Segunda inmersión en el Cabrón, segunda parte


Salta a Segunda inmersión en el Cabrón, primera parte para ver los vídeos de la inmersión desde el principio

Llegamos al tramo de la inmersión más interesante y también el más largo, que para este he tenido que echar mano de la canción What’s Going On de Cyndi Lauper en su versión pachín, que es más longeva. Como todo el mundo sabe que los vídeos de buceo, como los cipotes, cuanto más largos, más placer, pues a buscar el bote de vaselina que este es de los largos.

Comenzamos siguiendo el banco de peces roncadores y de nuevo, acompañados por un pez trompeta Atlantico, que esos no se ven en otros lugares a parte de la franja de aguas tropicales y sub-tropicales del océano Atlántico en su costa este, a la que pertenecen las islas Canarias. Después avanzamos para pasar por un agujero en las rojas espectacular y tal y tal y por el camino vemos un montón de peces más y esto es la previa para la entrada a otra de las cuevas abiertas, solo que esta fue una visita larga y ese segmento dura lo suyo, pero antes de entrar tenemos un grupo de peces barbudos y hasta un cangrejo ermitaño r-escondido. En la cueva entramos sobre el tercer minuto y es muy OBSCURA, sobre todo porque yo llevo una luz que me sirve para no quemar las imágenes pero que no da mucha «luz». El objetivo es mirar si encontramos alguna langosta canaria en la cueva, que la vimos, pero que en el vídeo va a resultar imposible a menos que os fijéis a donde apuntan las antorchas en el minuto 4:26, en el que la langosta sale por patas a esconderse porque se pensó que era una invasión de gentuza y chusma truscolana y podemita. La podéis ver un poco después, sobre el minuto 4:50 y hay varias. Que sepáis que estas no son langostas como esas otras que os jincáis, son más pequeñas y sin tanta carne. Lo que viene después es el regreso al exterior, que aunque la cueva no es muy grande, la obscuridad la hace gigantesca y si eres un poco ñanga seguro que allí dentro te agobias. Nos queda un tercer y último vídeo que será mucho más pequeño que este.

El vídeo final está en Segunda inmersión en el Cabrón, tercera parte


5 respuestas a “Segunda inmersión en el Cabrón, segunda parte”

  1. Esas langostas, me han traido un recuerdo que para muchos será increible, pero que es totalmente cierto. Hace unos 70 años, yo entonces iba para 11, recuerdo que mi madre, que en paz descanse, compraba en el «Mercado libre de Caracas», las langostas que vendían por sacos, así como suena, nunca se me olvidará la impresión de ver como se movían los sacos normales, de yute creo que estaban hechos, eran como los de papas, solo que estaban llenos de langostas vivas…
    Salud

  2. No, hace muchísimos años que no se ve, además, eran superbaratas, pero los venezolanos no las comían, pasaba lo mismo con los conejos, les daba grima, luego aprendieron y se jodió el chollo… 🙂
    Salud

  3. Pues yo también debo ser machista, porque el conejo me da repelús que flipas, y eso que no soy nada exquisita con la comida, pero de verlos despellejaos en la carnicería, se me sacan las ganas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.