Crescendo

Otra de las películas que vi en el fin de semana del cierre del Monopol y creo que esta es una de las poquísimas o quizás la única película de este año que he visto en versión doblada al español en lugar de la original, que no la estaban poniendo y la película me interesaba. Al ser una peli alemana, igual el lenguaje original ni siquiera era el que yo me pensaba. La película se titula Crescendo y dudo que siga en cartelera ya que ha pasado más de un mes desde que la vi en Gran Canaria.

Un puñado de julays se odian tanto que hasta no pueden quererse o algo así.

A un famosísimo y queridísimo director de orquesta, un organismo de la Unión Europea le da un puñado de leuros para que cree en tres semanas o así una orquesta con jóvenes músicos palestinos e israelíes y es como meter dos bandas de gallos de pelea en una gallería, allí van todos unos a por otros y parece imposible que se pongan de acuerdo en nada, aunque al final la música parece que sí que amansa las fieras, al menos a las de Oriente Medio.

Las pelis estas de orquestas y coros siempre molan mazo porque empiezan a la gresca y acaban de buen rollito, aunque en esta juntaron Guatemala con Guatepeor y aquello parecían los previos de la decimonovena Guerra Mundial. Se puede sentir el odio que se tienen unos a otros en base a como los han educado y cuando se conocen y pasan los días, muchos empiezan a ver que quizás están equivocados y que hay otras posibilidades. Los jóvenes están en una burbuja, en Austria, aislados del mundo y allí los vemos interaccionar unos con otros y simplemente, ser jóvenes que se están conociendo. Añadieron una movida nazi y de represión del director que a mí particularmente me la traía floja, sobre todo porque las mejores escenas son cuando él no está en pantalla y también pusieron una historia de amor super ñoña entre judía y palestino que por supuesto acaba malísimo o quizás peor por la estupidez infinita del palestino, que parece que creció debajo del burka de la madre y cuando ve dos nubes como que se rechifla que no veas. La película tiene un final que particularmente me pareció malísimo y en el que la política de la Unión Europea que montó el proyecto se lava las manos y se pira a otra cosa porque ya no le interesa, una especie de punto y final que definitivamente no cuajó conmigo. Hasta ese momento iba muy bien.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, tú sigue tirando huesos y corriendo a cogerlos y a traértelos a tí mismo que es lo tuyo. No estoy muy seguro que mole a los sub-intelectuales con GafaPasta. Interesante pero flaquea según se desarrolla.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.