Mitos caídos

Hace poco leía un artículo económico muy interesante sobre el estancamiento y el fracaso de las empresas japonesas por culpa de su cultura putrefacta y obsoleta. Es una pena que no lo estrellara para guardarlo en mi lector de contenido sindicado porque ahora no consigo encontrarlo y me hubiera gustado enseñárselo a mi jefe y compañeros en el trabajo. Salvo Nintendo, que como explicaban en este artículo tiene una cultura empresarial distinta, las grandes empresas japonesas son como dinosaurios que no han sabido evolucionar y agonizan dando bandazos y sin saber muy bien como reaccionar. En su mercado son los amos porque lo tienen cautivo, resulta muy difícil a los que llegan de fuera entrar y abrirse paso pero en el exterior son ellos los que han sucumbido y han resultado incapaces de adaptarse. El peor momento en la historia de mi empresa posiblemente fue el día que nos vendieron a los japoneses. Ahí comenzó nuestro declive. Llegaron y destruyeron aquello que funcionaba con decisiones estúpidas y una falta de visión que ralla en el insulto y trataron de imponer sus arcaicos productos en un mercado extremadamente competitivo. Fracasaron. Cualquiera que tenga que lidiar con japoneses en reuniones de trabajo sabe a lo que me refiero.

Esta semana tuvimos una de esas sesiones de ocho horas para diseñar un plan de actuación. En la mesa, unos pocos europeos, de dos divisiones distintas de nuestra multinacional y varios japoneses que no hablaban. Nadie los conoce y se pasan las reuniones tecleando. Una de las teorías favoritas es que son espías, que están allí para transmitir en tiempo real lo que está sucediendo a los amarillos del otro lado. Nadie sabe muy bien para qué sirven y definitivamente no tienen el suficiente dominio del inglés para articular frases que podamos entender. Otro de los japoneses era de los nuestros, de los que nos cayeron junto con el cheque recibido al comprarnos. Ese parlotea pero dudo que ni el mismo sepa lo que dice. A veces te encuentras con veinte de esos japoneses en una reunión, todos esperando que el jefe les dirija la palabra porque su única misión es responder a cualquier pregunta que se le haga a su jefe y que este no pueda responder. Mantienen unas estructuras jerárquicas muy rígidas y son incapaces de responder a una pregunta directa con una respuesta directa. Da igual que les pidamos algo sencillo o un imposible, la respuesta siempre será Lo estudiaremos y si los continúas acorralando, entonces además de estudiarlo añadirán si usted insiste. Su incapacidad para tomar decisiones es legendaria. Se pasan el marrón de uno a otro durante meses hasta que las condiciones que se daban en el mercado han cambiado y aquello que queríamos ya no sirve. Entonces solicitamos algo nuevo y comienzan de nuevo a marear la perdiz. Pase lo que pase jamás dirán que no y cuando ya no les queden excusas se dedicarán a ignorarte.

Otra de las cosas que más me asombra de esa gente es el mito de la productividad. Nosotros tenemos allí miles de programadores y la calidad de lo que producen es pésima. Los retrasos están a la orden del día, las cosas que prometen terminan por caerse y aún así no se les cae la cara de vergüenza. Uno de nuestros profesores dio un curso no hace mucho por allí y en la clase tenía a un jefe y todos sus empleados, todos sentados de forma que a mayor nivel en la jerarquía, más atrás estabas y podías ver a los otros. Nadie hacía preguntas y todos parecían comprender el tema a la perfección. En un momento dado, el hombre se mosquea y decide pedirles que respondan en un papel una serie de preguntas. Todo el mundo se pone a escribir frenéticamente durante diez minutos cuando las respuestas se podían concretar en cinco frases de una línea cada una. Se decide a pasear por la clase y va mirando y todos hacían como que estaban escribiendo pero los papeles seguían en blanco. Allí no se enteraba nadie del tema pero el terror a quedar en evidencia delante del jefe los obligaba a actuar de esta forma. El curso fue una perdida de tiempo.

Para la semana que viene tenemos otra sesión amarilla, otras ocho horas con otro equipo que viene para planificar con nosotros un montón de cosas que sabemos que no sucederán. Espero que cuando entre en el mercado y empiece a buscar un nuevo trabajo alguien se acuerde de recordarme que las empresas japonesas están totalmente vetadas.

