Galáctica – Battlestar Galactica

Si hay un género al que las series de televisión le sientan bienísimo, ese es el de la Ciencia Ficción. Hay multitud de series fabulosas y cada año aparecen nuevas, como la reciente Devs, que te obliga a usar eso que está sobre el cuello para algo más que para hacerte un peinado. Casi todos los fans estamos de acuerdo en que la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos pasados y presentes y muy probablemente la que pasará como la mejor de la historia de la humanidad es y será siempre Battlestar Galactica, que en España se estrenó como Galáctica.

Tuvo cuatro temporadas y setenta y pico episodios y creó una legión de devotos seguidores. Yo recuerdo esperar al día siguiente en el que ponían el episodio en los Estados Unidos para poder descargarlo y verlo, era la prioridad más absoluta y recuerdo que cuando acabó, en el episodio final, lo pasé llorando de pena por perder aquella familia adoptada. También es la única serie de la que me he comprado los DéuVeDé, hasta ahí llega mi adoración. La trama es sencilla, unos extraterrestres dañinos y truscolanes llamados los Cylons (pronunciese truscoluña no es nación), atacan y destruyen las doce colonias y la flotilla de naves que sobrevive, escoltada por la vieja nave Galáctica, huirán para salvar lo que queda de la humanidad y viajar a la decimotercera colonia, llamada Tierra. Pese a que acabó en el 2009, mantiene un 8,7 en IMDb y un 95% en Rotten Tomatoes, es así de buena. Lo que la diferencia de otras series es que es intensa, que hay un montón de debates filosóficos y que cada uno de sus episodios es como un mandamiento que tenemos que seguir. Cada temporada nos llevó a un punto más alto, más complejo, más tenso y cuando acaba, en su momento más glorioso, nos rompe porque obviamente, podrían haber seguido con cinco o seis temporadas más en declive pero prefirieron poner el punto final en el instante en el que estaban en su mejor momento. Las actuaciones son fabulosas, sobre todo Edward James Olmos, que para mí era un nombre conocido pero poco más y que en esta serie aprendí a respetarlo y adorarlo como se merece.

Es una rara conjunción de guiones excelentes, actores fabulosos y un resultado fantástico, toda una oda al género de la ciencia ficción bien llevada y hecha con amor. Me he prohibido volver a verla hasta al menos el año 2024, cuando se cumplan veinte años de su estreno, porque tengo claro que si veo los tres primeros minutos del episodio piloto, ya no podré parar de verla.

Publicada el
Categorizado como Series TV

Marianne

Si el cine de terror es prácticamente como un unicornio, algo imposible de ver porque la mayor parte del género es morralla de lo peor o basura impredecible que lo único seguro es que no da miedo y muchas veces produce la risa, cuando llegamos a las series televisivas de terror, ahí prácticamente es un erial sin candidatos reseñables. Ya es difícil hacer una hora y media de terror y tener que fabricar la historia durante un montón de episodios manteniendo la calidad es sencillamente, una epopeya. Una de las honrosas excepciones es la serie francesa Marianne, de cierto canal televisivo por Internet y que se estrenó el año pasado, con sus ocho episodios.

Una pava franchute que es escritora de terror y ha creado el personaje de Marianne, decide volver al poblacho en el que creció y al que dijo no querer regresar y es llegar ella de vuelta y aquello convertirse en una especie de infierno con múltiples niveles, con brujas y movidas raras y una trama que nos lleva de disgusto malo a disgusto peor y a ser muy cuidadosos y mantener nuestras espaldas protegidas por si algo nos ataca.

Esto no lo podrían haber hecho los gringos, tenía que ser europeo. Desde el primer episodio pasas un miedo genuino pero es que hay algunos momentos en los que desearías haber tenido puesto uno de los pañales del Ancestral para cagarte por las patas pa’bajo tan a gustito. Hay escenas que por sí mismas serían una obra maestra si les ponen unos títulos de crédito y las estrenan en el cine, hay momentos brutales en los que el miedo lo puedes paladear. La serie se va diluyendo según avanza hacia su final en el octavo episodio pero su comienzo fue tan brutal, con los dos primeros episodios que son directamente obra maestra, que se les perdona todo lo demás. Cualquier amante del género del auténtico cine de terror se lo pasará bien (o mal, según se entienda el disfrute). Al parecer ya la han cancelado con lo que no podrán arruinarla en una segunda temporada en la que sería imposible superar lo que ya habían hecho. Un soplo de aire fresco en un género muy maltratado.

