El iPad es perfecto para mi

Tienes que ser de otro planeta o vivir en algún lugar recóndito sin acceso a Internet para no haber oído hablar del iPad en los últimos cinco días. Desde que se anunció han corrido océanos de críticas pronosticando su fracaso, ensalzando sus carencias y rechazándolo por no ser suficiente. Todas esas críticas comparten el que se originan entre aquellos en cuya sangre es muy fuerte el comemierdismo de los dosputocerolistas. Estos son los visionarios que hace unos años no supieron ver lo que significaba el iPhone y los mismos que han clamado al cielo por las carencias del mismo.

Digámoslo claro de una vez. El iPhone es un aparato multitarea o si no, que algunos de esos pollabobas me explique como puede mi teléfono enviar y recibir mensajes, llamadas y navegar por Internet al mismo tiempo o como puedo tener un teléfono funcionando mientras escucho música y juego, recibiendo notificaciones push y mensajes en paralelo. El iPad corre el mismo sistema operativo así que también podrá realizar varias tareas en paralelo. Lo que no permite es que dos aplicaciones creadas por usuarios se ejecuten a la vez. Después de más de año y medio con mi teléfono, jamás he necesitado el ejecutar dos de esas aplicaciones en paralelo y jamás he lamentado el no poder hacerlo. Y como yo, el 99.94 por ciento de los usuarios del iPhone.

Desde el año 2005 tengo un iBook G4 y recientemente empecé a buscarle sustituto porque es pesado y la batería ya no pasa de las dos horas. Me pasé un día por una tienda de electrónica y miré los Netbooks y me parecieron una mierda. Pequeños, con teclados para gente con manos atrofiadas y absurdamente lentos. Tampoco quiero un portátil grande y establecí mi límite en las doce pulgadas. Tanto MSI como Asus tienen equipos en ese tamaño que me llamaron la atención pero son caros (más de cuatrocientos euros) y no terminan de convencerme. Lo que yo busco es algo pequeño y ligero que pueda llevármelo en mis frecuentes vacaciones con el que navegar casualmente, leer mi correo y escuchar mi música y ver algún video en el youtube. Justo lo que ofrece el iPad.

Que no tenga webcam me la suda hasta el infinito y más allá. Debo ser el único que no se conecta a páginas porno flash a cascársela con la cámara transmitiendo para una supuesta tía que casualmente tiene la cámara estropeada y que os envía fotos para calentaros. La última vez que usé una webcam creo que fue en el 2004. Que no corra flash tampoco me preocupa y además me ahorrará instalar un bloqueador de contenido flash, algo que hago en todos los navegadores que uso ya que no me interesa ese tipo de contenido y no hay una sola página que abuse del mismo que yo lea. Que no tenga puertos USB también me la trae al fresco. No quiero un ordenador portátil, quiero algo simple y eficiente para usarlo con comodidad.

Sobre la coña de los ebooks todavía alucino en colores. Leer es algo tan del siglo XVIII. Hace la tira que escucho audiolibros y ya no tengo paciencia para gastar mi vista leyendo. Disfruto con la entonación de la persona que lee el libro, con la forma en la que la historia se va formando en mi imaginación y gracias a los audiolibros posiblemente he incrementado en varios órdenes mi capacidad para captar conceptos escuchando a una persona. No creo que llegue a usar nunca jamás la tienda esa para los e-libros porque no me veo leyendo y mientras exista audible yo no quiero nada más.

Que corra un sistema operativo propietario y que apple ejerza un control férreo sobre el mismo me parece perfecto y una gran ventaja, la misma que me decantó por mi iBook, por mi mac mini y por mi iPhone. Hace cinco años me tenía que mantener al día de todos los dramas informáticos para poder defender mis equipos adecuadamente y para regalar ese conocimiento a los cabrones que abusaban de mi confianza y me hacían perder horas arreglándoles sus equipos. En el 2010 no tengo ni puta idea de lo que sucede bajo la carcaza de mis ordenadores y tampoco me hace falta. La diferencia en el tiempo que gané para mi fue tan significativa que a partir de la llegada del iBook a mi casa comencé a escribir y publicar en mi bitácora con una frecuencia diaria, algo que anteriormente nunca me fue posible.

