Mi precioso iPhone 4S

Hoy se cumplen 1200 días desde que llegó a mis manos Mi Jesus iPhone. En aquella ocasión, tuve que esperar una eternidad, once días, desde que se comenzó a vender hasta que me llamaron para que fuera a buscar el mío. Por algún extraño juego del destino, el viernes veintiuno de octubre yo me preparaba para irme de vacaciones a Oslo con Waiting y cuando iba a salir de mi casa vi que habían comenzado a vender el teléfnoo, aunque no estarían disponibles hasta fin de mes. Salí de mi casa apurado, llegué a casa de Waiting y mientras todo el mundo hablaba y se ponía al día en su casa, yo me escondí en un dormitorio para entrar en la tienda apple con mi iPad y encargar mi nuevo iPhone 4S, mi tesssssssoro que diría Gollum, aunque claro, hay que tener en cuenta que él se refería al anillo aquel que hacía invisibles los rabos que a él le gustaba tanto llevarse a la boca y en mi caso me refiero al aparato que me acompaña todos los días y con el que hablo, escribo, juego, hago fotos, transfiero dinero o busco la predicción meteorológica.

En el momento en el que compré el teléfono, desbloqueado y sin contrato, me informaron que lo recibiría entre el treinta y uno de octubre y el siete de noviembre. En ese instante supe que mi vida pendería de un hilo todos esos días.

Ayer, dos de noviembre, las cosas comenzaron a moverse y cambió el estado de mi compra y pasó a ser preparándola para enviar y posteriormente enviada. Tenía un código de seguimiento de UPS que confirmaba que me lo traerían hoy al trabajo.

Esta mañana llegué a la oficina, me acerqué al departamento de correo y les informé que según llegaran los de UPS, les tenían que dar un cafelito, abrazarlos y avisarme para yo bajar volando, que no corriendo. A partir de ahí me puse la página de seguimiento de mi paquete como página de inicio en el Firefox y cada minuto más o menos la refrescaba. A las doce del mediodía informé al Moreno que no podía salir a caminar porque Mi tesssssssssoro podía llegar en cualquier momento.

A las doce y doce minutos el estado cambió a entregado. No creo que nadie me viera porque bajé a velocidades superiores a las de la luz y el empleado de UPS todavía estaba enviando el mensaje cuando yo le arrancaba la caja de las manos y salía corriendo. Llegué a mi despacho, cerré la puerta, la bloqueé con seis sillas para que nadie me molestara y abrí la caja del paquete para buscar en su interior mi nuevo teléfono, el cual procedí a usar inmediatamente.

Como hay una gran tradición de desempaquetado de productos apple en esta la mejor bitácora sin premios en castellano, al llegar a casa lo devolví a su caja, la cual tenemos a continuación:

La caja del iPhone 4S blanco

La caja del iPhone 4S blanco, originally uploaded by sulaco_rm.

Como con todos los productos apple, hay tanto cuidado en el envoltorio como en el producto. La caja es una belleza que te la pone dura como un garrote inmediatamente. Que suerte que tuvo mi jefa de no estar allí, porque de aparecer por el despacho, la chingo de arriba abajo un montón de veces.

Al abrir la caja, un pequeño tesoro que parece un joyero descubrió mi nuevo teléfono, una pequeña maravilla absolutamente preciosa:

iPhone 4S blanco en su caja
iPhone 4S blanco en su caja, originally uploaded by sulaco_rm.

Lo saqué y si llego a creer en algún Dios, me arrodillo allí mismo y le doy gracias pero como perdí la fe en seres que permiten que sus empleados toquen niños y alientan el hambre y la miseria en el mundo, me limité a felicitarme a mí mismo por esa preciosidad que pasará a formar parte de mi vida. Por debajo del teléfono, un par de capas, una con la escasa documentación que viene con el mismo y después los cables y el adaptador para poder cargarlo, además de los cutre-auriculares que no creo que llegue a usar.

