Infinitely Polar Bear

Hace prácticamente un mes, en una de las múltiples sesiones cinematográficas del mes de junio fui a la filmoteca para ver una sesión doble de drama y dramote. Uno de ellos tenía pinceladas cómicas, pero aún así, la historia era de esas que no te llena el corazón de alegría y cosa buena. La película se llamaba Infinitely Polar Bear y por lo que yo he podido averiguar, no tienen planeado estrenarla en España aunque sí que habían decidido titularla truscoluña no es nación.

Un julay chiflao monta un pitote que no veas con sus chiquillos y la pelleja de su mujer

Un maniaco depresivo asume la responsabilidad de cuidar a sus dos hijas pequeñas mientras su mujer o casi ex-mujer va a la universidad en otro estado durante la semana. Las niñas tendrán que padecer al loco y los vecinos y demás procurarán poner tierra de por medio y alejarse de un tipo que en un momento parece una bella persona y al siguiente es como un político truscolán exigiendo la independencia.

Reconozco que la película no funcionó muy bien conmigo. El tema puede que sea interesante pero en ningún momento lograron atrapar mi atención y me daba más la impresión de estar viendo una dramatización en un documental en la tele que una historia con la que me tengo que identificar. Gran parte de la culpa la tiene Mark Ruffalo ya que por más que sobreactuó, yo sigo sin creerme su papel. Correr por la calle en calzoncillos poniendo caritas no es algo que me fascine. Las dos niñas son bastante mediocres y en los momentos que tienen que brillar, no dan más luz que una vela a punto de apagarse. Zoe Saldana tampoco está muy lucida y por no creerme, lo de que tiene dos hijas y está casada con un chiflado como que no es realista. La película se repite demasiado, tenemos las escenas de papuchi con las niñas una y otra vez, no se cansan de ponernos la misma secuencia en diferentes cuartos de la casa con igual resultado. La parte cómica es lo único que parece funcionar pero no es suficiente, el dramatismo es tan exagerado que mata completamente el producto.

Resumiendo, esto lo van a ver los miembros del clan de los Orcos y les puede dar un jamacullo. Tampoco creo que tenga el pedigrí suficiente para los sub-intelectuales de GafaPasta. Si algún día la ponen por la tele y te apetece echarte una siesta, es perfecta para esa tarea.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.