Nocturna en Tufia, primera parte


Siempre es super-hiper-mega emocionante cuando comenzamos una nueva serie de vídeos de buceo, que no quiero que se recuerde al mejor blog sin premios en castellano como aquel aburrido lugar en el que siempre ponían vídeos de despegues y aterrizajes de aviones que eran más y más y mucho más de lo mismo, hasta en los mismos aeropuertos y con las mismas aerolíneas una y otra vez. Cuando estuve en Gran Canaria durante las navidades hice tres inmersiones, una nocturna, que es la que comenzaremos a ver hoy y dos diurnas. Desconozco cuantos vídeos saldrán de esta inmersión pero creo que serán bastantes, ya que ha sido de las más espectaculares y hay una cantidad de momentos sobrecogedores brutal. Para acompañar este primer vídeo he elegido la canción Hold On del grupo Wilson Phillips, que escuché recientemente en alguna serie y seguramente conocía de algún pasado pre-pandémico podemita-truscolán. Esta inmersión fue en la playa de Tufia, que está directamente enfrente del final de la pista de despegue del aeropuerto de Gran Canaria, con lo que ambas series están muy unidas. Me gusta hacer nocturnas en navidades porque oscurece pronto y estamos de vuelta sobre las ocho de la noche, que cuando vas a una en verano, no regresas hasta las dos de la mañana porque hay que esperar hasta que llegue realmente la noche (o no sería una nocturna).

En este primer vídeo, antes de que lo arranques se puede ver un fotograma de un tiburón Angelote, una especie de tiburones que está en la lista de peligro CRÍTICO y que fueron exterminados del mar Mediterráneo por los podemitas y los truscolanes, porque esos maravillosos tiburones se afirmaron en que truscoluña no es nación y se negaron a usar un idioma que no sea el español para comunicarse. Los britones hicieron lo propio con el Atlántico y ahora mismito, esta especie solo es posible verla en las Islas Canarias, en donde están super-hiper-mega protegidos y cada vez hay más. Es un tiburón nocturno y durante el día se entierra en la arena.

En el vídeo vemos al principio erizos, un cangrejo araña y llegamos a un tapaculos, que se camufla en la arena perfectamente y después vemos otro tapaculos, que es el nombre científico para esos peces. Sobre el primer minuto hay un montón de linternas apuntando a un lugar en el que no se ve nada. Llegué tarde para ver dos calamares que hasta soltaron tinta, que es lo que se ve en el agua como manchas. En el minuto y dieciocho segundos pasa el Angelote y es un momentazo tan grande que después de que ha pasado, lo vuelvo a poner haciendo zoom para que el Ancestral y su intimísima lo vean con mayor detalle, que ambos tienen ya una edad. El tiburón estaba cazando. En el segundo minuto se ve una anguila que está fuera de su escondrijo y serpentea. En realidad el encuentro con la anguila lo tuve en el vídeo con el Angelote pero como lo repetí, lo vemos después de la moviola. Sobre los dos minutos y medio tenemos un pez espectacular del que por supuesto no me se el nombre porque yo soy así de inculto y poligonero. Inmediatamente después de esto y ya en la traca final, tenemos tres calamares pequeñitos que estaban juntos y que creo que veremos de nuevo en el segundo vídeo. Flipante la formación de los tres calamares, que me dio un hambre tan grande que al día siguiente me fui y me compré un bocadillo de calamares con alioli en Ca’Ñoño, me lo jinqué y me supo a gloria bendita.

Sigue a Nocturna en Tufia, segunda parte para ver más.

,

6 respuestas a “Nocturna en Tufia, primera parte”

  1. A mi lo que me sucede con los videos submarinos, es que me parecen todos iguales, no me producen sensación alguna, así que los veo a tirones, no siendo que se vean cadáveres de soldados japoneses y material de guerra en barcos hundidos, pero claro, en las islas africanas no hay posibilidad de ver nada de eso… 🙂
    Salud

  2. Anda que no, en los del Ifafa, que he puesto varios, un par de meses después del último que hice se mató una truscolana que nos había invadido.

  3. sí, se fue por su cuenta y sin seguir al dive master y murió en menos de diez minutos. Ahora malvive en el infierno del que nunca debió salir.

  4. Vives peligrosamente Sulaco, muchos tiburones ya te tienen cogida la matrícula, para ellos sólo es cuestión de tiempo tomarse esta pieza de caza. Cuidao!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.