Zwaar Verliefd 2

Hace escasamente dos años comenté Zwaar Verliefd y como sucede con estos productos locales que dan dinero, han hecho una segunda parte. Este tipo de comedias románticas holandesas están como creadas pensando en las hembras, que son el ochenta por ciento de su público y además, buscan conseguir tres cuartas partes de la recaudación en el primer día, con sesiones exclusivas para portadoras de coños en las que les regalan morralla de prueba de empresas de cosmética, les dan un vaso de plástico de vino barato y les cobran un pastote y ellas acuden en masa, con cines que dedican todas sus salas al evento. La continuación se titula Zwaar Verliefd! 2 y aunque en España no se estrenará jamás, se podría hacer, usando la traducción libre de Enamorado de la BOSTA 2 o literal de truscoluña no es nación.

Los julays de la primera se arrejuntan en una keli y empiezan a tener los primeros problemas por culpa de las lorzas de la morsa.

Nos habíamos quedado que estos dos pavos se querían pese a todo y ahora han avanzado al paso de mudarse a una keli común. La pava, que ha añadido dos toneladas a su obesidad, se pone la alarma quince minutos antes de la que tienen para los dos para ir al baño, peinarse, maquillarse, jiñar, lavarse los dientes, pellizcarse la cara y que cuando el otro abra los ojos la vea perfecta de cara, que de ahí para bajo es un acceso canibal. En el trabajo hay un machillo que la provoca y ella está desarretada y empiezan a pelearse y claro, para tener final feliz tendrán que arreglar sus desavenencias y aquí arriba no hay matanza, con lo que no podrá ser con ella sentándose a una mesa y comiendo dieciséis cerdos.

Ya sé que es vergonzoso y que debería ocultarme debajo de un sillón y no volver a salir jamás pero es que estas películas tontas a mí me entretienen, aunque en este caso como que la cagaron porque el tercero en discordia no aporta nada y hay muy poco tiempo de la pareja juntos y mucho tiempo de ese panoli. Casi que lo mejor es un secundario, un pavo del gimnasio que otea el aire para ver si huele el coño que estadísticamente le corresponde y que siempre que aparece nos saca un buen puñado de risas. Se van a gringolandia la gorda y el nuevo a un congreso y esa parte fue simplemente aburrida. Por lo demás, esto intentó ser una ración de más de lo mismo pero con los cines limitados a treinta personas, dudo mucho que saquen pasta como para plantearse una tercera parte.

Definitivamente, nada que pueda gustar ni a los miembros del Clan de los Orcos ni a los sub-intelectuales con GafaPasta, que en esta estarán ambos grupos de acuerdo.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.