Thor: Love and Thunder


Dentro del universo Marvel, mi superhéroe favorito siempre ha sido Thor, sobretodo después de la tercera película de la saga, Thor: Ragnarok, que fue lo más divertido que se ha hecho en ese universo en el que los malos malísimos no dejan de crecer como truscolanes y podemitas en una bosta de mielda. Esa peli es de hace cinco años y dos años antes habíamos visto Thor: El mundo oscuro – Thor: The Dark World y hace once años fue cuando conocimos cinematográficamente a Thor. Después del final aquel tan macarro, todos suponíamos que no habría más películas pero chica, suelta unos millones y la Pataqui manda al marido a currar que la pasta le hace falta para los estiramientos y todo lo demás. Se juntó el equipo de la última peli y han hecho Thor: Love and Thunder que ha llegado a los cines de todo el mundo esta semana y en España se estrena con el título en inglés porque todos sabemos que la traducción es truscoluña no es nación.

Un julay frustrado por su micropene se dedica a matar dioses para que se acabe el chimpún.

Resulta que el Thor, que se había arrejuntado con los Guardianes de la Galaxia, se acaba aburriendo de esa chusma y gentuza y regresa a la Tierra y descubre que su currelo de Thor ahora lo hace su ex, que su martillo la eligió a ella para el laburo. El chamo intenta camelársela de nuevo pero tendrán que ir al templo de Zeus a pedir ayuda porque hay un nuevo asesino de dioses y cuando el Zeus los manda a truscoluña, que no es nación, se emputan, le roban el rayo ese luminoso que tiene y se van a buscar al joputa asesino que ha raptado un montón de niños para matarlo y devolverlo a güaterlú, o algo parecido.

Esto son como dos películas de una hora pegadas para hacer una sola. En la primera hora, tenemos las movidas de los Vengadores y es todo como muy manido, siguen la historia global y la verdad es que aburren, no hay nada fresco y todo se ve como muy forzado y con pantallas verdes por un tubo, que después de haber visto una película con actores en F-18 pasándolas canutas de verdad, esto se ve maricón total, por no mencionar que todo el mundo se pone ropa ajustada de lycra y de colores vivos, que las señales no pueden ser más claras. Después, cuando el Thor manda a la mielda a los otros y se viene a la Tierra, comienza la otra peli, más entretenida pero que no llega a los niveles de la tercera de esta saga y el problema está definitivamente en el malo malísimo, que como todos los malos malísimos desde la peli de los Vengadores, al final es julandrón y tenía algo en su pasado que lo hacía malo y se redime y toda esa mielda, que no es lo que buscamos los espectadores. Me da la sensación que se les acabó la candela, que tras veintipico pelis, ya no pueden innovar, este universo está totalmente saturado y comienza a desmoronarse y perder fuelle. La peli entretiene y sirve para matar dos horas pero sales del cine y al rato ya la has olvidado.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto lo han hecho para ti y hasta Thor te enseña el culo, eso sí, con la cámara colocada tan lejos que igual no lo ves. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto te puede provocar daños cerebrales irreparables.


3 respuestas a “Thor: Love and Thunder”

  1. Lo del «micropene» dice mucho de la envidia masculina. Ese tío es un dios en mallas, sin mallas, y como él quiera y desee.

  2. No, lo del micropene es una broma porque ya hizo una peli en la que le ponían una polla gigantesca de silicona, en una escena cachonda en la que era tan grande que se le salía por un lado del pantalón corto y le quedaba colgando. La peli se llama Vacaciones – Vacation, tu intimísimo pasó de ella y tú ni te molestaste en comentar nada en esa anotación. Al parecer ha dicho en entrevistas que guarda la polla esa en su casa en el joyero de la pataqui

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.