Michael Clayton

Michael ClaytonSeguro que hoy no hago muchos amigos pero tampoco es que me importe demasiado. Lo malo del cine con grandes estrellas es que uno siempre espera que den lo mejor de sí mismos y que no nos decepcionen y cuando petan, te acuerdas por bastante tiempo. Eso es lo que me pasa con George Clooney, un actor del que solo recuerdo los pallufos que me ha metido y a quien respeto bien poco. Aún así decidí jugármela con Michael Clayton y fui a verla.

Un julay hace como que actúa.

De las dos horas que dura la película hay una que no cuenta para mí porque me la pasé durmiendo. En serio. Me quedé dormido y me despertaba de cuando en cuando y volvía a dormirme del masque tan grande que me daba mirar la película. Yo no soy una tía y no ovulo cuando veo a George Clooney, un pésimo actor del que siempre me da la impresión que gusta de pasearse por cualquier historia como si fuera una diva y le importa un carajo el guión. En esta ocasión lo tenía fácil porque el guión apesta desde lejos y lo enredan tanto que cansa. Supuestamente es un latazo de abogados e informes que determinarán el futuro de la raza humana y de tías malas que sudan la ropa y de un guaperas envejecido que se la pasa sonriendo y chupando primeros planos y el ochenta por ciento de la sala alucinó en colores y les encantó y salieron maravilladas ya que eran mujeres y les daba igual si la cámara lo enfocaba a él y no decía nada en dos horas. No estaban allí para disfrutar de buen cine, lo que querían era calentarse la pipa del coño mirando a ese tío y supongo que lo consiguieron.

La verdad es que me aburrí, me dormí y ni siquiera puedo contar nada interesante de esa película porque ya la he olvidado completamente y lo único que me viene a la cabeza es que de cuando en cuando jugaban partidas de póker y esto también era aburridísimo.

Si yo fuera tú, le decía a la parienta que llame a sus amigas y que vayan en manada a ver esta bazofia mientras tú te ahorras el suplicio y si no te queda más remedio y tienes que tragarte este rollo, aprovisiónate con unas cuantas cervezas para sobrevivir a la tortura.
gallifantegallifanteblancoblanco

Una respuesta a “Michael Clayton”

Comentarios cerrados.