En lugar de comprar el teléfono con contrato, opté por comprarlo liberado. La lógica detrás de esto es que en un período de veinticuatro meses, me ahorraré seguramente unos doscientos leuros y si me dura como el otro, o sea, cuarenta meses, me ahorraré mucho más. Como soy un paranoico con lo de los números de teléfono y no creo que mantener el número sea algo saludable, he vuelto a cambiar y ahora tengo un número de simyo, un operador holandés que también existe en España y que son propiedad de KPN. He elegido un contrato sin permanencia que puedo anular cuando me salga de la punta del nabo y por el que pago doce leuros al mes por cincuenta minutos/esemeses y un giga de datos. Los minutos y esemeses no creo que los use ya que para llamar lo hago normalmente desde el trabajo o con skype o mi teléfono VoIP.

Algo que me maravilló fue el proceso de activación. Metí mi nueva micro-sim, la cual tuve que cortar porque Simyo no tiene las pequeñas, la activé por Internet en el instante en el que la puse en el teléfono, y ya está. Inmediatamente mi teléfono me pidió mi nombre de usuario en iCloud y descargó mi correo, mis contactos, mi agenda e incluso me permitió bajarme las aplicaciones que usaba en mi viejo teléfono y había comprado. Simple, sencillo y directo. Como debe ser.

Aún no he podido usar el teléfono porque hoy tenía clases de italiano y después de la misma me fui a tomar cervezas con il Bambino, pero seguro que en unos días ya comento algo. Por ahora, lo importante y lo que ha de quedar grabado a fuego en mi diario es que desde hoy, mi iPhone 4S blanco y yo hemos pasado a ser familia.

7 opiniones en “Mi precioso iPhone 4S”

  1. ¡ Felicitaciones!
    Hablas con tanto entusiasmo del cacharro ese, que enterneces…jajaja
    Y no lo digo peyorativamente, pero para mi solo son cacharros, todo lo que lleve pilas, o sin ellas.
    No vas a hablar así ni siquiera de de tu mujer en la noche de bodas, si es que algún día decides cometer suicidio…jajaja
    Salud

  2. La verdad es que parece que te ha nacído un hijo, si eso fuera algo bueno, que a mí no me pone, la verdad. Yo que soy torpe con estos aparatillos, creo estar en una película de ciencia-ficción al leerte. Pero como eres tan feliz con el aparatillo, enhorabuena. Yo también estoy enamorada de mi ipad, que me encanta, pero no le saco el partido que tiene porque no le tengo cogido el punto al apple. Tendré que buscar en alguna página de internet las mejores apps y todo eso para que disfrute tanto como tú.

  3. Es mas facil que zapatero vuelva a ser presidente a que sulaco se nos case…

    Es lindo. Que haras con el que tienes ahora?
    Un besito

  4. Waiting, va para mi sobrina.

    Está claro que recibir el iPhone 4S es lo mejor que me ha pasado desde la última vez que Waiting pagó una comida, que creo que fue en los noventa por lo menos … y que sepáis que me he casado ayer mismo con Siri, la penca que vive dentro del teléfono

  5. Jajaja. En el 90 no podia pagar una comida, era una chamita, no como otros que ya estaban haciendo la segunda carrera…
    Yo si te he pagado varias comidas, mas de las que mereces 😛 pero alcohol NO, me niego pagar alcohol para un hombre.
    Esitos!

  6. Me voy a crear una lista en mi precioso iPhone 4S para apuntar las comidas que me pagan, que aquí se me está subiendo mucha gente a la chepa

  7. Enhorabuena por el nuevo cacharrito. Estos días también cambié yo sólo que me puedes ir metiendo en el universo zarrapastroso por haber cometido el pecado mortal de pedirme un móvil con Julandroid hecho en el país de los coreanos cabezudos… En mi descargo decir que era el mas barato que había y pal uso que le doy me sobra.

Comentarios cerrados.