Transcendence

TranscendenceAunque el cine de ciencia ficción es uno de mis favoritos, de cuando en cuando aparece alguna película en cartelera que me da malas vibraciones y que no me atrae demasiado y acabo programándola solo cuando no hay nada mejor que ver ese día. No puedo explicar qué me lleva a tomar esa decisión porque es algo indefinible pero ya con el trailer uno se puede hacer una buena idea de lo que le espera y cuando ahí no me enganchas, ya casi que me han perdido. Pese a esa sensación de posible pallufo, ayer por la mañana fui a ver Transcendence, película que se estrenó en España la semana pasada con el mismo título ya que al parecer la palabra esa no existe en el idioma español y no se puede traducir.

Un julay sabelotodo es puteado por la secta de los primos del de zumosol y acaba rescondiéndose en las interioridades de su cutre-ordenador para desde allí hacer pupita de la mala a todo quisqui

Un científico que parece ser es super-mega listo y espabilado y está por encima de todos los mortales resulta herido por una banda de paranoicos que creen que su investigación es peligrosa para la humanidad. Cuando sabe que va a morir, su novia que resulta que además de chupar pollas es lista y su mejor amigo deciden transferir su cerebro a un ordenador que montan en un edificio abandonado y cuando el colega se despierta en ese equipo decide conquistar el mundo y el universo y hacerlo como a él le sale de los bitios y octetos.

No sé si son las mierdas de películas que ha hecho Johnny Depp a lo largo de la última década o el exceso de operaciones al que se somete para seguir aparentando treinta y pico pero el colega me da un repeluz instantáneo que es imposible de evitar. Al menos en esta historia hace como de ordenador y no tiene que forzar la silicona o lo que sea que le han puesto en la cara. El colega resulta terriblemente aburrido y su papel, desechable, pese a ser el protagonista de la historia. Su hembra está interpretada por una tal Rebecca Hall que no me suena de nada pero que pasa de ser la que se traga la lefa cuando el otro le permite comerle el nabo a una super-mega intelectual capacitada para construir ordenadores avanzados en las ruinas de un edificio en dos cuartos de hora. Demasiado para la pobre actriz, que derrapa y aburre y da tumbos entre pasillos blancos y un novio que se le ha metido de virus en el ordenador y que ahora no se la jinca, con lo que ella busca aristas y rincones puntiagudos para darse algo de gusto. Del pobre Paul Bettany tampoco se puede decir gran cosa, apuntaba como uno de los mejores de su generación y ha acabado haciendo de relleno en historias como esta. El único que parece estar divirtiéndose con su papel y que resulta creíble es Cillian Murphy aunque la historia lo tiene bastante relegado y solo le permiten brillar en contados momentos. Finalmente, el cúmulo de estrellones lo completa Morgan Freeman, que debe estar muy necesitado de dinero porque aparece en prácticamente todas las películas de ciencia ficción que se estrenan y el colega consigue sin fallar hacer siempre el mismo papel, o quizás es que es actor de un único personaje. Aquí repite el mismo personaje que ha hecho en las últimas veinte películas. En fin, que con una historia absurda y complicada y con un montón de actores mal seleccionados y guiados pésimamente por el director, la que podía haberse convertido en una gran historia con un tema fantástico se va desinflando y acaba como cine del montón, que está bien hecho, bien rodado pero que no tiene chispa alguna.

Dudo que interese a los miembros del Clan de los Orcos porque hay demasiados diálogos y eso los puede fatigar y estresar. Tampoco resultará del interés de los sub-intelectuales de GafaPasta porque la hicieron pensando en sacar dinero a mansalva y no en la filmoteca y para los demás, esto se puede ver perfectamente en la tele cuando la pongan en un par de años y te ahorras la pasta.

5 respuesta a “Transcendence”

  1. Cagontó!! Acabo de comprar las entradas para ir a ver esta peli hoy… y solo se me ocurre a mi mirar ahora lo que habías puesto de ella…. joder…. bueno, a ver si con la mentalización de que va a ser un pallufo que llevo, luego la impresión real mejora!

  2. darliz: te cuento…. UNA MIERDA DEL COPON. No tengo el chip ese que tiene sulaco para dormirse en el cine, ojalá lo tuviera, porque madre mía, a la peli le sobran (de 112 min) al menos 60. Coñazo. Y a la protagonista parece que alguien le ha metido un palo por el culo y la gira de vez en cuando como a una marioneta, y ya. Uf, no sigo, pero solo digo que un 6 me parece una nota mucho más que generosa.

  3. Virtuditas, es aburrida pero no mala. Si la pelleja hubiera enseñado los pezones unas cuantas veces y quizás se afeita la pipilla del potorro en pantalla y es una obra maestra.

Comentarios cerrados.