Los becarios – The Internship

The InternshipSi hay algo que cualquiera que lee mi bitácora sabe es que yo le tengo un montón de manía a Guguíbol, el buscador, fabricante de sistemas operativos, creador de redes sociales, vendedor de publicidad, controlador del correo y chivato de nuestras actividades. Los considero una amenaza para mi libertad y uso solo su correo gratuito, evito todos los demás productos y tengo todos mis navegadores configurados para borrar sus cookies, los rastreadores que dejan en nuestros ordenadores para saberlo todo de nosotros. Por eso tiene un montón de mérito que me decidiera a ir a ver The Internship, película que básicamente es una comedia anuncio de esa empresa. Esta es una que llegó a Holanda un poco más tarde ya que en España se estrenó a finales de junio con el título de Los becarios.

Dos julays pierden el curro y en vez de pasar los lunes al sol como mandan los cánones se meten de becarios en el maléfico buscador Guguíbol y allí revolucionan el barrio con sus boberias.

Dos chamos más bien talluditos son mandados a la puta calle por su jefe cuando su empresa se va al garete y ahí descubren que ya no es tan fácil encontrar empleo cuando no eres un chavalín y tienes una barriga cervecera muy cantosa. Uno de ellos tiene un momento de inspiración o desesperación y se apuntan para pasar un periodo de pruebas en el campus de cierta compañía propietaria de un buscador y competir por lograr una plaza de trabajo en la misma. Allí se enfrentarán a jóvenes agresivos y ambiciosos, a frikis, a lolailos y a todo tipo de bichos raros y redescubrirán su amistad y aprenderán un montón de cosas nuevas mientras enseñan a los pipiolos que el exceso hormonal no lo es todo en el mundo y que la experiencia cuenta bastante.

Me esperaba muy poco o más bien nada de esta película así que cuando comencé a reírme y a pasármelo bien fui el primero que se sorpendió. Esta es una comedia de esas para sentirte bien, con final más empalagoso que un vaso de azúcar y en la que todo encaja en su lugar. Pese a ello, está muy bien orquestada y tiene fantásticos momentos que como espectador, disfrutas. Aparte de algún momento con humor de gansadas, es mayormente un humor verbal, en el que te ríes de lo que dicen, de quien lo dice y de como lo hace. De los dos protagonistas, me quedo con Vince Vaughn, mucho más suelto y fresco que Owen Wilson, al que la edad no lo está tratando nada bien y esa nariz se le está acentuando demasiado y distrae al espectador. Aún no tengo claro si está partida o es simplemente una nariz con terraza asociada. De los jóvenes ambiciosos que quieren pillar una beca, flipé con Dylan O’Brien, el mejor actor y el más cachondo de la serie de la MTV Teen Wolf, la cual sigo religiosamente cada semana. Aunque la película no es una secuela de Wedding Crashers – De boda en boda, hay momentos que te da la impresión de que si lo es. Las referencias a Harry Potter son hilarantes y el partido de Quiditch, É-PI-CO. Al final, la continua publicidad de esa compañía maléfica ni siquiera me molestó ni cambió mi percepción sobre ellos.

Perfecta para echarte unas risotadas con los amigotes y para pasarlo bien sin más. No hay sofisticada trama intelectual ni esperes encontrar la respuesta a los grandes misterios del universo pero tampoco se trataba de eso. Apta para los miembros del Clan de los Orcos.

08/10

2 opiniones en “Los becarios – The Internship”

  1. Si, a mi tampoco me caen nada bien, tal parece que configuran una mafia para monopolizar lo que puedan, el tema ese del g+ es hasta difícil de esquivar, al irse el Reader lo he sustituido por el Feedly que me cae muy bien y eso trato de hacer con lo que puedo sustituir…
    Salud

Comentarios cerrados.