Primera inmersión en Tufia, primera parte

Me he ido dejando llevar pero aquí se acaba la espera y hoy comenzamos el repaso de los vídeos de las dos inmersiones que hice en abril en la playa de Tufia, muy cerca del aeropuerto de Gran Canaria y lugar al que voy siempre para la nocturna de fin de año, aunque también lo hemos visto de día en alguna ocasión en la que el mar cambia y por allí es por donde único se puede bucear. El primer vídeo es corto porque quería usar la canción I Ain’t Worried de OneRepublic, un pedazo de clásico instantáneo que acompaña la escena con más hormonas masculinas de la historia del cine, el partido de dogfight (pelea de perros) rugby en Top Gun: Maverick, escena que curiosamente era la que más preocupaba a los actores, no el subir a un F-18 y que te lleven a un montón de velocidad y que pueda pasar algo y mueras, no, lo que les preocupaba de verdad es que en la escena, con todo el mundo sin camisetas, la gente les viera las lorzas, así que se pegaron semanas entrenándose en gimnasios y pasando hambre para sacar los músculos, rodaron la escena, de allí se fueron a jincarse comida basura por un tubo, y una semana más tarde el director les dice que hay que volver a rodarla al atardecer porque la luz de la otra no fue buena y a más de uno casi le da un infarto y ese mismo día, algunos se pasaron más de ocho horas en el gimnasio perdiendo lo que habían recuperado.

El vídeo comienza con una preciosa fula negra, después vemos otro pescado que no conozco y seguimos hacia un nudibranquio, una de esas babosas de mar. Vemos un pez lagarto camuflado en el suelo de rocas, un gusano de mar y después estuve tratando de pillar un pulpo que se rescondió en las rocas pero no hubo manera. Finalmente llegamos a los restos de una barquilla que está en el fondo del agua del mar, en una zona arenosa y buscamos los caballitos de mar que viven por ahí pero no los vimos. El vídeo es corto, pero con la música, muy intenso y soy el primero que admito que echaba de menos canciones en las que silben, que yo estoy todo el día silbando.

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. Sí, la música es buena. Por cierto, que sorprendentes los colores de los peces de tus aguas, parecen tropicales… muy chulos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.