Vaiana – Moana

VaianaAyer por la tarde fui a ver la última peli de la factoría Disney, aunque como las últimas semanas he estado yendo a ver viejas pelis de esa casa, es como si estuviéramos en un mundo mágico de colores y todo eso. En este caso elegí la sala de puro lujo maría del Cinemec, que tiene un sistema de proyección de lo más de lo menos, con rayos laseres y todos y unas gafas que te hacen parecer la viva imagen del sobrino del chuloputas aquel de Miami Vicio, al que el Banderas le robó su hembra. Volviendo al tema, la película se titula en los Estados Unidos y en otros lugares del universo que excluyen a Europa Moana y por aquí se llama Vaiana y seguro que todos sabemos que champú tiene la culpa.

Una julay desbaratada hormonalmente se junta con un chuloputas para ir a devolver un pedrolo a una pelleja a la que se lo robaron

Una pava que es princesa de una tribu de bárbaros que viven en una isla del Pacífico está encoñada con dejar la isla e irse al más allá, pero no a Móstoles sino a uno marino. Cuando la abuela la diña la chama por fin se lanza al mar, acompañada de un pollo que es la monda, se encuentra con el matao del Maui que la odia hasta el infinito y más allá y con la magia de la animación, se embarcan en una mega-aventura para devolver un pedrolo a una diosa que tiene una mala leche que ni la agria.

Mira que yo soy fans de musicales Disney pero es que en este las canciones, sobre todo las que cantan en el poblacho, me gripaban los orejones. Les falta musicalidad, están como mal hechas. Toda la primera parte, cuando estamos en la isla, los momentos musicales me desconectaban totalmente de la película, me parecieron de una mediocridad alarmante y poco característica de la Disney. Cuando la chama está en el mar y ya dejan de cantar tanto la cosa mejora y la película se transforma en una de aventura lineal con final feliz y que todos, incluyendo a ciegos y miopes, sabemos como se va a desarrollar. La Vaiana/Moana/champú está bien pero no enamora, no tiene carisma alguno. Vamos, que si se pone delante mía en la cola del super no sabré decir quien es. El Maui, cuya voz es la de Dwayne Johnson, está bien y es divertido pero tampoco enamora. El único personaje absolutamente encantador y que roba una y otra vez todas las escenas en las que aparece es el que no habla, el estúpido, lerdo, acarajotado y maravilloso Heihei, un gallo más lerdo que un podemita. Cada vez que hace una de sus estupideces, te partes de risa pero por si solo no consigue hacer que todo funcione maravillosamente. En fin, que no siempre te pueden gustar todas.

Seguramente guste a algunos de los miembros del Clan de los Orcos, aunque yo limitaría la exposición a esto a aquellos con descendencia producida por sus lobas y chichonas. Lo mismo se puede decir de los sub-intelectuales con GafaPasta.

07/10

8 opiniones en “Vaiana – Moana”

  1. La veré seguro. Odio la palabra hembra (sólo animales, gracias). Otra vez me pide que le meta mis datos, qué coñazo madre.

  2. sulaco, ahora sí, eres viejo, porque a mi no me suena de nada! o es algo muy antiguo, o es algo muy canario, majo!

  3. Pues era uno que mi madre apañaba todo el tiempo. Imagino que a ustedes les ponían jabón Lagarto por un tubo pero en mi casa éramos más finos.

  4. Jabón Lagarto???? madre mía, que mayor eres….. yo no recuerdo más allá del Johnson aquel de “no más lágrimas”, que sigo comprando para mi peque…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *