La librería – The Bookshop

The BookshopLa filmoteca se ha convertido en el lugar en el que me pego unas siestas épicas con esas películas para sub-intelectuales que practican con saña la pedantería. Eso no me frena y sigo acudiendo y por suerte, como yo soy el que se sienta en la parte delantera de la sala, la gente ni nota que yo me pego uas sobadas de escándalo en algunas películas, aunque la de hoy no es una de ellas. Se trata de The Bookshop y esta es una que se estrenó en España en noviembre del año pasado con el título de La librería, con lo que a estas alturas ya la deben estar poniendo hasta por la tele.

Una julay se busca el odio de una vieja rencorosa y con los bajos rancios y con hedor a jareas

Una pava viuda monta una librería en un poblacho británico y cuando comienza a vender el libro Lolita se monta tremendo escándalo en el poblacho porque aquello es poco menos que pornografía. Un viejillo del pueblo la apoya y hasta se hace amiga de ella porque por fin puede leer cosas interesantes pero para equilibrar la balanza, la vieja más poderosa, rencorosa y envidiosa del pueblo le declara la guerra y decide que hay que cerrar la librería y usar el local para un centro cultural en un sitio en el que todos son como aznos. Como en todas las guerras, habrá vencedores y vencidos y al final de la misma, truscoluña seguirá sin ser nación.

Esto comenzó como un dramilla normal de una viuda que a falta de salchichón se monta un negocio pero poco a poco fue cambiando y convirtiéndose en una historia de lucha de clases, del abuso del poder de los poderosos y de como los demás son conscientes de ello pero no hacen nada para evitarlo. Bill Nighy está fabuloso como el cliente y lector apasionado sobre el que todo el mundo se inventa rumores que poco a poco vamos descubriendo que no son verdad. Emily Mortimer está muy bien como la viuda que abre la librería y se tiene que enfrentar al pueblo, no solo por ser una mujer trabajando independientemente sino también porque la ricachona va de cabeza contra ellas. La sorpresa de la película es Honor Kneafsey, una jovencita que trabajará en la librería y a la que se la sudan los libros pero tiene las escenas más cómicas de la historia y su forma de ver la vida es entrañable y flipante. Con ella me lo pasé muy bien. La película entretiene y está muy bien hecha pero cuando llega al final y lo tienen que resolver todo, como que les entró la prisa por terminar el trabajo y en ese tramo final perdieron gran parte del crédito que habían ganado. Aún así vale la pena.

Esto no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, seres básicos que jamás podrán procesar tantos diálogos. Esto es más el tipo de cine que gusta a los sub-intelectuales con GafaPasta.

07/10

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.