Banco Pekao

Banco Pekao

Banco Pekao, originally uploaded by sulaco_rm.

Por más que españoles, italianos o irlandeses farden de super-católicos y poseedores de la llama de la fe o al menos del mechero que la enciende, son los polacos los que se toman la religión católica tan en serio que hasta se creen el dogma de la virginidad de la chama aquella que se casó para tapar el mariconeo fino de su hombre y después tuvo que simular un infestación espiritual que la preñó y la llevó a parir el que sería el creador de la secta de los tocadores de niños e hizo todo esto con alevosía, premeditación y aún le sobró un rato para crear una de las mayores ganaderías de cuernudos del mundo. Pues bueno, aunque la idea original de la secta de los tocadores de niños era un tostón sobre el reino de los cielos y tal y tal y tal, los profesionales que se metieron en la multinacional le vieron mejor salida a la teoría del infierno, del castigo, de la condena y de todo lo demás negativo y te dicen todo esto sin que se les cambe la peluca un solo instante y son tan visionarios que no pueden ver el pedazo de viga que tienen en el ojo cuando defienden unos supuestos mandamientos en los que uno de ellos habla de no desear el potorro del prójimo y su mismo dios lo hizo cuando le apeteció. En fin, que en Polonia, para acumular, almacenar y tener buena constancia de las faltas de cada uno y para asegurarse que el día en el que llegue el juicio ese que va a ser el definitivo todo está atado y más que bien atado, han creado el Banco Pekao, aquel en el que todas y cada una de tus faltas producen un buen interés que se acumula y ensancha tu patrimonio de movidas que tendrás que finiquitar en el juicio. Para facilitarte la gestión de tus pecados hasta tienen una especie de cajeros automáticos, en los que en lugar de dinero, te cae una buena si te acercas. Mismamente, un servidor iba por una calle de Cracovia tan feliz y contento cuando la proximidad con un cajero disparo sus sensores y empezó a gritarme: truscolán de mierda, ven pa’ká que te voy a dar una que te vas a cagá. Salí por patas de la zona y a partir de ese momento, cada vez que veía un cartel del Banco Pekao, procuraba mantener las distancias.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.