18 opiniones en “Mitos caídos”

  1. Curioso, yo había oido otras cosas de los japos. Se de empresas europeas que han encargado proyectos a japoneses, y comentan que son caros, dan un tiempo de desarrollo largo, pero que entregan en el día fijado y con cero errores. ????

  2. oria, eso no funcionó. Ya me da igual. Seguiré divirtiéndome y durmiendo en reuniones.

    luis, la fecha en la que el producto del que hablamos esta semana debía estar disponible para la venta era Agosto del 2007. Tendríamos que haber recibido las primeras unidades en Junio del 2007. Nos llegaron unas hace 1 semana y el producto no estará disponible (o eso dicen) antes de dos o tres meses y si me lo preguntas a mí, yo creo que será en otoño. La calidad de lo que hemos visto hasta este momento es patética.

  3. Parecía que describías una peli, tantos topicazos, pero sorprendente que se den de verdad. Curioso.

  4. Corsaria, en el artículo ese que no consigo encontrar comentaban lo patéticas que son sus empresas y como se están estampando. Nombraban explícitamente a Sony y la forma en la que ha pasado de ser la reina del mambo a una empresa que ya no impresiona con sus líneas de productos, mencionaban el fracaso de los japoneses en el campo de la telefonía móvil, donde Nokia les comió todo el mercado por su falta de visión y su incapacidad para adaptar sus productos a mercados que no sean los japoneses, como le regalaron el mercado de los MP3 a apple a nivel mundial, mencionaban a las electrónicas (incluyendo la nuestra) y salvo Nintendo y las casas de coches, el resto no valían un carajo. Su principal problema es que no conciben que los usuarios de otros mercados tengan otras necesidades y son incapaces de adaptar sus productos. Te diré que he visto un teléfono móvil NEC en el que si quieres hacer una llamada usando tu agenda de contactos, te toma más pulsaciones que marcar el número directamente y el uso es frustrante. Ese teléfono se vende como rosquillas allí porque la complejidad de los menús es algo que les fascina. Podría seguir y no parar. Llevo 3 años recibiendo cultura “nipona” de esa.

    Landahlauts, estos mismos cuando se enteran que soy español en seguida asumen que duermo como una marmota 3 horas después de comer, que todo lo hago “mañana” y que en mis ratos libres me entretengo con el flamenco.

  5. Totalmente de acuerdo contigo. Mi hermano vive en Tokyo y cuando llegó diciendo que era andaluz te puedes imaginar, creen que el flamenco se aprende en la escuela y que todos somos morenos.

  6. Creo que llevas mucha razón. Los japoneses tienen una visión de mercado completamente cerrada a lo que viene siendo su consumo propio. Y con el nivel de tecnología tan brutal que tienen me asombra que no hayan sido capaz de triunfar en occidente en todos los campos electrónicos. El caso de los mp3 por ejemplo es tremendo, hasta en el propio Japón la marca más vendida es Apple.

    Hasta ahora habían sido siempre líderes en electrónica porque eran la principal industria del sector. Pero ellos mismos estiman que para el 2050 su economía va a pasar del 2º lugar a ser posiblemente el 4ª .

    Reconozco que son un país muy tenaz y que han sabido salir adelante a lo largo del siglo XX de una forma muy admirable. Pero me pregunto sinceramente si ahora mismo no estarán excesivamente sobrevalorados. Creo que o aprenden a adaptarse más rápido o les espera un futuro difícil.

  7. Oye, pues no me cuentes eso que acabo de salir de un curso intensivo de Lean. Esa filosofia de management que se inventó la Toyota para reducir todos los procesos innecesarios y en la que el cliente está en un lugar central.

    Hablas del choque cultural con los japoneses, cómo lo llevas con los holandeses en el trabajo? O no te pasa nunca? Yo reconozco que a pesar de estar feliz de la vida aqui, en ocasiones me desespero. Me dá la sensación de que no hablamos el mismo idioma (juas!). También me ocurre que a veces estamos a distintos níveles por ejemplo yo voy dos o tres pasos por delante de ellos en un razonamiento pero cuando lo expongo dicen: no. Y minutos después llegan a la misma conclusión que yo había expuesto anteriormente y la aceptan como buena. Es desesperante. Me hace falta una buena dosis de arrogancia holandesa.

