Sonic 2: La película – Sonic the Hedgehog 2

Justo antes del inicio del encierro por la pandemia, en febrero del año 2020, fui a ver Sonic: La película – Sonic the Hedgehog, peli que me pareció bien pero tampoco como para lanzar voladores. Tiene mérito que con pandemia, con restricciones, con vacunaciones y con todo lo demás, han conseguido hacer una segunda parte en dos años, vamos, que se lo han currado muy pero que muy bien. El poster de ambas películas es prácticamente el mismo. La peli se titula Sonic the Hedgehog 2, que es básicamente el título original con un número al final y en España se estrenó la semana pasada con el título de Sonic 2: La película, que igual que el inglés, solo tiene el añadido de un número.

Un julay que parece una rata vive con una pareja de capullos y monta un pitote con un friki que tiene un bigote que parece una fregona jediondísima.

Resulta que el Sonic vive ahora en un poblacho pero él lo que quiere es ser un super-héroe de la Marvel y que le lluevan chochas para empetársela hasta los pelos azules de los güevos. La pareja que lo ha adoptado se van a una boda en Hawaii y él se queda solo en la keli, hasta que aparece el malo de la primera peli, que sacaron del planeta en el que lo habían exiliado y volvemos a una ración masiva de más de lo mismo, solo que ahora hay una rata roja y otra como canela y así pueden poner más escenas de animación y menos con personajes en carne y hueso.

No sé a quién se le ocurrió hacer de esto una peli de dos horas pero chico, te podías haber ahorrado media hora que le sobra, que esto es como un gigantesco videojuego en el que los colores son muy brillantes y las imágenes cambian rápidamente pero poco más, le falta una buena historia que contar y el pobre de James Marsden cuando tiene que hablar con el Sonic es que no puede, no puede. Jim Carrey debió esnifar dos rayas de gofio porque va pasadísimo, si en la primera película ya sobreactuaba hasta niveles impensables, aquello era casi estoicismo con lo que hace en esta, en la que además tiene la fregona esa en la cara bajo la nariz que es flipante. Igual los niños flipan con la peli pero si tienes más de una neurona activa, esto resulta algo cansino.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos seguramente te encante porque este tipo de cine se hace pensando en ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, no entrarás a un cine a verla ni jarto de güiski de garrafón. Más bien flojita.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.