El iPad es también el primer ordenador que he visto que posiblemente puedan manejar mis padres. Llevo años con la idea de comprarles un equipo y ponerlo en su casa pero lo que siempre me ha echado para atrás es que no sabrán usarlo porque la curva de aprendizaje es demasiado empinada. Sin embargo, mi madre ha tenido mi iPhone en sus manos y sabe manejarlo. Sabe arrancar aplicaciones, pasar fotos, aumentarlas o disminuir el zoom y hacer cosas básicas. Y ahora le puedo poner en sus manos un equipo con una pantalla medianamente grande en el que puede recibir fotos, enviar y leer correos, por no decir que encima podrá tener toda su música de la Pantoja a golpe de un dedo o incluso hacer llamadas de VoIP usando Voipcheap o cualquiera de los operadores de Betamax, que aquí todo el mundo habla de Skype pero las llamadas con esa gente son carísimas.

Esa es el arma secreta de apple. No han hecho un producto para los dosputocerolistas de la misma forma que no hicieron un teléfono para ellos. Han creado algo para el resto de los mortales, para la gente que quiere cosas sencillas, sin demasiadas opciones y que funcionen bien. Yo ya sé con qué voy a reemplazar mi iBook G4 y en mi primera visita a Gran Canaria es muy probable que me agencie uno para mis padres. Pese a toda la bulla que están haciendo los bosmongolos del dosputocerolismo, muchos de mis amigos ya me han confirmado que se harán con uno o varios. Estaremos ahí igual que saltamos al iPod+iTunes en su momento y jamás lo lamentamos, cambiamos al OSX y más tarde dejamos que el iPhone fuera nuestro ordenador de bolsillo y teléfono.

Lo único que se le puede reprochar a apple es que nos hagan esperar sesenta días para tenerlo en nuestras manos. Yo lo habría comprado desde el jueves de la semana pasada sin dudarlo un solo instante. Quiero un iPad y lo quiero ya mismo.

21 opiniones en “El iPad es perfecto para mi”

  1. No te cortas un pelo en soltar alguna que otra extravagancia. Eso me gusta. Para decir lo típico y tópico ya tenemos a los periodistas. A mí no me parece que leer sea del siglo XVIII, pero reconozco que las virtudes de la lectura son un tabú que nadie ha cuestionado nunca. Hay algunos asuntos así, como la incorporación de la mujer al trabajo, las ayudas a los gitanos, la inmigración, que de alguna manera u otra consiguen estar protegidos como cuando a una tarjeta de memoria le corres la pestañita de “BLOCK”. La bondad de la lectura es uno de esos temas tabú y es bueno que haya alguien que la cuestione.

    Pero que conste que a mí el soporte de papel me gusta para hoy y para el futuro. Lo que es antiguo es contar las historias a viva voz, eso se llamaba Mester de Juglaría.

  2. Rodolfo, ojalá volvieran los tiempos del Mester de juglaría. Yo no cuestiono la lectura. La considero un retraso cuando puedes escuchar la historia leída por un profesional, aprender dicción, educar el oído para que reconozca las pausas, la cadencia del idioma. No hay mejor forma para aprender una lengua. Espero que pronto llegue el futuro y en lugar de correos nos mandemos mensajes de voz y si lo necesitas escrito, que tu ordenador lo traduzca al ancestral lenguaje de las letras y lo imprima.

    Y que sepáis que tengo alergia al polvo y el papel es un imán para eso. Por ello, en mi casa ni hay libros (salvo los de viajes y de cocina) ni estanterías en los que almacenarlo. Y aún así, me empapo 3 o 4 (audio)libros al mes.

