Testament of Youth

Lo normal, cuando tenemos un drama bélico, es centrarnos en el lado de la ecuación que mantiene toda la acción. Vamos con los valientes soldados, los vemos forjar amistades eternas que duran hasta que el otro muere y sufrimos los vapuleos, las injusticias, las inclemencias meteorológicas con ellos. Por eso, una película que se centra en el lado de una joven que se queda en el Reino Unido mientras todo sucede en otro lugar, es algo raro. La película se titula Testament of Youth y siendo británica y no viniendo de un gran estudio, no tiene fecha de estreno en España y es muy probable que no la llegue a tener. El título, de haber uno, habría sido truscoluña no es nación.

Una julay madura y ovula durante la Primera Guerra Mundial mientras le entran calenturas y los machos se van mucho más allá de las cañadas

Una pava que de siempre quiso ser intelectual, ha de luchar para poder acudir a la universidad porque tiene hachazo y no colita. Cuando lo consigue, estalla la Primera Guerra Mundial y los machos a su alrededor se marchan a la misma, ya que es lo heroico y glorioso. La pobre se traumatizará toda y acabará metiéndose a enfermera y yendo a trabajar al frente en Francia en donde un ramalazo de iluminación la hará comprender que todos los machos de todos los bandos son iguales y la guerra es algo estúpido.

En lugar de ver guerra, que la vemos, la historia se centra en los efectos de la guerra, en como altera y destruye nuestro mundo. Con el amor como eje que hace girar las cosas, tenemos un precioso drama bélico, con algunas escenas de acción, con mucha moral victoriana y con muchas decisiones que son tomadas porque es lo que los demás esperan de uno. La película acaba convirtiéndose en un bonito canto al pacifismo. Alicia Vikander está fabulosa y en gran parte, la cosa funciona bien por el fantástico trabajo que hace. De entre los chamos, me quedo con Taron Egerton que interpreta a su hermano y que simplemente va a la guerra porque sus amigos lo hacen y no se quiere quedar atrás. La historia es lenta pero toca muchas fibras sensibles y muestra justo las situaciones y los momentos que olvidan las habituales películas de guerra, que se centran en las batallas y se olvidan de todo lo demás. En resumen, que es una muy buena película que solo por no venir de los Estados Unidos y no tener miles de millones en efectos especiales, será ninguneada.

No es el tipo de cine propio del os miembros del Clan de los Orcos porque implica comprender los sentimientos ajenos. Sí que debería estar en el rádar de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.