Ricki – Ricki And The Flash

Ni siquiera es posible la discusión ya que todos sabemos que la actriz en activo más grande del universo es Meryl Streep y que pese a que tiene más de sesenta y cinco años, sigue haciendo al menos dos películas por año que hay que ir a ver. También sabemos que le gustan los musicales y que no tiene ningún problema en cantar y por eso, la primera vez que vi el trailer de Ricki and the Flash flipé en colores y sabía que iría a verla tan pronto como pudiera. En España se estrenó la semana pasada con el título de Ricki.

Una julay pureta regresa a la casa de su ex para ayudar a la pelleja de su hija

Una mujer que canta aunque no vive de ello porque no tuvo fama, vuelve al pedazo de keli del copón de su ex para ayudar a su hija, la cual se acaba de separar y se lo está tomando muy pero que muy mal. Una vez allí, tendrá que enfrentarse a los fantasmas de su pasado, con sus tres hijos, su ex marido y todo el que la conocía y que la juzga porque parece mismamente ciudadana de Vecindario, capital de Mordor.

Yo pondría la historia más en el drama que en la comedia, aunque tiene momentos en los que te ríes. La trama es simple y directa, madre poco convencional intenta ayudar a hija descarriada. El problema es que en muchos momentos la historia se ve demasiado forzada, como si nos obligaran a ver las escenas porque se espera de nosotros que allí nos riamos o que allí se nos escape una lágrima. Esa consciencia que tiene uno de la ambientación es producto de un guión defectuoso. Meryl Streep es maravillosa pero aquí su magia no es suficiente. Ya sabíamos que puede cantar pero en ningún momento la vemos actuar como todos esperamos de ella. A su lado pusieron a Mamie Gummer que es su hija en la vida real y que se parece una jartá a su madre. Entre ellas y un montón de secundarios tratan de levantar el espíritu pero fracasan, en ningún momento lo consiguen. La película se revuelca en mediocridad y de ahí no sale. En la traca final, los números musicales acaban por aburrir, son más de lo mismo. En fin, que lo que podía haber sido un películón acabó en una peli convencional que bordea el telefilme.

No es apta para miembros del Clan de los Orcos ni para sub-intelectuales de GafaPasta. Este es un producto para ver cuando casualmente lo ponen por la tele un domingo por la tarde y combina perfectamente con una siesta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.