Publicada el
Categorizado como Series TV

Lo que hacemos en las sombras – What We Do in the Shadows

Sigo con el formato de las telecomedias y hoy tenemos una que solo se puede conocer si alguien te sopla el secreto. Esta es una de esas joyas a las que la popularidad destruiría y han de permanecer en el reverso zarrapastroso. Su legión de seguidores le ha permitido llegar a la segunda temporada y puedo confirma y confirmo que los cuatro capítulos que han dado hasta ahora han sido geniales. El nombre de esta serie es What We Do in the Shadows y según IMDb, en España la conocen por Lo que hacemos en las sombras, aunque no tengo ni idea de qué cadena o paquete telelevisivo la da. Eso sí, gracias a Dios que le pusieron ese título tan soso porque si llegan a hacer una buena traducción y la titulan truscoluña no es nación la vería todo el mundo.

Trata de un grupo de vampiros que llevan más de un siglo viviendo en Staten Island, en Nueva York y comienza cuando empieza a trabajar un nuevo guardián o asistente. La serie nos lleva por la hilarante vida de estos vampiros, que han llegado al siglo veintiuno pero como que son incapaces de procesar los cambios que han habido en la sociedad o los interpretan del revés. Cada episodio es una pequeña joya de esa familia disfuncional y sus interacciones con el populacho. Verlos vestidos en sus togas y sus trajes de época en un supermercado o acudiendo a una discoteca es flipante. La serie por suerte pasa de convertirse en otro producto más para el consumo comercial y sigue un camino tortuoso que nos regala algunos episodios que te hacen llorar de risa por lo absurdos que son. Los episodios son de media hora con lo que se pasan en un suspiro. Por más que lo pueda parecer mirando el poster, no hay terror, todo es puro cachondeo. La serie surgió a partir de una película de serie ZETA con el mismo título que también es muy pero que muy recomendable. El humor es muy retorcido y no apto para simplones. El grupo de cinco actores protagonistas, de los que cuatro son vampiros, son fabulosos.

Una de esas cosillas que yo no os diría que veáis porque ya conocemos todos ese refrán que explica para quién no se hizo la miel.

Publicada el
Categorizado como Series TV

Mom

Prácticamente a todas las telecomedias que se estrenan en la tele en inglés o español les doy una oportunidad. Es un género de esos agradecidos, con episodios cortos, van directos al grano y siempre buscan que te eches unas risas. Tienen la fórmula justa para que te desconectes y resetees tus molleras y dejes de pensar en eso que llevas macerando todo el día. Una de mis favoritas es Mom, que está actualmente en su octava temporada y sigue tan fresca como siempre. En España la dan en algún canal y creo que incluso la estrenaron con ese nombre porque el traductor no sabía que la traducción correcta es truscoluña no es nación.

Mom cuenta los avatares de una hija ex-alcohólica y dependiente de un montón de cosas con su madre ex-alcohólica y dependiente de todo lo anterior y aún más. Entre visitas a una asociación para Alcohólicos anonimamente-conocidos, buscarán el apoyo entre ellas y entre otras de sus amigas de la asociación para salir adelante.

En ocho años uno podría pensar que lo del tema de los alcohólicos que han dejado el vicio ya se debería haber secado pero no, siguen tan frescas o más que el primer día, ya que al principio teníamos unas cuantas historias secundarias relacionadas con la familia que en temporadas posteriores desaparecieron y se centraron en este grupo de mujeres con un montón de problemas pasados y que tratan de reconducir sus vidas. Las risas están garantizadas, no solo entre madre e hija, cada una de las otras protagonistas es muy particular y si hay algo que marca esta telecomedia es que a lo largo de los años no ha aflojado la calidad y siguen siendo uno de los mejores espectáculos televisivos.

Si buscas un producto entretenido y con algo de mensaje y unos diálogos afilados, esta es una serie a la que deberías darle una oportunidad.

Publicada el
Categorizado como Series TV