Lío en Broadway – She’s Funny That Way

No sucede con frecuencia que vayas al cine esperando ver un producto y te topes con algo totalmente distinto pero eso más o menos fue lo que me sucedió con la película que quiero comentar hoy. Me sonaba un montón el nombre del director, Peter Bogdanovich, aunque me sonaba como algo de un pasado muy lejano, de la época en la que vivía en España y compraba la revista Fotogramas todos los meses. Aunque no lo asocio con ninguna película, creo que era uno de esos directores que interesaban a los críticos. Como básicamente lo veo todo y jamás despreciaría una película que pertenece al género de la comedia, bueno, voy a matizar, despreciaría una que estuviera dirigida por Peter Jackson y basada en una historia del puto mierda de Tolkien, pero como ese perdedor jamás hizo comedias, no es algo que pueda llegar a suceder. Regresando al tema, así fue como llegué a She’s Funny That Way y en España creo que se estrenó la semana pasada como Lío en Broadway .

Un montón de julays chingan y vitorinean a destajo

Los miembros del elenco de una producción de Broadway, incluyendo al director, se entremezclan en una serie de afortunadamente desafortunadas relaciones entre una puta que se convierte en la actriz principal y que fornicó con el director, la mujer del mismo que en venganza se quiere liar con el actor principal, este último, que chinga putas y cualquier otra cosa con hachazo, el guionista que se enamora de la putilla y un viejo obsesionado con la misma, un detective que resulta ser el padre del guionista y una psicóloga o algo parecido que se desbarata toda cuando descubre que su novio guionista se ha encoñado de otra.

Creo que en los primeros dieciséis segundos pensé que se habían equivocado a la hora de poner el director porque esto es como una de las más alocadas películas de Woody Allen. Tiene el mismo estilo ligero y cruel en el que las palabras son cuchillos que van perfectamente dirigidas hacia sus víctimas. Toda la historia es una serie de desaciertos que suceden en el lugar inadecuado en el momento inoportuno y con los que te ríes una y otra vez. Me lo pasé bomba. Funciona porque el absurdo guión es muy dinámico y no te deja tiempo a respirar y también porque el director crea esta falta obra de teatro que hace que todos los actores se pasen el tiempo sobreactuando y ensalzando sus defectos. De entre todos ellos, yo diría que Jennifer Aniston borda su papel y nos vuelve a recordar que es una excelente actriz. Me partí la polla de risa con sus desvaríos. Imogen Poots es deliciosa y se mueve con una gracia infinita entre tanto tiburón. Owen Wilson, con el que útlimamente parece que tengo una relación de odio porque elije papeles mierdosos, vuelve a brillar como el director al que le gusta acostarse con putas y hacerles unos regalos espectaculares para que dejen esa vida y enderecen el rumbo. La película funciona y la trama de una historia de actores de teatro con sus neuras y movidas acaba enganchando al público y todos nos lo pasamos genial.

Por motivos claros, esto no es algo para los miembros del Clan de los Orcos. Sí que debería estar en el radar de cualquier sub-intelectual con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. Anda, que sorpresa tan agradable.
    Por casualidad he descubierto unas serie que me fascina, me estoy pegando banquetes de hasta diez episodios cuando no hay una peli decente y como supongo que la has visto queria preguntarte, en caso de que la hayas visto, primero si te gustó, y segundo cual te gustó mas, la original británica o la actual americana, perdón, no he dicho todavia el nombre: SHAMELESS
    así, con mayúsculas, a mi me encanta.
    Como estamos casi solos por aquí, pasamos un ratico charloteando… 🙂
    Salud

  2. Esta sí que la veo. Ese director tiene una de las comedias clásicas más desternillantes y cachondas de la historia, Qué me pasa Doctor, con la que te meas de principio a fin.

Los comentarios están cerrados.