El equipo en enero del 2010

Con mucha paciencia y eligiendo cuidadosamente según mis necesidades he ido poco a poco adquiriendo el equipo que me apetecía tener. La fotografía es una afición que puede parecer cara pero que comparada con el tabaco o el alcoholismo es infinitamente más barata y os puedo garantizar que yo obtengo de la misma tanto placer o más que cualquier persona con una de esas adicciones.

Recuerdo cuando entre el año 1999 y el 2000 me hice durante un año completo una foto diaria y creé un álbum increíble en el que yo soy la estrella y el que se ha estrellado, con fotos horrendas e increíbles que ilustraron todos los días de esa época en la que maquiné mi escapada de España y emigré. También recuerdo con emoción cuando me compré mi Canon Powershot G2 y entré en el mundo de la fotografía digital así como el gran salto a la Canon EOS 350D. Después llegó la Canon EOS 50D que tengo en estos momentos y un montón de objetivos que la complementan y me permiten ver el mundo con el cristal adecuado a cada situación.

Mi visión del mundo comenzaba con un objetivo Sigma 8mm F/3.5 EX DG Fish-Eye Circulair y después había un salto considerable hasta el CANON 24-70mm f/2.8L y hace tiempo que buscaba el comprarme un Gran Angular para cubrir ese espacio. Siempre dudo un montón a la hora de elegir y me he pasado meses leyendo comparativas e impresiones de un montón de gente hasta decidirme por un TOKINA AT-X AF DX 11-16/2.8.

Canon 50D + Tokina SD 11-16 F2.8 DX

Hoy lo he recibido por correo y mañana saldré al hielo a probarlo aunque con un par de fotos que he hecho en mi salón ya he alucinado. Con este objetivo he completado mi equipo en lo relativo a cristal y salvo por cambios de cámara, creo que habrán pocas modificaciones.

La familia al completo

Además de los mencionados, tengo también un Sigma 70-200mm F/2.8 EX DG Macro para fotos de animales y de flores, un objetivo Tamron SP AF 90mm/2,8 DI Macro 1:1 que se lo pasa bomba con tulipanes y setas y el cañón CANON 400mm f/5.6 L USM del que habéis visto las fotos de las águilas. Junto con ellos hay un Sigma 1.4x TeleConverter EX DG APO y otro Sigma 2.0x TeleConverter EX DG APO y un montón de cacharros entre tubos extensores, flash, trípodes, monopod, mochilas, bolsas y demás. Según el lugar al que voy o lo que quiero fotografiar se vienen conmigo unos u otros y si prestáis atención veréis que he procurado que todo lo que está por debajo de los 200mm tenga una apertura de 2.8 (salvo por el ojo de pez). Tampoco le hago ascos a ninguna marca ni soy un canonista radical. En mi mochila hay Canon, Sigma, Tamron y ahora también Tokina.

Ahora solo me falta aprender a sacarle partido a todo esto y disfrutarlo aún más. El objetivo TOKINA AT-X AF DX 11-16/2.8 que me he comprado ha sido mi auto-regalo de Reyes y de cumpleaños y se vendrá conmigo a Estambul en mi próxima visita. Veremos que tal se porta.

11 opiniones en “El equipo en enero del 2010”

  1. Está claro que tienes una gran afición por la fotografía, yo también, pero solo por verlas…jajaja
    Pero gracias a ti disfruto mucho.
    Nunca me podría permitir tener un equipo ni siquiera medio bueno, no como el tuyo, obvio.
    Así que muchas gracias.
    Salud

  2. Ese objetivo me llama llama llama, le tengo el ojo echao… para otra ocasión claro que ya llevo mucho gasto estos meses.

  3. emo, yo he estado dando vueltas y vueltas alrededor de este y del sigma 10-20 pero al final he optado por tener un f/2.8 y porque en muchas críticas del Sigma decían que a 10mm las fotos no quedaban muy bien y que empezaba a funcionar a partir de 11mm.

    Genín, mis únicos vicios son la fotografía y el cine.

  4. No mientas, pinocho, que tienes más! jajajajaja Mi jefe me hizo buscarle infomación el otro día sobre donde podía conseguir por aquí una cámara Leica, que por lo visto es la leche en óptica, pero ya sabes que yo de eso ni idea.

  5. Bonito equipo… 🙂 Yo tuve el Tokina 12-24 y estaba encantado con él, para paisajes era perfecto, me imagino que con el 11-16 pasará lo mismo.

  6. Este año he abandonado bastante todo lo relativo al equipo fotográfico. De hecho estuve tentado apenas varias veces de venderlo. Pero sé que acabaré volviendo a caer. Y de volver tal vez retome la idea de empezar a renovar el equipo de cara a pillar una de sensor completo. Ya veremos.

    En cualquier caos, tienes un equipo de envidia para un aficionado.

Comentarios cerrados.