Categorías
Día a día Reality sucks

Camisetas internacionales

La semana pasada me sucedió algo curioso. Creo que ya he comentado por aquí que tengo una colección monstruosamente grande de camisetas, con más de cincuenta. Es uno de mis OCD. Desde que me independicé siempre he sentido la necesidad de tener decenas de camisetas, sobre todo por lo gandul que soy para hacer la colada y el hecho de que no me gusta ponerme ropa sucia.

Bueno, por azares de mi sistema de ordenado de ropa, el pasado lunes le tocó el turno a una camiseta de Ámsterdam. Yo ni me había dado cuenta, pero parece que la gente se fija mucho en estas cosas y en el trabajo empezaron a picarme porque llevaba una camiseta ?de turista?? y para más INRI, de la más infame de las ciudades holandesas, aquella que muchos han repudiado por considerarla un lugar para extranjeros y en el que la carne nacional no tiene cabida. Me estuvieron tocando las arriolas todo el día, así que decidí intervenir divinamente en mi sistema de ordenado de ropa y el martes me presenté con una de Washington DC. Para que fue aquello. Si el día anterior se me reprobaba mi vena turística, el martes se ensañaban por mi afinidad al imperio. Lo dejé ir y el miércoles aparecí con una camiseta de Irlanda. A estas alturas ya parece ser que la noticia de la semana es que tengo un montón de las susodichas y que me las pongo solo una vez antes de ponerlas en la cola de lavado. Aparece mi jefe con la más tonta de sus sonrisas para decirme que yo debo lavar un montón, visto que me cambio de camiseta cada día. Realmente me dejó preocupado. Ahora estoy un poco aprensivo en la oficina y me da miedo estar al lado de esta gente tan limpia. No dejo de pensar en la de días que debe haber pasado desde que se pusieron la camiseta … y me pregunto si los criterios son los mismos con calcetines y ropa interior.

El jueves, con una audiencia en aumento, opté por Nueva Orleáns, con una camiseta super chachi que me compré allí del mismo color de las latas de cerveza Heineken y que parodia el logo de dicha cerveza. Es una pena que sólo me compré una, porque me encanta. En inglés dice: New Orleáns – A drinking town with a party problem.

Acabé la semana laboral con una camiseta del camino de Santiago. En un fondo azul tiene una flecha enorme en color amarillo que apunta hacia la izquierda y debajo de la misma se lee ?camino de Santiago??. Como la llevaba con una rebequilla, creaba diversos motivos. El primero que la vio se partió el culo de risa y me dijo que parecía que estaba haciendo la señal del pajarito (enseñando el dedo Corazón). Otro me dijo que parecía un tremendo pollón con dos pedazo de huevos como gruños. Terminé por quitarme la rebeca porque las sombras que producía sobre la flecha inducían a este tipo de comentarios.

Esta semana he decidido volver al sistema aleatorio y que les den a todos.

Categorías
Día a día Folclore Nórdico

Llegó la nieve

Llegó la nieve

Le ha costado un poco, pero al fin tenemos nieve. No va a durar más de dos días, pero bueno. Espero poder hacer mejores fotos mañana, si Dios lo quiere.

Hay más información sobre Holanda en la anotación Guía para el turismo en Amsterdam y Holanda y también puedes ver el Álbum de fotos de Hilversum

Categorías
Votaciones

¿Cómo puede ser que Piolín con ese enorme cabezón que Dios le ha dado mantenga el equilibrio?

Y como es habitual los lunes, llega la nueva pregunta de la semana. Sobre la pregunta anterior, ¿Por qué Walt Disney creó los personajes que creó? ha quedado claro que la mayoría cree que es un trauma que arrastraba desde su niñez, ya que el pobre lo que quería tener era un lindo perrito y los retorcidos de sus padres, tras hacerlo esperar cinco años, le endiñaron un hamster, animal inútil donde los haya.

Centrándonos en la nueva pregunta, cortesía de Kike, saltamos del mundo Disney a las Looney Tunes y esta semana aclararemos uno de sus grandes enigmas: ¿Cómo puede ser que Piolín con ese enorme cabezón que Dios le ha dado mantenga el equilibrio?

