Pollates

En esta última visita a España hubo algo que me llamó mucho la atención. Casi todas mis amigas hablaban de lo mismo, la panacea que las iba a salvar del declive y el ocaso y las pondría como rosas de mármol, de belleza perenne en el tiempo y en el espacio. La solución mágica e infalible es el nuevo método que hace furor: el método Pollates. Las calles estaban llenas de locales publicitando dicho sistema. Ya casi no quedan gimnasios para metrosexuales marikitas de mierda. Los que han logrado salvarse mantienen su carga de machos, machitos y machotes que restriegan sus músculos contra aparatos con aspecto de falos y se hacen los hombretones mientras se quedan ciegos en las duchas mirando los pollones ajenos. Las hembras ya han dejado de acudir a esos antros del julandrismo y se han apresurado a jurar lealtad a su nuevo credo.

Ellas si quieren ser fashion se apuntan a clases de Pollates y para satisfacer la demanda han surgido mil millones de academias de dicho método por doquier. Cerca de la calle Juan XXIII conté hasta tres locales. La pauta es siempre la misma. Gran escaparate en la puerta y decoración a medio camino entre el minimalismo, el japonesismo y la ordinariez hortera característica del pollardón que ha hecho la decoración. Lo más habitual es poner una mesa con un ordenador acompañado de putilla y en un rincón tirar unas cuantas piedritas para que parezca japoné. El mal gusto es tan evidente que ni me detendré a criticarlo. También es muy normal el poner un biombo, también japoné para separar esa zona del resto del local y darle un toque oriental. Todo esto se ambienta con hilo musical de vírgenes japonesas gimiendo de dolor por haberse metido los tampones por el culo. Les falta poner uniforme a la secretaria y que chupe un chupa-chups y aquello satisfaría la más básica de mis fantasías sexuales.

O no, porque en el método Pollates aún no hay muchos machos. Van las hembras únicamente y ahora explicaré la razón. Se juntan en grupos pequeños para trabajar mejor, o eso dicen en casa. Nunca van a la misma hora que las amigas, ni siquiera lo intentan. De hecho se suelen decir sus horarios en caso de compartir local de Pollates para que la otra elija uno distinto. Ya sé que parece increíble pero es así.

¿Qué hacen en el método Pollates? ¿Aún no sabes la respuesta? Varias veces por semana ves como tu compañera sentimental, novia, esposa o hembra con derecho a roce sale para dicho centro y sigues sin conocer la verdad. Eres un pobre desgraciado. Lo que allí buscan es algo que ya se ha dicho aquí.

Cuando están dentro, en la clase, con el profesor, porque siempre, siempre, siempre se trata de un profesor y se cierra la puerta comienza aquello que menos habías imaginado. No es yoga, no es gimnasia, no es nada de lo que te puedan haber dicho para convencerte de las virtudes de dicho método. ¿Por qué crees que vale tan caro? ¿Por qué crees que te camelan y seducen para que lo consientas? allí obtienen sexo, puro y duro, sobre todo duro. ¿Entiendes ahora por qué las clases son siempre reducidas? no se puede satisfacer a veinte o treinta hembras a la vez durante una hora, por eso se juntan en grupitos de cuatro o cinco y el macho ataviado con el uniforme ritual se las ventila durante el tiempo que han pagado, el gigoló porque ese es el término más apropiado para referirnos a los profesores de Pollates.

Esta es la forma que han elegido las hembras de nuestro tiempo para acondicionar su cuerpo, para unificar la filosofía del ejercicio occidental centrado en la física muscular con la filosofía del ejercicio oriental centrada en el control corporal y los fluidos. O dicho de otra forma, para pagar por follar sin que parezca algo sucio e indigno. Este es el advenimiento de los nuevos tiempos, de nuevas y creativas formas de disfrazar aquello que queremos para que la sociedad no nos lo reproche. Por eso ahora las hembras andan como locas con este método y no dejan de alabar las virtudes del mismo, aunque uno las mira y las remira y las ve igual que unos meses atrás, salvo por la tersura del cutis y la alegría macarena que parece rodearlas. Están obteniendo aquello que no encuentran en sus casas por incomunicación y que han tenido que buscar en antros que no despierten los típicos recelos del macho apoltronado en casa frente a la tele.

¿Conoces a alguna que practique el método Pollates? Haz un interrogatorio en condiciones, síguela y verás que todo lo dicho aquí es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. He dicho.

Technorati Tags:

13 opiniones en “Pollates”

  1. OJALA!!!! pero realmente lo que pasa es que se ven resultados y casi no tienes ni que sudar, de ahí que te cobren a dolor y tú lo pagues casi a gusto. Y por cierto, los tendreis como gigolós, pero un 90% de los monitores de pollates y de gimnasio en general, miran más a los de su acera que a las de la otra.

  2. Toda la información suministrada por Sulaco es correcta: debo añadir que en los mejores centros de Pollates tienen unas colchonetas especiales con resortes, engranajes, poleas y palancas, para que la alumna se coloque y el monitor pueda penetrarla de manera inmisericorde desde todos los ángulos y por todos los orificios posibles, sin que el hombre se canse. Estas máquinas tienen incluso motores que menean a la mujer a gran velocidad, por lo que ésta llega al orgasmo de manera rápida, y así da tiempo a que todas las alumnas consigan los objetivos en la hora que dura la clase.

  3. A mi es que esos metodos milagrosos me dan la risa y me reafirman en la creencia de que la raza humana esta dividiendose en dos subespecies una que involuciona y otra que evoluciona viviendo a costa de la otra panda de subnormales. Darwin power!

  4. spacetime, yo también.
    Rodolfo, deben tener algo así o si no que alguien me explique como aguantan todo el día dale que te pego dale que te pego.
    Virtuditas, está claro que quieres mantener el secreto.
    Emo, por desgracia yo involuciono día a día, salvo la tripa que está en expansión absoluta.

  5. Voy a hablar con mi profesor de Pollates, que después de la pasta que le pago todos los meses todavía no probado nada de lo que dices.

  6. Pues sí, va a ser eso. Hace un año yo iba a un centro de yoga por la espalda, que la tengo jodida, que está en un barrio muy pijo y me topaba en los vestuarios con unas megapijas de las de todo operado, falda dostallasmenos y tacones de estilete. Me preguntaba si les había dado la vena mística a todas y no, resulta que también había clases de pollates.

    Por cierto, el yoga para la espalda va genial, pero tuve que dejar de ir, porque tardaba tres cuartos de hora en llegar y se me olvidaba toda la relajación con los apretujones del metro. Y en mi barrio no hay, así que me relajo matando con la Xbox, que también desestresa lo suyo.

  7. Vaya, perdona por la repetición.

    nota: he borrado el primero de los dos comentarios repetidos.

  8. Aura, estoy contigo…después de un año pagando pollates y solo he conseguido castigarme las abdominales. Conmúsica relajante, eso si…

    Sulaco, plis, ¿donde dices que dan esas clases?

  9. Creo que Spacetime se ha ofrecido como profesor. Mi amigo el turco definitivamente lo hará y hasta gratis, que el hombre es muy sacrificado con el bienestar ajeno.

  10. Como siempre, eres la personificación de la investigación profunda. ¿Qué haríamos sin tí?, tú que lo sabes todo. Menos mal que no estoy arrimado a naidie, de lo contrario, me pensaría muy mucho lo que has contado.
    Por cierto, yo que tú cambiaba de trabajo y me venía a España para hacer periodismo de investigación “profunda”. programas como Salsa Rosa, Corazón Corazón, etc. pagarían fortunones por tus documentos.

Comentarios cerrados.