Desde Bagan al lago Inle

El relato del viaje a Birmania y Tailandia del 2011 comenzó en la anotación De Utrecht a Bangkok pasando por Hilversum y Amsterdam

De nuevo en ruta hacia el último lugar de Birmania que quería visitar antes de volver a la capital. Por suerte me he acostumbrado a levantarme temprano para aprovechar el día antes de que haga mucho calor y a las 5.45 estaba en planta. A esa hora, todos los empleados del hotel están currando, limpiando jardines, preparando desayunos y haciendo las habitaciones que se quedan vacías. Después de ducharme y afeitarme me fui a desayunar y el restaurante del hotel estaba lleno de gente. Cuando acabé, recogí mi equipaje y tomé el taxi que había pedido para ir al aeropuerto. Llegué a las siete menos cuarto y tuve que esperar un rato para poder facturar. Las otras cuatro compañías birmanas estaban a piñón con sus viajeros. El aeropuerto es minúsculo, diminuto. Pagué la tasa del aeropuerto, los famosos 1000 kyats y facturé. Mi mochila va tan ligera que ni se molestan en pesarla y siempre me ponen 10 kilos, lo cual me enerva porque son menos de nueve. He conseguido no comprar absolutamente nada y mira que auténticos campeones de la venta lo han intentado. Si hubiera estado con mi madre, ya necesitaríamos porteadores para los baúles de morralla que tendríamos tras casi dos semanas. Al final buscaré algunos recuerdos pero muy pocos, lo que quiero me lo llevo en las memorias Compact Flash que usa mi cámara y en las vivencias que he tenido. En este aeropuerto, te ponen pegatinas de distintos colores y cuando va a salir tu vuelo, un par de empleados buscan a la gente y los hacen pasar a la sala de espera. Primero hay control de pasaportes y después el arco de cachondeo sin sacarte nada de los bolsillos y la mochila petada con iPad y demás y lo mejor, la botella de un litro de agua en la mano. Justo delante de mí pasaron el control una pareja y cuando les preguntaron la nacionalidad dijeron “holandeses“. Dentro de la sala de espera se pusieron a mi lado y el hombre vio mi cámara, que tenia puesto el objetivo 24-70mm ya que iba a intentar hacer alguna foto desde el avión y me hizo una pregunta sobre el objetivo. Le respondí en holandés y a partir de ahí estuvimos casi una hora hablando los tres en holandés y creo que condiré con ellos en mi vuelo de regreso a Yangon y definitivamente en el que me lleva a Bangkok. Se me ha olvidado comentar que para ir de Bagan a Heho, el cual es el aeropuerto cercano al lago Inle, con tanto meneo de vuelo me hicieron hacer escala en Mandalay, así que hice un Bagan-Mandalay-Heho. Los holandeses se bajaban en Mandalay pero teníamos el mismo numero de vuelo (o linea que aquí los vuelos son como guaguas que paran en unos cuantos sitios). Comentar que me dijeron que habían tenido problemas con uno de los billetes de cien dólares que llevaban porque estaba un poco arrugado. Como yo voy bien y me iba a sobrar bastante güita, se lo cambié por dos de cincuenta y se quedaron tan contentos. El vuelo a Mandalay duró veinticinco minutos y aunque hice alguna foto, no son buenas. Yo me quedé en el avión durante la parada con otras cinco personas, todos birmanos. Como la seguridad es fantástica, nos dejaron salir a la pista y aproveché para hacerle un par de fotos al ATR-72 y caminar por la pista a mi antojo. Entraron 6 más, cerraron puertas y tiramos para Heho, en otro vuelo de 25 minutos en el que te dan un refresco. Me senté en la primera fila. Si el aeropuerto de Bagan me pareció pequeño, el de Heho es poco más que una salita y no hay ni cinta para recoger el equipaje, mientras te controlan el pasaporte, vienen con las maletas y un hombre las pone en el centro de la sala. Cogí mi mochila, salí de la sala y ?? la hostia ?? estaba en la calle. Pregunté y me dijeron que los taxis están fuera del aeropuerto así que seguí a la gente ya que dentro del aeropuerto no hay espacio ni para la parada de taxis.

