El último concierto – A Late Quartet

El último concierto - A Late QuartetHay películas que comienzan su andadura comercial en algún festival de cine y desde ahí consiguen saltar a la cartelera de algunos mercados. Normalmente, las que lo logran es porque la gente les reconoce la calidad del producto y aunque saben que no van a arrasar en taquilla, conseguirán atraer el número suficiente de espectadores para ser rentables. Por supuesto, eso no sucede en todos los países y la película de la que quiero hablar hoy es un buen ejemplo. Se titula A Late Quartet y en España parece que no se estrenará en cine aunque es probable que si lo haga a través de otros medios con el título El último concierto.

Unos julays se tocan los instrumentos unos a otros para joderse

Un cuarteto de músicos de cuerda famosete entra en crisis cuando uno de los miembros cae enfermo y decide dejarlo. En ese momento afloran las envidias, los odios y todo lo peor que han ido acumulando unos contra otros durante décadas juntos. Mientras se preparan para el último concierto que darán juntos, las cosas parecen ir de mal en peor.

Está claro que si no te gustan los dramas y se te ocurre entrar a un cine a ver esta película, te marchas amargado a los quince minutos. Por culpa de esos no verás la multitud de niveles que arropan la trama, ya que el drama oculta un montón de cosas que sirven para recordarnos que los mayores depredadores de los humanos somos nosotros mismos. El miedo al cambio, la envidia, el rencor, la inquina, el amor, el odio, el desprecio, la admiración, todo esto y mucho más tiene su pequeño espacio en una historia de cuatro personas que han trabajado juntas durante más de un cuarto de siglo y durante ese tiempo han ido acumulando recuerdos, tanto bueno como malos. Según vamos avanzando en la historia descubrimos más y más relaciones entre los cuatro protagonistas. Entre ellos, destaca Phillip Seymour Hoffman, uno de los grandes actores actuales en activo. Este hombre transmite lo que le apetece y parece un camaleón por como salta de un registro a otro sin problemas. El otro actor que también me gustó mucho fue Christopher Walken, que hace el papel del intérprete que quiere dejarlo y que ve como aquello que creó durante un montón de años parece desmoronarse sin él. Todo está acompañado de ensayos del cuarteto y con alguna trama secundaria que entra y sale pero que no tratan de acaparar minutos.

Este no es el tipo de cine que va a ver el julay normal. Es una historia muy específica, contada de una manera muy cuidadosa y que atrae a un tipo de público muy reducido. O sea, los miembros del Clan de los Orcos no tienen la potencia neuronal suficiente para apreciar o comprender lo que cuentan y deberían mantenerse lejos de los cines en la que la estén dando (en el hipotético caso de que llegue a ver la pantalla de un cine en España). Los intelectuales de GafaPasta seguro que la sabrán disfrutar.

2 respuesta a “El último concierto – A Late Quartet”

Comentarios cerrados.