2001: Una odisea del espacio – 2001: A Space Odyssey

Hace cincuenta años, repito, hace cincuenta años, allá por 1968, Genín y Virtuditas que son ancestrales iban al cine al estreno de uno de los mayores clásicos cinematográficos que existe y definitivamente, la mejor película de Ciencia Ficción del universo conocido. Para nosotros los pobre mortales más jóvenes, nos quedó la telelevisión antes de los canales de los gritos, el VHS, el DéVeDé y cosas así. Yo la vi por primera vez en la tele y en un cumpleaños me regalaron una caja super-hiper-mega especial de esta película en su versión DéVeDé y hasta con la banda sonora. Se trata, obviamente, de 2001: A Space Odyssey o 2001: Una odisea del espacio que es como la conocemos por la keli.

Un julay monico evoluciona y se transforma en poligonero

Al parecer unos pavos galácticos dejaron un bloque de hormigón en la Tierra y de ahí vino la inteligencia esa de la que carecen los truscolanes. Después evolucionamos, llegamos a la luna y nos encontramos otro bloque y como que emite en bluetú o en güifi hacia otro planeta del sistema solar, así que construimos un carro grande, le metemos un ordenador Atari y mandamos a unos julays al espacio para que encuentren ese sitio y consigan respuestas, o algo así.

Esta es la historia de la evolución contada por el genio de Stanley Kubrick. La versión que hemos visto en el cine es la versión hiper-mega-original, una que no se había vuelto a ver y que incluye tres minutos antes del comienzo de música con la pantalla en negro y sobre la hora y media, dos minutos más de pantalla en negro con la palabra Intermission en la misma y que la gente aprovecha para correr a echar un pis. La copia ha sido restaurada y con los nuevos proyectores digitales y tales y tales, esto es una orgía visual. La película no nos trata como bosmongolos, el guión no nos desvela nada y deja a nuestros cabezones la tarea de deducir cosas y nos lleva por momentos poéticos, dramáticos, sádicos y crueles por esta odisea en la que la música clásica siempre está presente. El guión se basa en una novela de Arthur C. Clark que asumo que todos hemos leído y en caso contrario prefiero no saberlo. En muchos momentos, las imágenes solo pretenden mostrarnos la belleza del instante y aunque no comprendemos por qué estamos viendo eso, cuando el conjunto está completo, tiene sentido. Este es también el primer momento en el que la Inteligencia Artificial, eso de lo que tanto se habla hoy en día, mostró todo lo puta y cabrona que puede ser, como cuando se inventó noticias para dar justificación a un puñado de criminales que organizaron y ejecutaron un referéndum y un golpe de estado en el noreste de España el otro día. El final, como con toda gran obra, es ambiguo y queda ahí, para discutirlo con los amigos peleando a gritos, que es como se tienen que hablar estas cosas si no se tiene un palo grande para darnos un viaje de palos como los monos. Esto es un C-L-Á-S-I-C-O.

Puede producir la muerte cerebral casi instantánea a cualquier miembro del Clan de los Orcos que quede expuesto a este clásico. Es de obligatorio visionado múltiple para todos los sub-intelectuales con GafaPasta y para cualquiera que ame la ciencia ficción y el cine de calidad extrema tirando a obra maestra superior. Épica y Legendaria.

Una respuesta a “2001: Una odisea del espacio – 2001: A Space Odyssey”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.