Top Gun: Maverick


Uno de los eventos de mi vida fue cuando vi por primera vez Top Gun (Ídolos del aire) – Top Gun y de haber nacido gringo, ese día me habría alistado para ser piloto o pilotillo. Es C-I-N-E, puro espectáculo, lanzó a Tom Cruise como la mayor estrella del universo, lanzó a Tony Scott como uno de los mejores directores de pelis de acción y es una película que si no la vistes en un cine, no puedes decir que la has visto porque la magnificencia de la pantalla gigante no tiene parangón. Treinta y seis años más tarde llega a los cines Top Gun: Maverick y se ha estrenado en todos lados al mismo tiempo y con el mismo título. Para que conste, la he visto cuatro veces en cuatro días consecutivos antes de comentarla y tengo entradas para verla en los próximos dos días.

Un julay fastuoso demuestra que la tiene más grande, más gorda y más dura y hasta pilla chimpún.

Más de treinta años después, Maverick es un piloto de test y lo vuelven a mandar a la academia de los Top Gun para que entrene a doce pipiolos para una misión prácticamente imposible y definitivamente suicida. Entre los doce, el hijo de su amigo Goose. Todo lo que viene a continuación es historia del cine porque esto es un clásico instantáneo y ni deberías estar leyendo sino comprando las entradas para ir a verlo y sentándote tan cerca de la pantalla como puedas.

Tenemos la tormenta perfecta y la demostración que una secuela puede ser tan buena o mejor que la original. Aquí se han currado el guion hasta niveles espectaculares para despertar dentro de las entrañas de los que vimos la primera todas las emociones que nos provocó y multiplicarlas por cien. No es solo que esas escenas, que miran hacia atrás son fabulosas, es que algunos, como Goose, que no están por haber muerto en la película, están presentes en todo momento. Tenemos a Tom Cruise que vuelve a demostrar que es el puto rey y que no necesita pantallas en verde y efectos especiales, que él se mete en un caza de verdad y rueda la escena como debe ser y así con todos los actores y actrices, que no sabían donde se metían y que se les ve en las caras. Esto es una película que te provoca un subidón de adrenalina brutal, que te trae recuerdos de la primera, que te hace reir, llorar, flipar, agitarte como la niña del exorcista en pleno trance y sufrir en el asiento porque aunque sabes que tiene que tener un final feliz, nunca estás seguro y aunque la hayas visto varias veces, como yo, sigues sufriendo en cada momento. La escena con Val Kilmer para mi es suficiente para que lo nominen al Oscar a mejor actor de reparto y entre los nuevos, Miles Teller es bueno, pero Glen Powell es fabuloso, Mónica Barbaro está fantástica como la primera hembra Top Gun, que es un mundo de machos y sabían que si ponían a una gringa rubia nos descojonamos porque la idea de una rubia pilotando un caza es imposible de imaginar y sin embargo con esta mujer, flipamos. La música, que bebe de las fuentes del tema legendario de Harold Faltermeyer, sigue siendo fantástica y aquí si que cuenta muchísimo el tamaño de la pantalla y tu ubicación en la sala. Esto hay que verlo en un cine, con la pantalla más grande que puedas conseguir y sentarte tan cerca de la pantalla como puedas para vivirlo, esto no es para la televisión. La he visto en primera fila en una sala con 4DX, dos veces en una sala con una pantalla gigante con Dolby Atmos y otra en una sala para seiscientos espectadores y sentado en la segunda fila. Esto es CINE. Aquí no hay nada de buenismo, nada de gilipolleces de las de ahora, aquí hay un grupo de hombres y una mujer que han de poner sus vidas en un trasto de metal para completar una misión y los errores se pagan con la vida.

Hay una cantidad escandalosa de críticos dándole la máxima puntuación y flipando así que tenemos una rareza que pueden ver y disfrutar juntos los miembros del Clan de los Orcos hasta con las hembras y los sub-intelectuales con GafaPasta. Tiene un montón para todos. Si sales del cine revolcándote en tu indiferencia, que sepas que eres mil por mil autista y que te lo deberías hacer ver y que te pongan la paga.


3 respuestas a “Top Gun: Maverick”

  1. Está claro que hay colores para gustos, y teniendo en cuenta lo que dices, a pesar de ese 10, tomando como guía la primera, que, sinceramente, me pareció una americanada que parecía hecha por el Gobierno para reclutar pipiolos dispuestos a romperse los cuernos en sus maquinas voladoras, la verdad es que yo no muevo un dedo para ver, posiblemente mas de lo mismo.
    Pero que conste que sigo respetando tus gustos, aunque no los comparta.
    Salud

  2. Genín, es la primera película del 2022 y quizás la única que ha conseguido una A+ en el índice de CinemaScore, tiene un 99% a favor por audiencia y un 97% por los críticos y todo el mundo coincide en que no es que sea mejor que la primera, es que lo es por goleada. Aquí no creo que haya propaganda del gobierno, hay muchos momentos en los que los fallos de los protagonistas son la esencia de la escena y nos recuerda que son humanos y que por eso, la cagan.

  3. Seguramente tienes razón, por eso no la descarto, la primera, incluso la vi tres veces, pero aunque me gustó el guion (Y la actriz) en la parte romántica, en la anterior, pesó en mi claramente la «americanada», reconozco que como las «españoladas» las detesto ambas, y me dejó mal gusto de boca.
    Ya sabes que el Tom es un genio del marketing para promocionar sus pelis, y así mismo, con bodorrios incluso si hace falta y viene bien a su carrera o a la inversión hecha en la tia, no hay que hacer mucho caso de las criticas profesionales, suelen pasar por su tamiz, pero tienes razón, las pelis, ambas, han sido un tiro en taquilla, como casi todo lo que hace, no se le pueden restar méritos, profesionalmente es un número uno y muy especial, eso lo tengo muy claro.
    Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.