Reminiscencia – Reminiscence

Casi nunca me pierdo una película de ciencia ficción y de no ser porque los cines estuvieron cerrados un montón de meses y eso me ha dejado unas grandísimas secuelas, no habría visto la película que voy a comentar porque ya con el trailer me daba un mal rollo que no veas por querer aparentar demasiado una coña del estilo de Blade Runner. Al final, me tomé una pastilla para que no me dieran ganas de vomitar y fui a ver Reminiscence, película que se estrenó en España a finales de agosto con el título de Reminiscencia y puedo confirmar y confirmo que desconozco el significado de esa palabra tanto en español como en inglés, pero es que soy así de inculto y no me importa revolcarme en mi ignorancia.

Un julay apajariao se encoña de una pava y se jarta a ver cine en TresDé con gafotas para que se le ponga morcillona.

Tenemos que al parecer ha habido una guerra en gringolandia, pero no sabemos mucho de la susodicha y también y por culpa del cambio climático que es puritita noticia falsa la ciudad de Miami está medio inundada y ahora la gente se mueve mucho con barcas como los dos polis chulos aquellos de corrupción en Miami. Un tipo que una vez leyó un libro casi hasta el final ha inventado una máquina que te permite revivir tus recuerdos con muchísimo detalle y hay mucha gente adicta al tema por aquello de revivir los momentos pasados que fueron mejores. En su trabajo conoce a una hembra que se la pone dura y se encoña de ella y la sigue como un perrito faldero hasta que desaparece y ahora se jarta a ver sus recuerdos de ella para pajearse o así y trata de investigar lo que sucedió, como si dijéramos.

Esto es una especie de amamarrachamiento del cine negro, es como si pillas ese género que ha dado tantos clásicos y lo prostituyes, lo drogas, lo vapuleas y le haces mil putadas más. En muchos momentos aburre hasta llevarte al sopor y en aquellos en los que despierta tu interés, ya se encarga el director de que se acaben pronto. Hugh Jackman está pero que fatal y del resto mejor no hablar. Según avanza, la estupidez del guión es cada vez más obvia. No hay mucho más que decir, salvo que puede funcionar como mano de santo para gente con problemas de insomnio.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y te exponen a esto, dormirás casi dos horas de un tirón. Hasta los más pretenciosos de los sub-intelectuales con GafaPasta bostezarán como perras en celo. Aburrida.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.