Lo bueno de llorar

Lo bueno de llorarLo malo de ver películas en un festival de cine es que uno depende totalmente de la selección que se haga y como suelen ser además desconocidas, no hay referencias que te permitan estamparte contra una mierda antes de que suceda. Si además te dejas ir y no te lo curras buscando en Internet o lo que encuentras está escrito por amigos y aduladores del autor y sus protagonistas, pues acabas entrando en la sala como un cerdo en el matadero, sin saber cuál será tu destino. Supongo que ya se ve por dónde van los tiros. Si a este cúmulo de desgracias le añadimos un día con veintipico grados y un cine que fue construido en un antiguo edificio de bomberos y que no tiene aire acondicionado, el drama está servido en bandeja de oro fino. La primera película que vi en el Latin American Film Festival de Utrecht fue Lo bueno de llorar y gracias a Dios, fue la excepción del conjunto porque básicamente es una mierda del copón.

Un julay y la pava que se folla me ponen de los nervios con tanta mierda de silencio

Ayer buscaba por la red y al parecer este engendro forma parte de un plan maestro de alguien a quien le llueve el dinero del cielo y consigue hacer películas que no valen dos perras gordas. El cine es entretenimiento, al menos para mi. Con lo que nos encontramos el funesto día que nos encerramos en una sala caldeada junto con un montón de rubios y rubias holandeses fascinados con la lengua de Cervantes fue un tostón de tamaño galáctico. Comienza con un plano fijo de una pareja en un restaurante que durante cinco minutos se miran sin hablarse. Ahí deberíamos haber salido de la sala e irnos a escuchar música en vivo a la cafetería pero nuestra ignorancia nos pudo y seguimos. Cuando por fin se levantan salen a la calle y tenemos otros diez minutos sin diálogo en los que la cámara los sigue por Barcelona (al menos creo que esa era la ciudad). Esto fue el prólogo de los peores noventa minutos del año 2008, con silencio tras silencio, estúpidas tomas que no aportan nada, unos actores que parecían aburridos y desesperados por acabar esa mierda y unos diálogos, que cuando llegaron, me hicieron añorar los silencios porque no eran malos, eran malísimos. Aquí no se salva nadie. Esta es una MIERDA escrita con MAY?SCULAS, con un guión mierdoso, una dirección vomitiva, una interpretación lastimosa y un objetivo final que no nos quedó claro ni a mi ni a ninguno de los que estábamos en el cine aquel día.

Por suerte el populacho no tendrá que sufrir este castigo y ni siquiera llegará a las televisiones convencionales por lo que para la mayoría de los seres humanos, este garrafal error en nuestro caminar por el Universo no supondrá nada.

Si algún día, alguien, en algún lugar, te menta Lo bueno de llorar y te sugiere que la veáis, sal corriendo, huye, no mires atrás y jamás vuelvas a estar en contacto con esa persona. No se la deseo ni a mi peor enemigo.
1artuditos

Una respuesta a “Lo bueno de llorar”

  1. Yo con el calor que pasé y lo mala que fue, de solo pensar en esa peli me entra sed, y ganas de tomar fanta porque con la escena en la disco para mi que era una propaganda subliminal a la fanta jejeje 🙂 LA PELI NO ES MALA ES DE LO PEOR, en eso estamos de acuerdo. Besos.

Comentarios cerrados.