  3. Por una vez, amigo sulaco, discrepamos en algo. El iPad ha sido una “estafa” a nivel de marketing. Al menos yo, seguidor ligeramente incondicional de Apple, marca de la que tengo tres ordenadores y hay cuatro dispositivos en casa, dos iPod y dos iPhone, no veo dónde encaja el iPad en mi estrategia vital. Tengo un portátil, un Macbook Pro que uso y puedo disfrutar en los viajes. En el que puedo volcar el contenido de las tarjetas de fotos a medida que pasan los días y, si se me presenta la ocasión, hacer algún retoque para ir subiendo a Flickr. Salvo por lo del y por lo de conectarle un lector de tarjetas para descargar las fotos, lo único que podría hacer es subir a Flickr desde el iPad, creo. Para hacer las cosas que puedo hacer con el iPhone, el iPhone me vale y me sobra. Es cuestión de gustos, está claro, pero para escuchar un libro prefiero leerlo. Manías de viejo, le dicen, pero sigo prefiriendo pasar las páginas. Por eso aún no me había comprado un ereader. Eso será para las próximas generaciones. Pero sí sé que entre leer en una pantalla retroiluminada y leer en una pantalla de tinta electrónica, me quedo con la segunda. Otra vez para gustos, colores, pero mi experiencia personal dice que la segunda es infinitamente mejor. ¿Todo lo dicho hace del iPad un dispositivo malo e inútil? No lo creo. Supongo que su nicho de mercado tendrá. Pero a mí no me sirve y me siento bastante decepcionado con la afirmación que lo precedía de “será una revolución”. Por una vez los excesos del marketing le han jugado una mala pasada al incondicional. Repito, para hacer lo que hago con el iPhone, me quedo con el iPhone, que lo puedo meter en el bolsillo. Para todo lo demás, ya tengo un portátil. ¿Para qué quiero, entonces, un iPad?

  4. uno+cero, yo me hago un viaje vacacional por mes y un macbook no me vale. Pesa kilo y pico, de los pocos que tengo de equipaje de mano y por si no lo sabes, casi todas las aerolíneas de bajo costo ya no permiten un objeto personal junto con el equipaje de mano, con lo que ese kilo y medio a dos kilos lo he de meter en el trolley y lo pierdo de carga. Mi trolley a Estambul pesaba 9 kilos. En su interior llevaba la cámara con el 24-70 y el 11-16, el portátil, 3 calzoncillos, 3 pares de calcetines, 3 camisetas, un cepillo de dientes y 1 bote de desodorante pequeño. Como no puedo ahorrar peso en el equipo fotográfico, lo tengo que hacer en el ordenador, el cual solo uso para navegar por Internet, leer el correo y ver episodios de series en el avión.

    En mi casa únicamente uso el portátil para tirarme en la cama a ver series de televisión (no tengo tele … como ya he dicho varias veces) y leer el correo casualmente, así que de nuevo, un iPad me viene perfecto.

    Jamás me compraría un cacharro para leer libros. Vi a una mujer con un Sony el otro día y esa cosa es infinitamente lenta para cambiar de página. Casi que preferiría leer en papel, que es algo que no hago ni pienso hacer. Mañana o pasado mañana acabaré de escuchar Percy Jackson & the Olympians: The Last Olympian, el quinto libro de una serie que empecé hace un par de semanas. Después revisitaré de nuevo la saga de Twilight antes de lanzarme a escuchar el libro póstumo de piratas de Michael Crichton: Pirate Latitudes.

    Para mi el iPad es revolucionario. Por fin mando a la mierda el teclado, algo superfluo e inútil en un dispositivo de uso secundario. El iPhone es muy pequeño para ciertas cosas (ver vídeos por ejemplo). y no, no creo que vuelva a tener un portátil en mi vida. Sobreviviré con Mac mini, iPad y iPhone. Ese es el trío sobre el que orbitará mi experiencia digital, todos controlados por iTunes.

  5. Se aprende la lengua escuchándola, pero no se aprende a escribirla, para mi leer es importantísimo, te culturiza a muchos más niveles que los de entonación, y además, la gracia de una historia escrita es precisamente el que cada uno le demos nuestro toque imaginativo cuando interpretamos las letras, que usemos nuestras personalizadas pausas, nuestras personalizadas lecturas. Está muy bien que puedas oír cuentos (porque así te están contando un cuento y a su manera, como buenos narradores) por auriculares, pero sulaco, para mi no es un atraso leer papel, al contrario, es un orgullo y un placer disfrutar de él.
    En cuanto al IPad, no tengo ni puñetera idea, pero despues de leer el post y el comentario de uno+cero, la verdad que no me parece un gran dispositivo… seguiré leyendo (letras y comentarios 🙂 )

  6. Virtuditas, llevo 20 años esperando que los ordenadores sean capaces de transcribir lo que les decimos de una manera eficiente. A la mierda con la escritura. La de historias buenísimas que se me han ocurrido y se perdieron por culpa de la escritura, la cual frena el proceso creativo un montón. De lo que imagino a lo que escribo hay siempre un enorme salto que degrada la idea original.