Y antes de acabar, me gustaría que sugirieran nuevas preguntas para futuras encuestas así como posibles respuestas en los comentarios para la que debería ser la encuesta de la semana que viene: ¿ Por qué Pluto que es un perro no habla y es idiota y Mickey que es un ratón habla y es intelectual?

Categorías
Arquitectura Efímera

Teatro del dolor

Teatro del dolor

Miró las llamas comerse la foto. Así acababa todo. Sin embargo, quemando las fotos no obtuvo la satisfacción deseada. Un huracán barrió sus recuerdos y lo lanzó de nuevo a revivir los momentos de felicidad, los momentos que esa foto representaba. Eran otros tiempos. Todos eran felices, eran jóvenes y no se preocupaban, no eran conscientes de que mientras estaban allí, en aquella fiesta, posando para la foto, avanzaba el tiempo, que la vida es sólo una charada.

Vivió de nuevo aquel momento, se encontró de nuevo con sus amigos, bebiendo, en una de esas fiestas de sábado a las que solía acudir y en las que siempre representaba su papel, ahora lo sabía, ese gran papel en el que como siempre estaba muy bien. Que gran actor de tragicomedia que fue siempre. Si entonces hubiera sabido lo que ahora conocía, que mal final de un gran guión podría haber evitado. Todo habría sido distinto. Ella no lo habría dejado, su amor no habría ardido igual que ahora ardía la foto. Lo peor que le puede pasar a uno es vivir el futuro. Sobre todo cuando este no es como lo habíamos soñado. Añoramos el pasado, queremos revivirlo para cambiar cosas y evitar lo inevitable. No nos damos cuenta de que por mucho que cambiemos, seguiremos tomando absurdas decisiones que nos llevarán a donde no queremos ir.

Su corazón roto se negaba a reconocer lo inevitable. Que la función había acabado, que después de que se apaga la ovación final, sólo queda la soledad. Eso es lo único que tenía ahora. Ella se había ido, sus amigos, los mismos que juraron estar siempre con él, también se marcharon y lo dejaron, siguieron con sus vidas, sin mirar atrás. El telón había caído. Ahora sólo sentía su decepción y humillación y pensaba que no podía llegar más bajo. La vida enseña sus lecciones a palos y cuando crees que ya has tocado fondo, te muestra fosas insondables y te lanza a ellas. El mundo es un escenario donde todo empieza y acaba, y no somos más que marionetas que corren por el sin poder controlar sus vidas.

Confiaba en que el fuego que ahora consumía sus recuerdos lo purificara, le abriera las puertas de una nueva obra, con nuevos actores. Nuevas esperanzas e ilusiones. Esta vez haría lo imposible para que todo saliera bien. No se podía permitir más errores. Estaba cansado de llegar al final de la función, de ver como todos abandonaban el teatro dejándolo atrás. Quería marcharse con ellos, ser uno más, formar parte del público. Maldijo su suerte y allí mismo, frente a las llamas, juró que no volvería a cometer errores.

Su gran amor debía seguir ahí fuera, esperando, sin saber que sus vidas estaban destinadas a encontrarse. Tenía que seguir buscando y tenía que hacerlo mejor. Esta no era la primera vez que lo quemaba todo, aunque siempre esperaba que fuese la última. Siempre deseaba hasta las lágrimas el poder dejar este teatro del dolor en el que le había tocado vivir. Ansiaba lo que la vida siempre le había negado: ser una persona normal. Ser un gran actor no le había valido de nada, no le había traído la felicidad, ni el amor, ni todo aquello por lo que lloraba. El dinero, la fama, no sirven si al llegar la noche no hay alguien a quien amar, alguien que te espere y te de la bienvenida al entrar en el hogar.

A lo lejos sonaban unas campanadas que anunciaban algo, algún oscuro presagio, quizás más dolor. Su sonido llegó flotando por el aire y lo despertó de su ensimismamiento. Miró la caja y entre lágrimas cogió otra foto y la echó al fuego.

… que mal final de un mal guión
que absurda decisión
por eso aquí se acaba la función.

Para leer más historias de esta serie, haced clic en este enlace.