Sin tiempo para morir- No Time to Die

Me voy a saltar el orden para comentar esta película de la que todos están hablando aunque me da la impresión que pocos la han visto. En mi caso, la padecí este mediodía después de tres cancelaciones previas, lo cual muestra claramente mi desamor con el 007 ese y hasta se puede ver en las puntuaciones que le he dado a las películas del tiparraco este, que han sido Casino Royale, Quantum of Solace, Skyfall y Spectre y salvo por la tercera, las otras no estuvieron muy finas. La última de Daniel Craig, o eso dicen, es No Time to Die y en España se estrenó la semana pasada como Sin tiempo para morir.

Un julay picoleto ni chinga ni deja chingar

Resulta que el puretón del 007 lleva una purriada de años desaparecido cuando se monta un retonno como una folclórica porque su organización favorita y que dio título a su cuarta peli ha vuelto o algo así y se va pa’ Cuba a tomarse unos mojitos con Ana de Armas, que recién salió del Internado y después anda pajariando por Londres y otros sitios con un montón de movidas, o algo así, que nunca me llegó a quedar claro.

Esto dura ciento sesenta y tres minutos y le sobran tranquilamente setenta y tres. La película no se hace larga, se hace eterna y para cuando llegó la primera hora, hasta me eché una cabezadita en el cine de puro aburrimiento, cuando el pavo creo que hablaba con el alemán de la peli anterior y juraría que me perdí parte de la conversación. Después de eso vino muchísimo más aburrimiento antes de acercarnos a la escena dramática y final predecible y todo lo demás. Lo mejor de la peli está en la introducción con el poblacho italiano y en la escena en Cuba con Ana de Armas, el resto es una ración horrenda de más de lo mismo con un Daniel Craig que sigue teniendo una abismal falta de carisma y sigue siendo incapaz de mover un puto músculo de la jeta y se limita a quitarse la camisa una y otra vez porque debe creer que sus pezones actúan mejor que él. Esto cansa, con tanto drama, tanta frase fastuosa, tanto salvar el mundo por unos británicos a los que no quiere nadie ni en Europa ni en el resto del planeta y además, por destruir al personaje y convertirlo en una mamarracha, que ya no puede mirar a una hembra porque lo condenan las zorras podemitas, que ya no puede reírse de un chino, que ya no puede picarle el ojo a una maricona y demás. El buenismo mata a ese agente. Capítulo aparte merece el malo, que eligieron a Rami Malek y consiguió, sin dudarlo, ser el más peripatético malo de todas las películas de 007, es que no sé si fue allí después de rodar otra peli anterior porque parece una versión extra-hiper-mega amariconada, julandronizada, mamarrachizada y fracasada de Freddie Mercury. Cuando la cámara le toma planos cortos provoca arcadas y cuando dice sus frases trascendentes, te tienes que agarrar a los brazos de la butaca porque te entran ganas de darle de hostias y dejarlo sin dientes. Lo único bueno de la película fue Ana de Armas y duró demasiado poco, yo iría con gusto a ver una o varias películas de esa agente secreta en Cuba.

Con todo el palique que hay en la película y solo tres escenitas de acción, a cualquier miembro del Clan de los Orcos que entre en un cine engañado le puede dar un jamacullo del copón. Esto también provocará urticaria a los sub-intelectuales con GafaPasta. ¡Que te vaya lindo Daniel Craig, deja el cine de una puta vez, que para esto no vales!

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Es la última que hace, mi hijo fue a verla al cine y también se medio-durmió…

  2. una amiga me dijo que el novio se durmió. Es muy larga y con poca acción y encima, ni siquiera lefa a las hembras en la cara y les pega tundas porque no es correcto. PUTOS PODEMITAS han jodido el cine de acción

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.