Por el castillo de Wawel en Cracovia

Mi interminable gira europea que me lleva cada dos por tres a un sitio distinto volvía a arrancar el pasado fin de semana. El viernes opté por trabajar desde mi casa, no porque tenía que salir pronto sino para tener el portátil allí para el lunes, día en el que regresaba al mediodía y solo trabajaría por la tarde. Salí cerca de las cuatro de la tarde con la mochila de treinta litros y el contenido prácticamente idéntico a escapadas anteriores. Fui en bicicleta a la estación de Utrecht Centraal, desde allí en tren hasta Eindhoven y desde la estación al aeropuerto en la guagua directa, la 400. Después vino la rutina habitual, pasar el control de seguridad, ir al baño a llenar mi botella vacía de agua porque me niego a pagar dos leuros y medio por un líquido con peor calidad que la que sale por el grifo (demostrado con análisis e informes de asociaciones de consumidores a empresas embotelladoras de agua) y después apalancarme en un butacón a navegar gratuitamente por internet hasta que nos llamaran para volar.

Avión de Wizzair en Eindhoven

Avión de Wizzair en Eindhoven, originally uploaded by sulaco_rm.

En este viaje la aerolínea elegida es Wizzair, una que conecta Eindhoven con multitud de lugares del este de Europa. Mi destino era el aeropuerto de Katowice, el cual está a unos setenta kilómetros de Cracovia, la ciudad en la que iba a pasar el fin de semana. El avión llegó puntual y salimos en hora, o casi, ya que cuando se movía a la pista para despegar nos obligaron a esperar quince minutos por un no-se-qué congestión en el espacio aéreo del continente. Al aterrizar, salí del aeropuerto y me acerqué a la zona en la que están los mini-buses para transportar a la tropa a Cracovia. Tenían mi nombre en el mismo, me senté allí y aproveché el WiFi gratuito para informar de la llegada al Rubio, que siempre se preocupa y espera a que todo salga mal para rapiñar mi casa antes de que lleguen los herederos.

Después de casi hora y media de viaje, vinimos llegando a la estación de autobús / tren de Cracovia pasadas las once y media de la noche. Me impresionó la calma y seguridad de las calles en esa zona de la ciudad. En Alemania, los alrededores de las estaciones es donde te topas con toda la fauna que acojona. A unos tres minutos de la estación (y después de casi cinco minutos de andar por la misma ya que es enorme) se encontraba la recepción del hostal al que tenía que ir para recoger las llaves. Esta vez y visto que los precios eran de risa, opté por alquilar un apartamento a unos ciento cincuenta metros de la zona cero de la ciudad, en plena calle casi-mayor. Me dieron la llave, fui andando al lugar, a unos cinco minutos de la recepción y flipé con la keli que alquilé, grande, en un primer piso y básicamente con todo al alcance de un chorro de orina. Ya era la medianoche así que sin prisa pero sin pausa, me acosté ya que al día siguiente si hay algo con una certeza absoluta es que no iba a levantarme a la hora Virtuditas.

El sábado por la mañana, como las muñecas de Famosa desde primerísima hora buscando el portal. Comencé pasando por la oficina de información turística de la ciudad, en donde me dieron un cutre-mapa en el que indicaban los lugares interesantes del centro. También me dijeron que el castillo de Wawel ya estaba abierto así que decidí comenzar por allí. De camino me compré una Obwarzanki Krakowski, una especie de bagel que está de morirse de buena, un vicio que me llevó a la perdición y puedo jurar y perjuro que en los días que estuve allí me encochiné a conciencia y me llevé cuatro para el camino de vuelta y me las jinqué con una adicción horrorosa.

Castillo de Wawel

Castillo de Wawel, originally uploaded by sulaco_rm.

El castillo está al sur del centro histórico, en un punto elevado y junto al río. Son un montón de edificios y tiene una explanada interior inmensa. El castillo está dividido en unas seis zonas y compras la entrada para lo que quieres ver. Antes de la visita, hice el siguiente vídeo:

También está aquí. En el documento anterior, se puede ver la inmensa explanada o patio del castillo, parte de los edificios que lo conforman (como la iglesia) y después de montarme a un camello avanzo hasta el muro desde el que se puede ver el río. Una vez más, contenido único e irrepetible que solo aparece en el mejor blog sin premios en castellano. Elegí visitar los apartamentos reales privados, los cuales se ven con visita guiada. Me dio hasta pena de la guía. En una hora, la chama tiene que darte una cantidad dantesca de información, saberse los nombres de todos los pintores y todos los cuadros. La pobre hizo un buen trabajo, pero si cortan los datos por la mitad y se centran en mejorar la historia, ganaría mucho. Además, no es que tengan arte como el que se puede ver en muchos lugares de España e Italia. Dicho esto, la visita fue muy interesante. Después visité las Salas de Estado, con mucho cuadro y tal y tal. En este caso, era una visita por tu cuenta. La tercera zona en la que anduve fue en los sótanos del castillo para ver la exposición El Wawel perdido con cosas que se han ido encontrando cada vez que excavan. Me comí un pedazo de tarta del copón y después regresé a la zona de la ciudad cercana a mi apartamento. También entré en la catedral, la cual tiene su propia entrada, por supuesto con la guita para la iglesia pero opté por la parte gratuita, que es la nave central.

Andando por la calle Grodzka, el lugar estaba lleno de gente paseando, carretas con turistas, vendedores y de todo por la calle. El lugar es muy bonito, como se puede ver en el vídeo anterior. Las calles están limpias y todo se ve muy cuidado.

Siguiendo la tónica habitual, me falta tiempo así que corto aquí y nos aguantamos hasta mañana para saber como me fue la cosa.

El relato continúa en El resto del callejeo por Cracovia

Por sulaco

Maximus Julayus

5 comentarios

  1. Ay Genín, yo siempre te había hecho paseando por el poblacho al lado del tuyo en el carruaje vestido de Faralaes y con tus amigas la Panto, la Jurao, la Lola y todas las demás …. ahora que lo pienso, hoy en día el único que podrá pasear por allí es el Falete, las demás están fuera de circulación (temporal y permanentemente).

    Darliz, tanto Varsovia como Cracovia merecen una visita.

  2. Que va Sulaco, no llevo la cosa folclórica en los genes, mas bien me la suda por tiempos, aunque respeto a la gente que viven para ello… 🙂
    Salud

Los comentarios están cerrados.