Rio

RioLa semana pasada quedé el lunes de Pascua con el Niño para hacernos una sesión doble de cine. El día era como los que solían tener en España en el pasado antes de que el cambio climático os trajera la lluvia, con veintipico grados y un sol espectacular. Como ir al cine con ese tiempo se nos hace difícil, lo organicé para ir a ver la primera película temprano, después pegarnos unas horitas en una terraza comiendo y bebiendo cerveza y acabar con la segunda película. Esta última era Rio, en la versión en 3D ya que no tenían la plana y no nos quedó más remedio que verla en ese formato. La película se estrenó en España a comienzos de abril con el mismo título.

Un pajarraco julay lo llevan a Rio para que eche un kiki con una pava de su especie y el muy tonto parece que no sabe por qué agujero ha de meter el rabo

Un guacamayo que al parecer es el último de su especie llega con su dueña a la ciudad de Río de Janeiro durante los carnavales ya que quieren que copule con la última hembra de la especie para que tengan crías. Al llegar a la ciudad se ve envuelto en una trama con traficantes de pájaros y vivirá una gran aventura en la que por supuesto terminará enamorándose de le hembra y solucionando todos los problemas habidos y por haber ya que el final feliz en este tipo de cine para niños es casi obligatorio.

Comencemos por lo obvio. Si la podéis ver en 2D, ahorraos la pasta de las gafas porque no merece la pena. Dicho esto, la película es muy divertida, tiene bastante acción y tiene un buen balance entre las cosas pensadas para entretener a los niños más pequeños y la trama algo más intelectual para que los padres no se aburran infinitamente. Como personalmente me gustan los musicales, el que hayan varias canciones durante la misma para mí fue algo que le daba más valor pero imagino que a las bestias que no saben apreciar este tipo de cosas se les pondrán los pelos de punta. Los dos protagonistas tienen sobre sus espaldas todos los tópicos habidos y por haber en este tipo de cine y hay que ser ciego y carecer de masa cerebral para no saber como terminará la película. Por lo demás, es un producto pensado para el entretenimiento puro y duro que cumple perfectamente con nuestras expectativas. No te sorprendas si en algunos de los momentos musicales se te empieza a mover sola una de las piernas y no puedes parar, el ritmo de las canciones es muy pegadizo. Sorprende también lo bien que ha quedado la ciudad de Río de Janeiro en su versión animada, es que te dan ganas de coger un billete e irte para allá ya mismo.

Perfecta para ir con niños o con la parienta. Una buena historia y cine que se deja querer.

09/10

6 opiniones en “Rio”

  1. Es bella. Pero creo que pierde muchisimo con las traducciones. Volvere a verla en version original. A mi sobrino gaditano le encanto, pero el sigue esperando que llegue CARS al cine. Jejeje.

Comentarios cerrados.