    Cuando leo no me imagino las voces ni las pausas. Hice hace la tira un curso de lectura rápida y lo que hago es escanear el renglón fijándome en la mitad superior de grupos de tres o cuatro palabras, lanzo la información hacia mi cerebro para que la decodifique y salto al siguiente grupo. Esa es la forma en la que leo, ya sea una novela, el catálogo de una tienda de muebles o un libro técnico. Si leo soy mucho más rápido que cuando escucho un libro. Disfruto mucho más la historia cuando la escucho, la paladeo mejor.

  7. Hombre, sulaco, está claro que cada uno establece los criterios conforme sus necesidades. En tu caso es básico reducir peso. Eso no lo cuestiono. Y está claro que para el uso que das -o prevés dar- al equipo, el iPad parece encajar muy bien en tus expectativas. Tampoco digo que no resulte útil par aquel que lo vea así. Lo que me parece desmedido es decirle “revolucionario”. Aquí cada cual lo puede llamar como le de la gana, eso está claro, pero un iPod Touch hipervitaminado no es, lo siento, un dispositivo revolucionario. Está claro que es cómodo para echarte en la cama o para leer sentado en el trono, pero si no es para reducir peso en el equipaje, apenas vas a poder hacer mucho más con él en casa (o yo soy incapaz de ver la estrategia a largo plazo de Apple y van a presentar más cosas que conviertan al iPad en un panel de control doméstico). Para esas pocas funciones que yo le veo, muy ligadas a dejarlo en casa -o llevarlo de viaje- el precio que tiene me parece excesivo. No lo veo como un chisme que vaya a llevar siempre encima.

    Que haya una diferencia de 120$ por disponer de 3G es una barbaridad. Más cuando la mayoría de las compañías te sacan los ojos con la excusa del roaming, lo que lo limita bastante en los viajes si no tienes una Wifi cerca (limitación que con el tiempo se va reduciendo a medida que cada vez más hoteles ofrecen Wifi a bajo coste o gratis). Si comparamos el precio del Macbook -que es un pedazo de equipo- a 999$, frente al iPad de 64 GB con 3G, por 829$, da que pensar. Con el Macbook, sin Wifi, puedo almacenar las fotos y preparar el retoque de alguna. Incluso ir escribiendo sin conexión. El iPad, sospecho, no “sirve” si no hay Internet. Esto último tal vez sea un prejuicio, el tiempo y tu experiencia ya me dirán.

    En fin. Para no marear más la perdiz. Confieso que es un dispositivo atractivo por el concepto. Algo que yo también llevo tiempo esperando (un e-reader con más funciones). Pero lo veo como un primer intento. Algo como lo que pasó con el iPhone 2G. Habrá que esperar a la siguiente revisión. Pero para mí hubiese sido revolucionario un Macbook Air más pequeño (y ligero, que el actual apenas pesa el doble que el iPad) y táctil. O el iPad a 300$ menos del precio al que lo han sacado.

  8. uno+cero, un ordenador sin teclado ni ratón, que es del tamaño de un panfleto y en el que hay más de cien mil aplicaciones a precios bastante asequibles y con el que puedes hacer muchas de las cosas que requieren un equipo mayor. Es revolucionario. No esto de acuerdo con lo del iPod hipervitaminado porque no corren el mismo procesador y vista la velocidad de respuesta de este, están en ligas claramente distintas.

    También es revolucionario porque es la primera vez que aparece un ordenador al que pueden acceder personas que no tienen ni idea de informática y en quince minutos lo estarán usando con la misma soltura que los que llevan toda la vida en el mundillo. Además estarán apabullantemente protegidos contra virus, podrán comprar aplicaciones, música, libros, películas y lo que les plazca y no dependerán de la bondad de otros para sobrevivir en la era digital. Apple estaba apuntando hacia el segmento de la alta calidad de vida tecnológica y no al de los usuarios avanzados. Para esos ya está google con su nuevo sistema operativo hiper-mega parcheable y con el que siempre puedes funcionar en modo BETA para tener lo último de lo último de lo último en tus manos.

