Visitando el pecio del Ain Jemaa

Por aclamación impopular, hoy tenemos la segunda inmersión profunda del día que estuve Regresando al pecio del Ifafa y aunque esta es la primera vez que vamos a ver el pecio Ain Jemaa, para mi era mi segunda inmersión, ya que allá por mis inicios en el buceo, cuando hice mi curso de Advanced Open Water, mi primera inmersión profunda fue en el susodicho, pero creo que todavía no tenía la cámara o no la bajé por miedo a que me reventara, ya que esta es una inmersión en la que llegas a la frontera del buceo deportivo, que está en los cuarenta metros y esa es exactamente la profundidad que marcó mi ordenador de buceo como la máxima que hice. Es una inmersión muy rápida, bajar, pasar por debajo del barco, que está del revés, subir un poco y salir, ya que prácticamente no hay tiempo para más, no porque se te acabe el aire, que seguro que se te acaba, sino porque además, en el buceo deportivo, todas las inmersiones han de ser NDL, tres letras, que además de significar truscoluña no es nación, significan No-Decompression Limit, tenemos que ser capaces de poder salir desde cualquier punto en el que estemos hasta la superficie (subiendo lentamente, nunca más de 10 metros por minuto) sin tener que hacer una parada de descompresión. La música del vídeo es la canción White Shadows de Coldplay. A propósito, si vives en alguno de estos países: Cuba, Corea del Norte, Irán, Siria, la música no te sonará porque es lo que tienen los países podemitas, que no te dejan ni escuchar música. El vídeo es muy didáctico y después de medio minuto, el Dive Master saca de una bolsa que llevaba una botella de plástico que nos enseñó en la superficie y podéis ver el efecto de cinco atmósferas de presión. Es decir, yo que soy grácil y magro, a cuarenta metros de profundidad prácticamente no tengo grosor, así que imagínate la alegría que se darían algunos culocochistas obesos que comentan por aquí a esa profundidad cuando la mitad o más de sus lorzas se han desvanecido (o comprimido, que siguen ahí). También se puede ver la falta prácticamente completa de color (salvo por el azul), solo cuando la antorcha ilumina algo, vuelve el color. Ya dije que el barco está del revés y pasamos por debajo del susodicho y esta vez no me detuve, pero en un vídeo futuro es posible que mire hacia arriba y se vea la bodega de carga. Después subimos a la parte superior del pecio (que era la inferior cuando estaba sobre el agua) y la recorremos a lo largo. Exactamente en el quinto minuto se puede ver como el Dive Master compara su ordenador con el mío y en ese momento estábamos a 29,3m de profundidad y ambos ordenadores nos dan un tiempo de NDL (concepto explicado más arriba) de seis minutos a esa profundidad (para él, el mío marcaba 7 pero seguramente yo pasé menos tiempo en el fondo). Esta es una de las inmersiones más rápidas que he hecho, desde entrar a salir dura menos de media hora y sin embargo, te deja baldao.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. ¡Que excitante!
    Pues a esa presión se te debieron quedar las bolas inservibles, como rodajas de limón, y tu, como la radiografia de un suspiro… 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.