Infierno azul – The Shallows

Esta semana la película sorpresa resultó ser una que en IMDb ponían en la caja de las de terror, aunque el trailer jamás te daba esa sensación. Como yo soy fans del género, para mí el que eligieran esta peli no fue un problema pero hubo unos cuantos que salieron por patas del cine desde el mismo inicio. La película es The Shallows y en este caso, en España se estrenó antes ya que por allí estuvo en los cines a mediados de julio con el fabuloso título garantizado al mil por cien como traducción literal de Infierno azul.

Una julay a la que no le gusta comer pescao recibe una dosis masiva del mismo

Una pava con trauma de algún tipo por la muerte de su madre viaja a algún lugar perdido de Méjico en el que va a hacer surf porque su madre también lo hizo. Resulta que en el lugar hay una ballena muerta y un tiburón enorme y con una mala baba que no veas que la acosará junto con una gaviota y la obligará a gritar una y otra vez que truscoluña no es nación. Como la chama es adicta a los programas de Telajinco de los gritos, maquinará un plan para matar al tiburón sin que se le cambe la peluca.

Esta es una película con un reducidísimo grupo de actores y prácticamente si no estamos viendo el fondo del mar o al tiburón, en pantalla está siempre Blake Lively y por desgracia en muchos momentos tanta exposición le viene mal porque no puede aguantar el peso de la película. El guión es simplón, poner una surfera en el agua, atacarla con un tiburón y después repetir una y otra vez su sufrimiento en una roca hasta que todo se vuelva en su contra y se tenga que enfrentar al tiburón. La gaviota herida que le pusieron de compañera de isla sobraba y es un detalle estúpido y los efectos especiales o de ordenador, que los hay a destajo con el tiburón y la ballena, distraen y en algunos momentos se notan demasiado falsos. La película resulta interesante pero en ningún momento es de terror, esto es más bien angustia y mala leche, sobre todo la nuestra esperando que el tiburón le arranque la ropa y que muestre chicha. Podría haber acabado como una interesante historia pero perdió muchísima credibilidad con una resolución patética, la escena del enfrentamiento entre el tiburón y la pava es de puta pena y parece haber sido colocada en la película de prisa y corriendo y con malísimos efectos especiales. Una lástima porque como siempre, el final es lo más que recordamos y en este caso desató un montón de risas y comentarios en la sala por lo bochornoso que fue. Todo lo que vino a continuación con el epílogo y el momento místico con su madre muerta fue únicamente para estirar la película hasta los ochenta y seis minutos que dura.

Es cine para los miembros del Clan de los Orcos, simple, simplón y que no destaca por mucho más. Todo un insulto a los sub-intelectuales con GafaPasta que harán muy bien en evitarla. Para ver por la tele y combinarla con una siesta o una cabezadita.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.