    El precio está tiradísimo. Por supuesto que bajará con el tiempo e imagino que hay gente que esperará hasta la segunda y la tercera generación. Los hay que esperarán incluso hasta que sea multitarea porque son tan lerdos que no saben que YA es multitarea.

    Ya tengo un mac mini que hace lo mismo que un macbook y encima con un pantallón de 24 pulgadas que es un gusto y cuando voy con el portátil de vacaciones, nunca lo uso para nada que no sea internet y correos. Suelo dejar el contenido de mi bitácora escrito y las fotos no las edito ni proceso en mi ordenador portátil. No lo hago hace años.

    La versión 3G me la suda enormemente. Estaría más interesado en un iPod Touch con 3G y así renunciaría al número de teléfono y lo haría todo por internet en Holanda. Eso también sería revolucionario.

    La mujer del Turco tiene un Macbook Air y está bien, pero es lento de cojones, caro y le sobra el teclado.

  9. hemos llegado al TEMA
    sospecho que estas siendo demasiado radical. Al igual que todos vosotros, he leido analisis del equipo y está bastante limitado. Como mayor contra veo la dependencia de Apple para todo lo que lo quieras usar. Como gran pro comparto la opinion de sulaco que son equipos de uso inmediato para gente que no entiende ni papa de tecnología.Pero…, amigo, estas siendo demasiado radical. No te convenzas a ti mismo que es un equipo revolucionario, porque no lo es.
    Te recomiendo dos articulos: uno del N.Y. Post sobre las 10 grandes ventajas de un netbook sobre el iPad, y el mejor, otro que leí sobre una comparativa entre la piedra Rossetta y el iPad,….. y salía ganando la piedra, ja,ja ,ja.
    Ahora suelto la bomba: Uso ANDROID (don’t be evil)¡¡¡¡
    -Sulaco me va a bannear por esto-

    Un abrazo a todos

  10. Marco, empecemos por repasar el título de la anotación: EL IPAD ES PERFECTO PARA MI. Tú le verás limitaciones, yo no le veo ninguna. No necesito puertos USB, no necesito cámara, me sobra el 3G, no necesito otro formato de pantalla, otro tamaño, más espacio de almacenamiento ni otro sistema operativo. Tiene todo aquello que yo quiero y , es revolucionario y lo sabréis apreciar dentro de 3 años, cuando todos se harten a imitarlos y algunos como tú andéis con el culo hinchado de puro gusto con vuestras burdas imitaciones que corren software de Google y hardware de Hong Kong. Han pasado casi TRES años desde que apareció el iPhone por primera vez y todo lo que hay en el mercado es una pálida y triste copia de este equipo. El Android que tienes es como la Pepsi Cola. Algunos hasta juran que sabe mejor pero por Dios, si quiero tomar un refresco de Cola, que me pongan Coca Cola y los otros sucedáneos de bebidas que los vacíen en el fregadero. Es tan revolucionario que mi madre, con sesenta y pico años lo puede usar. Sin cursos, sin limitaciones, sin problemas.

    Ahora, no tengo un netbook y cuando los miré este otoño llegué a la conclusión que no necesitaba un ordenador discapacitado incapaz de hacer nada bien, que cuando lo enciendes te da tiempo a echarte una jiñada antes de poder usarlo y que no sirve para escribir, no sirve para visitar páginas webs, no sirve para correr aplicaciones y tiene el más dantesco de los interfaces, que no es otro que uno que ha sido pensado para un equipo normal y no para un equipo minusválido de nacimiento. Te contaré un secreto. En dos años solo he visto en una ocasión a una persona con un Asus eee PC en el tren. UNA persona. Cada día veo gente con dos tipos de equipos: los apple, generalmente gente joven que no tuvo miedo a hacer el cambio y el otro equipo es el de los que llevan Dell, Lenovo y similares y que normalmente son hormiguitas trabajadoras que van a su puesto de trabajo adelantando faena en el tren. Yo mismo tengo un Dell en la oficina, con dos candados porque no lo muevo ni lo apago nunca y me parece la pieza más inútil de tecnología que ha pasado por mis manos en mucho tiempo. Es lento y corre un sistema operativo diseñado en los noventa y al que la palabra OBSOLETO le viene como anillo al dedo. La gente que no se comprar un apple para uso personal aparentemente no lo lleva consigo, quizás porque las 17 pulgadas y los seis kilos de peso no ayudan demasiado. Ni uno de mis amigos holandeses tiene o ha tenido nunca un netbook ni se plantea en comprárselo. Sin embargo, todos planeamos reemplazar el trasto ese que ponemos sobre nuestras piernas mientras vemos la tele por un iPad.

