El resto del callejeo por Oporto y el regreso a casa

El relato comenzó en Fin de semana en Oporto

Nos habíamos quedado frente a la Igreja Paroquial de Santo Ildefonso y desde allí fui hacia la catedral o la Sé do Porto. La catedral está en alto y cerca del Ponte Luís I. Estuve en la terraza que hay a la entrada y haciéndole fotos al Pelourinho do Porto que era una estructura preciosa en la que colgaban a los criminales y que te hace pensar en aquellos maravillosos años en los que pillabas una escoria repugnante y asquerosa como puerkagón y la cuelgas en una plaza para regocijo del populacho, que yo un evento así no me lo pierdo. La catedral parece estar en obras y la nave es un desastre pero pagando un poco se puede visitar el Claustro y el Museu do Tesouro da Sé do Porto y eso hice, sobre todo por el claustro que está muy bien. Al lado está el palacio episcopal pero pasé de entrar en ese por si acaso habían tocamientos. Le hice unas cuantas fotos a la Muralha Fernandina cuando iba de camino a cruzar de nuevo el Ponte Luís I por su parte superior y desde allí hay unas vistas espectaculares de la ciudad y del río Duero con lo que en ese tramo te entra el frenesí y no paras de hacer fotos.

Fui al Miradouro da Serra do Pilar, que tiene una mega rampa para llegar que te hace caminar un montón e hice un montón de fotos y hasta quería entrar al Mosteiro da Serra do Pilar pero me dijeron que tenía que esperar una hora para poder ver la iglesia circular así que pasé. Me quedó un poco de pena porque tienen un claustro circular pero bueno, ya tengo una excusa para volver. Cerquita está el Jardim do Morro con más vistas preciosas y estuve allí un rato antes de descender callejeando al nivel de la calle para hacer otra cantidad ingente de fotos pero desde el nivel bajo y con el puente y el casco antiguo de la ciudad al otro lado del río. Esta zona es espectacular.

La foto anterior es una de las cienes y cienes que hice. Finalmente crucé el puente pero por el lado bajo y callejeé por el Bairro da Ribeira, que está cerca de donde me quedaba. Por supuesto, el corazón de esta zona está en la Praça Ribeira, que ahora está llena de terrazas. Desde ahí callejeé hacia la Câmara Municipal do Porto, el precioso edificio del ayuntamiento y que está en una calle bastante amplia. Desde allí seguí hacia A Loja dos Pastéis de Chaves, una pastelería / café que quería visitar para probar los conocidos pasteles, que estaban riquísimos y desde ahí fui a la zona del Mercado do Bolhão, pero está en obras, así que visité una dulcería enfrente que no me convenció y al final opté por ir a la Fábrica da Nata en donde me compré dos Pasteles para comer en el instante y seis más para llevarme a Holanda y con eso ya estaba ciertamente encochinado. Con el mercado cerrado, han movido los puestos al sótano de un centro comercial cercano y lo visité y me compré un kilo adicional de castañas. Después paseé por la Ruda de Santa Catarina, que en gran parte es peatonal y viene a ser la calle comercial de la ciudad. Seguí caminando hasta que se hizo de noche y llevaba unos quince kilómetros andados y cuando ya me cansé, volví a la casa. Seguía tan inflado del almuerzo y las sucesivas olas de dulces que opté por no ir a cenar por falta de espacio en el tripote, que si fuera obeso como los comentaristas podría hacerlo, pero es que mi estómago es minúsculo. Básicamente esto fue todo lo que hice ya que a la mañana siguiente iba al aeropuerto por la mañana para regresar a los Países Bajos. Antes de acostarme saqué mi tarjeta de embarque y mira tú por donde, me tocó el gordo y me dieron haciendo de ventana.

El vídeo tiene tanto el despegue como el aterrizaje y tras el despegue vamos pa’l norte, pa’la keli de Virtuditas siguiendo la costa y yo estoy convencido que cuando pasamos por encima, ella estaba en su coche, ya que fue justo después de la hora Virtuditas y seguro que se toma el cafelito allí. El aterrizaje también quedó lindo porque el día era muy soleado, aunque eso sí, la temperatura afuera era de tres grados. La música es la canción Jóvenes Eternamente del grupo POL 3.14 que de siempre me ha gustado. Si no veis el vídeo por debajo de este párrafo, está AQUÍ:

Una respuesta a “El resto del callejeo por Oporto y el regreso a casa”

  1. ¡Genial!
    No había perdido la esperanza de que pudiera haber video de regreso, y acerté… 🙂
    Y es que una escapada sin video de despegue queda demasiado coja… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.