    Lo peor es el desarraigado ya no perteneces ni aqui ni a allá y a la vez tienes la riqueza de poder entender ambas culturas. Una de cal y otra de arena…

  8. Un libro muy interesante sobre las relaciones dentro de las empresas japonesas y cómo ven a los extranjeros es “Estupor y temblores”, de la belga Amélie Nothomb. Es autobiográfico y narra su descenso en la estructura de la empresa hasta acabar como encargada de reponer el papel higiénico en los servicios. Alucinante.
    Por cierto, con “estupor y temblores” es como se supone que tienen que presentarse los japoneses ante su divino emperador.

  9. gatagris, me lo puedo creer. Una compañera de mi amigo el Turco fue a una reunión en Japón para un proyecto que le habían asignado y al llegar y tener la primera reunión con los jefotes de la empresa, había sillas para todo el mundo salvo para ella porque es mujer.

    ale, con los holandeses no he tenido demasiados choques a la hora de trabajar. Me gusta que te digan las cosas a la cara, poder tomarme un café con aquellos con los que batallo sin resentimientos y coincido contigo en que muchas veces parecen cegados por su Polder Model y no ven las cosas claras. Yo me estoy arraigando en Holanda. Es mi país.

    Miguel, tarjeta amarilla por no usar para el enlace el famoso “<" a, ya lo he arreglado. Los japoneses están sobrevalorados y chinos e hindúes se los llevarán por delante. Ya les está sucediendo. Aura, con todo, espero visitar ese país algún día. Uno de mis amigos estuvo un mes en septiembre recorriendo varias ciudades y me dijo que fliparon en colores.

  10. Hombre, después de tanto tiempo, creo que ya casi me he mimetizado con los holandeses, aunque el hecho de ser morena de ojos oscuros y un indudable acento latino me delata. Pero siento que ya no pertenezco a ningún sitio. Los holandeses tienen muchas cosas buenas entre ellas la sinceridad, ser directos, detallistas y aceptar a la gente tal y cómo son.

    De vez en cuando me evado de ellos y distorsiono. Lo llevamos haciendo más de un año un grupo de amiguetes españoles en Holanda. En realidad somos 4 que nos desdoblamos en múltiples personajes y hacemos un poco el chorras. Tres de ellos ya tienen blog propio, por eso quizás sea hora de pasarme a ese formato. Te dejo el enlace de ese foro de alocados que de momento está parado, por si le quieres echar un vistazo y después borras la dirección ya que no creo que sea de interés general.

    [dirección eliminada a petición de la autora del comentario]

    A ver si me sacas tarjeta roja por esto, es que no se ponerlo de otra forma.

  11. Miguel, disculpado hasta la próxima vez que vuelvas a tropezar en esa piedra. Había un plugin para que los comentaristas pongan las URL fácilmente pero cuando lo fui a instalar me enteré que estaba podrido por dentro y lo usaban los hackers para reventar bitácoras inocentes y al final pasé.

    ale, a mí Holanda en peso me adora y me tienen en un pedestal y no hay rincón que visite en el que no me pidan la bendición. Lo único que no me termina de entrar en el cabezón es el puto idioma que mira que es jodido. Sobre lo de escribir una bitácora, es un tema recurrente que he nombrado en ocasiones. El universo se divide en tres tipos de gente. Los que no conocen las bitácoras, los transmisores (que escriben alguna) y los receptores (leen y comentan). Aunque muchos piensan que es sencillo transmitir requiere más esfuerzo del que se creen y como prueba tenemos unos cuantos millones de bitácoras abandonadas. Yo escribo desde siempre, desde que tenía diez años o así y el medio este me viene como anillo al dedo.

    Aura, que envidia que te tengo.

    Off-topic: Estamos a un puñado de miles de páginas del mayor evento del año, el cruce de los unos, siete unos consecutivos.

  12. Sulaco: Sé a qué empresas te refieres. Sony hace tiempo que no la sigo, aunque parece que no dan ni una. Lo de los móviles acabará por hundir a Ericsson a poco que se descuide. Ese tipo de empresas pienso que están centrándose demasiado en su mercado y no hacen nada por entender el resto de mercados.

    Por aquí cerca se dió el caso de una empresa japonesa que quiso imponer sus rígidas normas laborales y fracasó. La productividad bajó, y para colmo bajaron las ventas.

    El futuro, o casi el presente está más en India y China. A los últimos les falla la calidad, pero bueno todo se andará. Además el consumidor ya ni distingue, sólo hay que ver el éxito de ventas de las tiendas de “todo a 100” xD

Comentarios cerrados.