Categorías
Mi casa Reality sucks

Llegó la nueva

El viernes en Le llegó la hora veíamos mi vieja nevera/congelador Whirlpool que tras casi quince años, se murió. Creo que en realidad fue una muerte lenta que me pasó totalmente inadvertida, seguramente la podría haber detectado desde prácticamente un año antes. El sábado por la tarde venían a llevársela e instalar la nueva, así que durante el día, saqué bastantes cosas de la nevera y preparé una mega-bolsa de esas que no son de plástico para echar todo lo que estaba en el congelador cuando llegaran. No me dijeron nada de apagarla, así que la seguí usando. Como me dieron dos horas de margen para la visita, supuse que vendrían al final pero no, aparecieron en la primera media hora y en sesenta segundos yo había sacado lo que faltaba de la vieja nevera. Después la extrajeron y se la llevaron y yo aproveché para limpiar el interior del mueble en donde se hospeda. Al cabo de un par de minutos entraron con la nueva, una Zanussi con etiqueta de energía A++ que me permitirá ahorrar un veinte por ciento de energía comparada con la vieja. Al ser una nevera empotrada, por fuera, cuando la entran, es sosa y vulgar, ya que la belleza la adquiere con sus paneles.

Mi vecino decía que eso lo podíamos montar nosotros con la punta de la polla, que a mí me daba la impresión que no era cierto pero después de ver todo lo que hicieron en unos veinte minutos, yo ni de coña puedo montar la nevera, si es panelada, hay demasiados tornillos, demasiadas cosas que hay que fijar, ajustar y demás. Cuando se fueron me dijeron que tardaría unas tres horas en coger el frío y para evitar el esta abriendo la puerta cada dos minutos, opté por irme al cine.

En la foto la vemos según se fueron, recién montada. Puedo confirmar y confirmo que hay más capacidad en el congelador y en la nevera. Aprovechando una de esas cosillas que le añaden al WordPress, que es la magia que hace funcionar el mejor blog sin premios en castellano, vamos a ver una comparación muy poco original:

A la izquierda está la vieja, con muchísima menos mermelada en su interior. A la derecha está la nueva, con una cantidad ingente de mermelada de uvas, ya que los tres kilos que hice la semana pasada no los metí en la nevera porque no veía el punto a almacenarlos allí si no enfriaba.

El domingo, al levantarme y preparar el desayuno, después de ir a correr, flipé con la temperatura de la leche. ¡Estaba fría! Eso es lo que me ha hecho pensar que igual llevaba fallando prácticamente un año, poquito a poquito, porque ya me había acostumbrado a tener la leche un pelín caliente para lo que debería ser normal.

Con esta sustitución y la del año pasado del lavavajillas, espero tener ambos electrodomésticos por otros quince años.

Por sulaco

Maximus Julayus

6 respuestas a «Llegó la nueva»

Bueno. ten en cuenta que con el robo de la “obsolescencia programada”, hoy dia duran mucho menos, aunque he oído que la UE la quería prohibir, pero no se nada mas, si ya está vigente o no.
Las dos neveras se ven del carajo.
Por curiosidad ¿Qué le pasaba a la vieja? a ver si era que le faltaba gas… 😉 aunque si te funcionaba el congelador, bueno, suelen tener dos compresores independientes, en fin, es que soy muy curioso para estas cosas.
Salud

que yo sepa solo tienen un compresor, tanto la vieja como la nueva y definitivamente, le faltaba gas.

Si se rompió, seguramente fui yo que le dañe algún tubo cuando descongelaba el congelador, que le daba con un cuchillo entre los huecos para quitar las piedritas de hielo. También, quince años es más que suficiente.

Obsolescencia programada tuvo mi lavadora samsung que duró tres meses más que la garantía. Después de eso, me compré una zanussi y ahí está con doce años. No tiene nada digital, no tiene pantallitas ni ninguna mariconada. Cuanto más sencillas las cosas estas, más duran. Lo mismo con la nevera, no tiene ningún tipo de equipamiento digital y me la suda bastante. La quiero para enfriar, no para leerme el horóscopo.

La verdad es que mi lavadora es de un país del este que no recuerdo y ya tiene mas de 20 años, solo tiene 4 programas, yo solo uso uno, y por no tener, no tiene ni filtro, y ahí está, tan campante, me dijo un amigo en su dia que el tenia una, que la comprara porque en los Paises del este no tenían la obsolescencia programada, y por lo que sea, no lo se, pero ahí sigue la tia sin una sola reparación, déjame tocar madera… 🙂
Salud

Como la mía italiana. Si se estropea algo, será alguna de las gomas que se pudrirá de puro vieja. Además me costó cuatro perras, que las otras fastuosas con mucho LED valen una pasta y hacen lo mismo. YO uso 2 programas, 60 grados y 40 grados. El primero consume menos energía que el segundo, uno de los misterios de la vida, eso sí, tarda dos horas y media en hacer el lavado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.