    Hagamos un poquito de historia: Cuando apple lanzó el iPod, el sanedrín del comemierdismo los criticó porque el hardware no era suficiente, porque no se podía cambiar la batería, por esto, por aquello y mira lo que sucedió. Cuando apple saca cada uno de sus portátiles e iMac, tanto de lo mismo y mira como se venden, como galletas en la puerta de un colegio. Cuando apple presentó el iPhone, el mismo pollaboba que dirige (o dirigía) Nokia vino a decir que era una curiosidad. De nuevo se les atacó porque la batería no era extraíble, porque no tenía tarjeta de memoria extraíble, porque era un sistema cerrado, porque la cámara era cutre, por iTunes y por mil cosas más y mira como se venden. Mira donde ha llegado. Tres años más tarde y lo mejor que han conseguido los otros es chuparle el nabo a los de Google para que les hagan un sistema operativo que ellos puedan usar en su hardware y que copia el iPhone punto por punto.

    Dicho esto, recordemos algo muy básico y que debería estar grabado a sangre en las frentes de todos los dosputocerolos que ahora se llevan las manos a la cabeza y se lamentan porque el iPad no es lo que ellos pronosticaban. La gran era de la informática fue la época de Amstrad, Atari, Commodore, apple, Spectrum y demás. Eran sistemas cerrados. Lo que vino con el advenimiento de los compatibles fue la decadencia, el estancamiento, el fracaso. Ojalá Sony, Philips, Asus y demás lucharan por tener sistemas cerrados con su propio software espectacular y su propio hardware diseñado específicamente para su software. Veríamos cosas asombrosas. En lugar de eso tenemos a apple y a los mierdosos que la copian. El otro día vi un ordenador con Windows 7 y me recordó al Mac OSX Tiger, el que usaba hace cinco años. Yo estoy en Snow Leopard, que probablemente sea lo que están desarrolando ahora para llamarlo en el futuro Windows 8.

  11. una cosa: no se si lo has probado, pero el android va MUY bien. Otra cosa es que sea una copia, por lo menos conceptualmente, pero, amigo, es software libre. Por lo demás, la falta de usb del iTampon (u otro puerto standard para perifericos) y los problemas para el cambio de bateria tienes que admitir que son problemas serios. No te discuto la perfecta sincronizacion hw-sw, que hace volar al equipo (recuerdo que pasaba lo mismo con los primeros IBM que corrian DOS), ni las maravillas que fueron el ipod e iphone.
    No te tomes este tema tan en serio, parece que tengas acciones en Apple, y te veo más entusiasmado que el sr Jobs.
    Esta muy bien para nuestros padres, pero de ahi a ser revolucionario… Ya lo veremos en 3 años, como bien dices.
    Repito, no te lo tomes tan a pecho. Yo no soy el típico que critica cualquier cosa de Apple (ni el resto de los contertulios creo que lo sean). Es más, este es el primer equipo de Apple que no me gusta. Ni creo que ninguna marca nos vaya a ofrecer la panacea.
    Un abrazo

  12. marco, probé el G1 y un compañero mío de clase tiene otro más reciente y no hay color. Para mí lo del software libre no es ni relevante. Compro un equipo del que espero que el software se haya diseñado para ese hardware específico y no un software genérico para que quepa en todos lados.

