA, bellísima y un momentazo en la peli. A esas alturas, todos los espectadores salvo el pavo ya sabemos o intuímos que la hija mayor de la pava es seguramente hija de él, que antes de separarse se la chingó que no veas y al parecer la empreñó.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, no sé ni como has leído hasta aquí, te deberías haber quedado en la palabra drama. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esta es una peli a la que deberías darle una oportunidad, como cualquier julay al que le guste el buen cine si algún día la ponen en alguna plataforma digital y tal y tal.


Una respuesta a “Zee van Tijd”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.