Magic Mike XXL

Hace justo ahora tres años, Steven Soderbergh llevaba a los cines una película con un puñado de julays que se despelotan para las hembras y que me pareció un moderado ejercicio, ni aburrida ni excelente. La película funcionó muy bien en taquilla y conozco a varias que se dejaron las uñas de las dos manos a base de zambombearse en el cine mientras los chamos bailaban sin enseñar nada. Como todo lo que da dinero produce secuelas, a alguien se le ocurrió que había mucho más que contar y así ha llegado a la cartelera Magic Mike XXL, que en España se estrena la semana que viene con el mismo nombre.

Unos julays hacen una puta mierda sin chimpún

Tres años más tarde, Magic Mike es una reinona amargada que vuelve con su grupo de amigos maricos a la carretera para ganar un concurso y quitarle la corona a Priscila la Reina del Desierto. O algo parecido, ya que no queda claro que haya un guión.

Esto es un desastre que ya cantaba el trailer, que por no mostrar, no contaba ninguna historia. El guión no debe tener más de media página y con dobles espacios entre líneas. Sin historia, sin director competente, sin actores carismáticos solo quedó lo peor de lo peor de la primera y de ahí han intentado hacer una especie de sucesión de vídeos chabacanos y simplones en los que algún tío hace como que se quita la ropa pero siempre se quedan vestidos. Del frotamiento de dedos con potorros en los cines en la primera parte hemos pasado a la decepción de las hembras que entraban a la sala con sus pepinos preparadas para hacerse una buena ensalada bajera y han acabado de secano. Los chamos se ven viejos y aterrorizaban al público cuando amagaban con quitarse la ropa con esas lorzas que les colgaban por todos lados. Pusieron a unos cuantos negros o personas de color para los más sensibles, supongo que para atraer otro público, pero no aportan nada. Esta vez la que los introduce es una tipa que no tiene aplomo alguno y que aburre.

Esto es lo que básicamente se define como una puta mierda del copón. Un fracaso en cartelera, en vídeo, en tele y en cualquier otro lado. Con un guión de llorar, unos actores que no están como para enseñar michelines y que tienen unos diálogos de pena, aparte de que uno sale del cine que a estos lo que les gusta es la longaniza y que se vuelven locas por una buena salchicha. No hay un solo momento en la película que merezca la pena ser recordado.

Imagino que no quedará butaca sin romper si los miembros del Clan de los Orcos van a ver esta mierda. Esto también puede dañar de manera permanente el cerebro de los sub-intelectuales de GafaPasta.

01/10
Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.