Alien, el octavo pasajero – Alien

Gracias a la magia digital y tal y tal pueden volver a las salas de cine películas ancestrales, de la época en la que Genín hasta iba a los cines de verdad. Por aquí hemos ya tenido muchas de esas maravillas que yo jamás pensé que vería en un cine de verdad, con su pantalla grande, sus butaquitas y mi cubo de cotufas. Como previo al estreno de la nueva película de la Saga de Alien, la cual ya ni sé cuantas películas lleva aunque ahora están haciendo como una trilogía previa a la saga normal, anunciaron que un solo día se podría ver en algunos cines holandeses la película que lo inició todo. El día que escogieron fue la Koningsnacht, el previo al festivo por el cumpleaño del Rey y que en la ciudad de Utrecht es ya día de juerga. Por supuesto que reservé mi entrada y por primera vez en mi vida fui a ver en un cine Alien, película que allá por septiembre del año 1979 se estrenó en España con el título de Alien, el octavo pasajero y que yo vi por primera vez en vídeo o por la tele, que ya ni me acuerdo, pero ciertamente un montón de años después.

Una julay se emputa toa cuando se le cuela en su carro un inmigrante truscolán-de-mielda

Una nave espacial regresa de alguna misión maravillosa cuando su tripulación es despertada antes de tiempo y tienen que investigar una movida rara. Se encuentran con una nave extraterrestre y unos huevos kinder gigantes que están como llenos de pús y de los que sale un bicho feo como un pullol y que se te tira a la cara y te jode la vida y te chantajea con el tres por ciento. El bicho se les mete en la nave espacial y además de crecer más que la cuenta de los deshonestos líderes podemitas, los irá matando a disgustos uno a uno y solo una pava parece que está cualificada para hacerle frente y quitarlo de en medio.

Lo primero que noté en el cine es lo obscura que es la película. Hay partes en las que oyes ruidos y ves movimientos rápidos pero no te enteras muy bien de lo que pasaba. Los efectos especiales han avanzado terroríficamente y cuando vas a ver películas tan viejas es cuando más te das cuenta. La historia ha aguantado muy bien el paso del tiempo pero tanto cuando la vi por primera vez como ahora sigo pensando que la segunda es muchísimo mejor. Esta es más elegante en la forma en la que manejan la trama pero tiene menos acción y algunas de las decisiones que toma la tripulación son como tontas, es como si quisieran que los mataran. Cualquiera que haya visto la película SCREAM, que por supuesto es posterior a este y conozca las reglas del cine de terror verá que hay momentos en los que uno no se separa de la manada o que si escuchas un ruido, no vas a meter la nariz como un novelero, sales por patas sin dignidad alguna y así sobrevives. La película fue la que lanzó al famoseo a Sigourney Weaver que aún hoy en día todos recordamos por las pelis de esta serie y poco más. También fue la primera de una serie espectacular que convirtió a Ridley Scott en un director legendario y gracias a ella ha seguido viviendo del cuento. No hay que decir mucho más, todos conocemos la película.

Esto es cine de terror angustioso para ver en casa con algunos miembros del Clan de los Orcos e incluso con el primo rarito ese que es un sub-intelectual con GafaPasta.

3 respuestas a «Alien, el octavo pasajero – Alien»

  1. jajaja Incluso casi de la época en que yo trabajaba en los cines de mi familia en Venezuela y vivía en un pequeño chalé que estaba dentro de un autocine… 🙂
    Salud

Los comentarios están cerrados.