Categorías
Reality sucks Sucesos extraordinarios

20 años en los Países Bajos

Parece que fue la semana pasada cuando celebraba los 10 años en los Países Bajos y ya he metido otra década encima de esa. El 1 de julio de este año, sobre las ocho de la tarde se cumplieron dos décadas desde que llegué a los Países Bajos desde Gran Canaria. En realidad debería haber escrito sobre el tema hace dos semanas pero entre el viaje a Bodrum, la transferencia de mi sacrosanto conocimiento y la perenne falta de tiempo, he ido dejando pasar los días y como no me plante y lo escriba hoy, seguro que pueden transcurrir semanas ya que pronto me piro a Gran Canaria de vacaciones. En esta segunda década, obtuve la nacionalidad neerlandesa, con un pasaporte precioso, precioso en el que tengo un único apellido que es la combinación de mis dos apellidos españoles separados por una y (la griega) y hasta mis nombres, que eran dos originalmente, fueron transformados y ahora están unidos por un guión. Estos diez años son también los de multitud de viajes a Asia, los de convertirme en el gran maestro buceador y enamorarme de los tiburones, que definitivamente son los terceros mejores amigos del hombre. En estos años, POR FIN, me echaron a la puta calle de la multinacional amarilla en la que trabajaba, algo que ya se esperaba en la primera década pero nunca llegó a suceder. Mi jardín ha cambiado un montón a lo largo de los diez años, tengo barba, pero sigo yendo al Cine con una frecuencia que es difícil igualar al resto del populacho. He creado ingentes cantidades de comida y he regalado una gran parte de la misma, sobre todo cuando se trataba de cosas dulces. He recorrido Europa, he estado un montón de veces en Italia y particularmente en Roma, caminé por Birmania, Tailandia, las Filipinas, Indonesia, Malasia, Hong Kong o Vietnam, he ido un montón de veces a Estambul y salvo por este año, estuve prácticamente dos veces cada año en Málaga.

En resumen, si miro hacia atrás, hacia 1999 y la vida que tenía en aquel momento, han sido dos décadas de ensueño y que jamás pude imaginar. Incluso con la mierda del encierro de este año, lo he disfrutado, he tomado el sol a destajo, he caminado, ido a correr cada dos días, he hecho bicicleta y acabé por sacarle un montón de partido y quizás soy de los pocos que aprecian enormemente la distancia social.

Como estamos en un nuevo punto de inflexión, resulta arriesgado predecir lo que traerá el futuro para la próxima década pero espero que sea algo tan bueno o mejor que lo que he recibido hasta ahora.

Por sulaco

Maximus Julayus

3 respuestas a «20 años en los Países Bajos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.