    Yo no quiero un dispositivo con puerto USB. No quiero un ordenador portátil y el iPad no lo es. Es un aparato que se ubica en otra categoría. No lo verás jamás con puerto USB y ahí es donde sigues fallando. No te das cuenta que NO ES UN NETBOOK ni un portátil. No fue pensado para eso.

    Sobre lo de la batería, supongo que vienes del universo HTC y crees que apple va igual. Mi iBook, comprado en el 2005 te sigue dando una hora y 50 minutos de reproducción de video después de este tiempo. Mi iPhone, con más de año y medio, lo sigo recargando una vez cada dos días. Apple no hace productos para después rellenarlos con componente mediocres. Tuve un MDA Vario que en realidad era un HTC Wizzard y fue una mierda de teléfono con una mierda de batería que podías reemplazar y cuya tapa se me perdió y me tuve que gastar 30 euros para comprar una tapa nueva y 25 más para una batería nueva porque la que traía no duraba ni un día.

    Si nunca te has movido en el mundillo apple igual ni lo sabes pero se venden kits tiradísimos de precio y hay vídeos en internet a destajo para cambiar la batería por tu cuenta. Acabo de mirar en dealextreme y me puedo comprar una batería para mi iPhone 3G por 4.5 euros con gastos de envío a cualquier lugar del mundo incluidos. También las venden por medio euro más con las herramientas necesarias para hacer la operación y en youtube tienes vídeos para ayudarte con la tarea.

    Una de las anotaciones más populares en esta bitácora es aquella en la que explico con fotos como cambiar la batería del iPod mini. Así que tendré mi iPad y posiblemente dentro de 3 años igual miro como cambiarle la batería o igual me compro otro.

    Así que tu esperarás a que salga el portátil sin teclado y con 4 puertos usb, firewire, paralelo para impresora, serie y eSATA corriendo software libre, pesando kilo y medio y me gustaría que pienses como vas a conectar todos esos cables mientras lo tienes sobre tus rodillas y yo disfrutaré con mi pequeña pantalla para conquistar el mundo. O te esperas por la solución Google que básicamente va a ser una pantalla blanca con Google Chrome y todo en los servidores Google y después, cuando no tengas acceso a internet por alguna razón, pues no lo usas pero seguirás igual de feliz porque es software “libre”.

    Espero que no te ofendas.

  13. no me ofendo, paladín de Apple. No me va nada el rollo Google, parece que quieren saber a toda hora donde estoy y qué es lo que hago, pero me atrae mucho el concepto de sw libre. Al igual que el concepto de internet (donde todo el mundo es igual), me parecen bellos, será por mi orientacion acrata. Y las cosas que no funcionan, no funcionan; y aunque sean libres no las uso ni soy feliz por el mero concepto de ser libre.
    No se como lo sabes, pero sí vengo del universo htc. Y no hace falta que defiendas el iTampon y a Apple, ya lo hacen ellos solos. Y no pretendo soliviantarte, es solo mi opinion ¿desautorizada?

  14. En que parte se lee que Waiting me lo podria comprar pero no lo hacer porque es muy mala??? entre tanta letra me perdi jejeje. Me parece buena idea que se lo compres a tus padres. Asi puedo empezar a mandarle fotos. Un besho.

  15. Marco, te deberías leer este artículo que básicamente resume por qué el iPad es revolucionario y por qué entrará en mi vida sin dudarlo un solo instante. Y para que conste en acta, de toda la carrera de informática, la única asignatura que me pareció interesante fue aquella en la que estudiamos la interacción entre los humanos y las máquinas a través de interfaces. Uno+cero era mi compañero de prácticas.

  16. Estoy con sulaco en esta entrada. Y creer que el iPad es para todo el mundo es un error, también creo que es ideal para mi por que me encanta estar en el sofá en la cama, etc y tirar de el para conectarme un rato a internet cosa que hago muy a menudo, pero mucho. Aparte de poder leer, etc. Que me tira para atrás? no se la verdad, un poco el precio, y que me gustaría leer más sobre las reviews etc, pero para mi parece absolutamente perfecto, por mi perfil.

    Por cierto me gustaría ver una review tuya sulaco. A mi una cosa ue me llama mucho la atencion es la posibilidad de meter pdfs para leer.

    Saludos.

Comentarios cerrados.