Licorice Pizza

Reconozco que estuve a punto de elegir otra película y esperar en Ámsterdam una hora con tal de evitar la peli que voy a comentar y que si no lo hice fue porque en los dos podcasts de cine que escucho, hablaban muy bien de ella, aunque en mi caso, yo lo que recordaba es que este es el director de la aburrida El hilo invisible – Phantom Thread, de la mierda de Puro vicio – Inherent Vice y que su última película buena para mi fue en el 2013 con The master y la otra buena que tiene es There Will Be Blood – Pozos de ambición. Y así es como llegamos a su nueva película Licorice Pizza y que se ha estrenado en España este fin de semana con el mismo título porque no se atrevieron con la traducción de truscoluña no es nación.

Una julay conoce a un julay y se pasan el día calentándose mutuamente, sin chimpún.

Un adolescente actor medio famosillo conoce a una pava mayor que él e inmediatamente se encoña de ella. En los meses siguientes, orbitarán uno alrededor del otro, irán creciendo y el amor asomará y se esconderá entre extrañas nubes que parecen ensañarse con estos dos, mientras él usa su fama en absurdos negocios y ella lo sigue siempre más o menos a ciegas.

Desconozco la razón del título porque no recuerdo una sola pizza en la película pero aparte de esto, fue un divertidísimo viaje al año 1973, que otros seguro que recuerdan perfectamente y a una historia de chico que conoce a chica y las vueltas que dan uno alrededor de la otra y viceversa hasta que por fin asumen que lo suyo es amor y entre medias, tenemos una serie de personajes secundarios estrambóticos y un puñado de negocios que tienen pinta de ser fracasos absolutos pero como el que los monta es un famoso, como que funcionan. Desconocía totalmente a la pareja protagonista, que lo hacen de fábula y al parecer, el padre y las hermanas de ella son también su padre y hermanas en la vida real, pero lo mejor son algunos secundarios en pequeños papeles, como Sean Penn en una escena épica y legendaria o Bradley Cooper en otra absolutamente descojonante. Aunque ni yo me lo creo, al final la historia me cautivó y me lo pasé muy bien viéndola en el cine.

Definitivamente, esto está totalmente prohibido para los miembros del Clan de los Orcos aunque fascinará y gustará a los sub-intelectuales con GafaPasta. Una sorpresa.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

5 comentarios

  1. Me la apunto para este año y de rebote voy a tratar de ver The master que no la he visto y no se si está en mi plataforma preferida. Así que uno de los podcast que escuchas es Filmspotting, de esto también me he dado cuenta de rebote. Por otro lado ayer tuve sesión de cine y ví Matrix Revolutions y solo puedo decir … money, money, money …

  2. No, Filmspotting lo dejé de escuchar hace más de dos años porque me cansé de esos tíos hablando y hablando y hablando del cine iraní e ignorando lo que hay en cartelera. Se pasan la vida haciendo ciclos de pelis para ver en tu casa y quejándose del cine actual y no me interesa tanto despecho y amargura.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.