León en la Pagoda Perfumada

León en la Pagoda Perfumada

Junto a algunos de los templos que conforman la Pagoda Perfumada hay unos leones dorados muy vistosos y que a mí me recuerdan al Leoncio, aquel que estaba clarísimo que perdía más aceite que el Titanic en los títulos de crédito finales de la película. Probablemente el guía nos explicó lo que significaba que tuviesen las estatuas allí ya que si hay algo que he aprendido en Asia es que cada bicho que ponen a la puerta de un templo tiene una razón para estar allí, aunque como mi interés por esas movidas pseudo-místicas es muy limitada, es más que probable que explicara el tema cuando yo revoloteaba alrededor de la estatua haciéndole fotos y así ahorrándome la multitud que vendría unos instantes más tarde.

Una respuesta a “León en la Pagoda Perfumada”

Comentarios cerrados.