Para llegar al hotel tenia que ir primero en taxi a un poblacho llamado Nyaungshwe, en un viaje de una hora por el que te levantan 25000 kyats. Como hay cuatro taxis y son una mafia, hay que aceptarlo. El aeropuerto está en la montaña y la carretera de bajada es terrorífica, esquivando vacas, carretas tiradas por caballos, bicicletas, motocicletas, tractores reconvertidos en camiones, camiones y furgonetas. A medio camino pasamos junto a un coche del que se había bajado una tía que potaba con alegría junto a la semi-calzada. Pasamos un par de puntos de control del ejercito en los que el taxista paga para que lo dejen pasar y finalmente llegamos al villorrio de Nyaungshwe. A la entrada, control de turistas y a aflojar 5 dólares para visitar la zona. Después el taxista me llevó hasta el Jetty en el que seguro que tiene comisión y allí contraté transporte en barco hasta el hotel, llamado Paramount Inle Resort y el cual está a una hora en barco. Además alquilé el barco (con su correspondiente conductor) para el resto del día, para el día siguiente y para que me recogiera y me llevara de vuelta a tierra el viernes, además de un taxi hasta el aeropuerto con lo que resolví el tema del transporte. Después fuimos al barco, una falúa larguísima con un motor bastante extraño detrás y salimos hacia el lago a todo meter. Nos cruzamos con otros barcos similares llenos de gente e incluso vi gente en unas pequeñas barcas sin motor que solo tienen un remo y que lo manejan con el pie, algo único de este lugar. Llegamos al hotel, me registré, dejé las cosas en la habitación y volví a salir para hacer turismo pero esa es otra historia ??

El relato continúa en Los gatos que saltan en el lago Inle

8 opiniones en “Desde Bagan al lago Inle”

  1. Haber si seguimos la pista.
    El Reader me trajo a esta pagina, comenté, publiqué y leí mi comentario y en ambas ocasiones lo que aparece es esto:
    ?ltimos comentarios

    Genín en Desde Bagan al lago Inle
    Genín en Canon EF 400mm f/5.6L USM en el Club de las 500
    Genín en Canon EF 400mm f/5.6L USM en el Club de las 500
    Genín en YA LA HE VISTO
    sulaco en Canon EF 400mm f/5.6L USM en el Club de las 500
    Genín en Canon EF 400mm f/5.6L USM en el Club de las 500
    OSG en En aquellos tiempos pasados y ahora también ??

    Y ahora me iría sin haber visto nada mas.
    Salud

  2. Genín, tú mismo te estás respondiendo. La página principal de esta bitácora es distorsiones.com y ahí está el menú lateral como siempre, en toda su gloria. Tú estás entrando en UNA anotación específica, la que te señala el Reader y en las anotaciones individuales NO hay barra lateral y para compensarlo he añadido un módulo de comentarios en la parte inferior que no permite configurarlo como el otro. Una vez has leído la anotación a la que llegas, si pulsas en la parte superior en el menú Inicio o en la palabra Distorsiones que está arriba del todo te trasladas a la página principal, esa que tiene todas las anotaciones una detrás de otra y ahí tienes el menú lateral como siempre.

  3. Si, ya te he leído y entendido, pero el Reader me conduce a tu entrada, en orden, luego a la próxima entrada que publiques, yo no se que hacer para que me conduzca a la página principal, además que no seria práctico, muchas veces tengo varias entradas tuyas sin leer y lo bueno del Reader es que te va a conduciendo por orden a las que no has leído, la página principal, la ignora.
    Pero que si es un problema para ti, ignoralo, solo que yo no se cuando me contestan a un comentario y no podré comentarlo.
    Salud

  4. Genín, cuando comentas tienes que entrar en mi bitácora porque hasta donde yo sé, no puedes comentar desde el Reader y una vez estás ahí, si miras al final de la página verás el nuevo sistema de comentarios especialmente seleccionado para tí y la que ya no escribe en su bitácora y si no, haces clic en la palabra inicio de la parte de arriba y tienes una preciosa barra lateral. Aún mejor es no seguir tu Reader y entrar todos los días con el Firefox que yo soy muy puntual y publico siempre una o dos veces.

  5. Solo tengo el Reader para que me avise, luego hago clic y me vengo para acá, nunca leo en el Reader, pero el es el que me transporta a esta página donde aterrizo, y ahora ya salen los comentarios en la izquierda, muchas gracias, eres muy amable.
    Seguro que a la que ya no escribe en su bitácora le gusta casi tanto como que la “Vino tinto” hace historia y pasa a cuartos en la copa America…jajaja
    Salud

  6. Pues ya que estás, cuando entras en una anotación específica, antes, a la derecha, tenías accesos directos a la anterior y a la siguiente, pero con sus títulos, ahora solo sale previous-next, con lo cual, es bastante más coñazo, porque tengo que ir pasando por todas para ver si las leí, las comenté, o lo que sea, no querías consejos de optimización? pues hala!

Comentarios cerrados.